Ago 19 2006
231 lecturas

Política

José Vicente Rangel. – ”COMENZAMOS EL ENFRENTAMIENTO CON EL IMPERIO”

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Cuatro golpistas se fugaron el domingo 13 de agosto desde una cárcel militar de Caracas: el socialdemócrata Carlos Ortega, implicado en el golpe del 11 de abril de 2002, y tres oficiales emparentados entre sí, dos involucrados en el ingreso de paramilitares colombianos en mayo de 2004 y otro que pretendía asesinar al Presidente Hugo Chávez. ¿Qué significa la fuga?

–Esa fuga confirma que hay un sector de la oposición que se embandera en este momento con el planteamiento abstencionista, que sigue aferrado a los esquemas de los años 2002, 2003, golpista, terrorista, aventurero, ligado estrechamente a la política norteamericana, que va a tratar de utilizar el proceso electoral como rampa de lanzamiento de esta política. Incluso, antagonizando a los sectores de la oposición que han decidido participar en el proceso.

La fuga se produjo justo cuando la oposición decidió levantar la candidatura de Manuel Rosales, gobernador del Estado Zulia en las elecciones presidenciales de diciembre.

¿La fuga debilita a Rosales?

–Creo que lo golpea. Creo que lo golpea porque, cuando el país estaba en una situación prácticamente de normalidad y cuando todo este pasado bochornoso de la oposición, terriblemente bochornoso, había pasado a segundo plano debido a la campaña electoral, este proceso reactiva en la memoria y el subconsciente del venezolano todo lo que ocurrió el 11 de abril con el golpe fascista, luego con la paralización de la industria petrolera, la guarimba terrorista, las acciones terroristas contra las embajadas y consulados en Venezuela, todos hechos de los cuales fueron protagonistas precisamente los fugados. Tanto Ortega, que era presidente de la Central de Trabajadores de Venezuela (CTV), como estos oficiales que estaban siendo procesados por rebelión y por su conexión con actos terroristas.

“Yo creo que los afecta, creo que los afecta porque ubica de nuevo en el primer plano ese tipo de políticas y ellos tendrían entonces que deslindar y si no deslindan, si la oposición que está participando en el proceso electoral, Rosales y otros, no deslindan se acentúa la sospecha que tienen muchos venezolanos de que ellos continúan vinculados a esa etapa y están a la caza de cualquier oportunidad para repetirla, mucho más que Rosales es firmante del acta de Carmona (efímero dictador del golpe de 2002), y si deslindan, eso los hace entrar en conflicto abiertamente con este sector de la oposición abstencionista, que tiene indudablemente un peso fundamentalmente mediático”.

En definitiva, ¿cuál es entonces la política de EEUU?

–Bueno la política de EEUU es la de jugar con todas las cartas. La carta legal, tratando de monitorear la candidatura de Rosales, y la carta, que ha sido la carta permanente de EEUU en este proceso, de la acción subversiva y desestabilizadora.

Nueva situación latinoamericana

Mientras América del Sur avanza hacia un nuevo bloque político opuesto a la hegemonía de EEUU, dirigentes latinoamericanos como el ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso aseguran que la región no camina hacia la integración, sino que marcha a la “desintegración”.

–Es una visión completamente anacrónica, de un hombre que indudablemente representó bastante para los sectores progresistas y democráticos de América Latina, pero que en su empeño de antagonizar a Lula, de confrontar con Lula, quien ha derrotado totalmente su política, la política de Cardoso, llega a incurrir en tales exabruptos.

“La política que en este momento está en marcha, de la cual forma parte Chávez, y desde luego Venezuela, es la verdadera política de integración; integración de carácter político, con definiciones políticas, con un profundo contenido social, a diferencia de la concepción anacrónica, superada completamente, de una integración más o menos retórica, formal, discursiva, aduanal, tarifaria, que si vamos a examinar, en todos estos años ha rendido muy poco para la integración real de América Latina”.

Relaciones con Chile

Venezuela aspira al sillón del Consejo de Seguridad que se votará en secreto en octubre. En Chile existe una polémica en que sectores de la derecha de la Concertación gobernante y la extrema derecha pinochetista preferirían votar por Guatemala.

–Creo que no hay ninguna razón para que Chile no vote por Venezuela, ninguna razón. Pero, al fin y al cabo, es una decisión soberana del Estado chileno y nosotros no nos vamos a molestar porque Chile no vote por Venezuela.

“Vamos a mostrar una gran satisfacción si vota, pero si no, nuestras relaciones siguen iguales, porque la relación con Chile, para nosotros, para este gobierno, no está marcada por la presiones, por los buenos gestos, sino simplemente por una relación de pueblo, del pueblo chileno y el pueblo venezolano, de gran parte del liderazgo chileno y de gran parte del liderazgo venezolano.

“Es decir, es una relación con características muy especiales. Yo se los he dicho a los dirigentes chilenos, y lo he declarado incluso a los medios de comunicación de Chile.

“Ahora, lo que sí digo (y esto ruego que los chilenos no lo tomen como consejo, porque no me gusta meterme en los asuntos internos, aunque yo soy prácticamente un chileno, porque pertenezco al matriarcado chileno), es que yo creo que Chile tiene que mirar más hacia América Latina. Y cuando digo mirar más, es desarrollar un tipo de relación económica, social, comercial, cultural, audaz, agresiva… Ver a lo latinoamericano como un factor sumamente importante en la política de Chile y no verlo con reservas, sobrevalorando otro tipo de relación y subestimando una relación con América Latina”.

¿Qué pasa si Venezuela no accede al Consejo de Seguridad?

–No pasa nada. Ya nosotros empezamos con el enfrentamiento al imperio.

Entonces, ¿para qué desea sentarse en el Consejo?

–Para expresar esa política, la política del presidente Chávez y la política de América Latina, la política soberana, la política que en un momento dado pueda discrepar abiertamente con EEUU sin temor a ninguna represalia o pueda también coincidir con EEUU.

“Nosotros no vamos a actuar como un guapo de barrio si ingresamos al Consejo de Seguridad, a pelear con la gente, a ser el pelo en la sopa. No, actuaremos con mucha seriedad, con mucha responsabilidad, argumentando la posición venezolana y la posición de América Latina y tratando de interpretar en todo momento la posición de América Latina. No es que vamos a actuar en solitario, a decir las cosas que nos den la gana exclusivamente”.

América y su nuevo escenario

¿Cómo ve la nueva perspectiva política de América del Sur?

–Excelente, excelente. Creo que por una parte se está realizando lo que fue un ideal de los libertadores, tanto de los libertadores de esta parte de América Latina (Bolívar, Sucre) como los libertadores de la parte sur (O’Higgins, San Martín), todos los que en el pasado concibieron la unidad de América Latina para construir una referencia, una alternativa frente al poder imperial, y tener un peso propio en la escena mundial. Hombres como Artigas, como San Martín, como O’Higgins, como Bolívar, como Sucre, nos dejaron ese legado.

“Pero no solamente estamos viviendo de un legado, de un legado histórico que hoy en día se revitaliza, sino que estamos viviendo una realidad de pueblos que hasta hace poco no vivíamos.

“Los pueblos, poco a poco, han ido tomando, han ido ocupando el espacio de las decisiones y es lo que explica, por ejemplo, que sin existir una coordinación ni el propósito de internacionalizar una forma de línea política, sin embargo, lo que hace Kirchner, lo que hace Lula, lo que hace Tabaré en Uruguay, lo que está haciendo Evo Morales, lo que está haciendo Chávez, las actitudes que están asumiendo los países del Caricom, actitud independiente soberana, a pesar de las dificultades económicas que tienen esos pueblos, indica que hay una política completamente distinta y que estamos viviendo un momento de auge.

“Auge de pueblo, auge de luchas sociales y que, a diferencia de lo que ocurrió en el pasado, por ejemplo toda la experiencia de la década del 60 y del 70, con el impacto que tuvo la revolución cubana, hoy en día hay mayor sentido de cohesión de unidad entre los países de América Latina y más allá de las diferencias que puedan tener los distintos gobiernos, hay la convicción de que es muy importante la unidad latinoamericana y eso obedece a que hay un ingrediente político que cohesiona y que hay, además, la convicción de que en el marco del capitalismo no hay salida, que todo lo que se haga en el marco del capitalismo tiende a complicar aún más la situación, a incrementar la miseria de estos pueblos”.

El factor “muerte de Fidel”

–Mira, yo no tengo la menor duda de que, independientemente de la importancia, de la importancia gigantesca, heroica, de un contenido histórico extraordinario de Fidel Castro, fatalmente tiene que morir como morimos todos, pues, pero el proceso cubano es un proceso totalmente consolidado. Solamente los analistas superficiales o tarifados, empeñados en sembrar el pesimismo en América Latina y en hacer ver que el proceso cubano es un problema exclusivamente de Fidel Castro, es una manifestación personalista de la política (ése es el análisis que ellos suelen hacer, sin darse cuenta que ése es un proceso con raíces históricas muy profundas), que además ha enfrentado situaciones muy críticas y ha logrado superarlas con éxito, que ese proceso no se va a ver afectado por la desaparición física de los dirigentes.

“El pueblo cubano es su propio dirigente y allí no existe un aparato que intermedia, allí existe una voluntad popular, y yo creo, además, que la relación Cuba-Venezuela trasciende la amistad personal Castro-Chávez. Es una conciencia de pueblos, de pueblos latinoamericanos. Por lo demás, el imperio tiene demasiados problemas en este momento, esta demasiado complicado.

“Hay problemas serios al interior de EEUU, hay una crisis terrible, el liderazgo norteamericano está devaluado totalmente, la política de los halcones de Wáshington ha llegado al mayor desastre a los EEUU, y creo que estamos en una situación en que es muy difícil que este proceso que se está dando en América Latina, de recuperación del sentido de la soberanía, de rescate de las riquezas de esta región, pueda tener los embates que tuvo durante las décadas del 60 y el 70.

“Yo creo que es difícil, por ejemplo, que se plantee un cuadro similar al que llevo a los infantes a desembarcar en República Dominicana o la acción contra Panamá, no porque la pandilla que está en Wáshington no lo desee, pero que pueda realizarlo es una cosa completamente distinta”.

La crisis interna de EEUU

¿Cómo se manifiesta la crisis interna de EEUU?

–En el consumo de drogas. El más alto consumo de drogas de un país en el mundo está en EEUU.

“El deterioro del sistema social. Busch acabó con el sistema de seguridad social en EEUU. El desempleo que está aumentando progresivamente. La manera como se está afectando la economía que está prácticamente paralizada.

“Los desafíos que tiene con el problema energético: EEUU está consumiendo 21 millones de barriles petróleos diariamente y va empezar a consumir ahora 30 millones diarios de barriles y su producción interna se ha desplomado completamente. Cada día está más obligado a importar petróleo.

“Por otro lado, la progresiva militarización de la política norteamericana: La política interior norteamericana está militarizada y eso está creando grandes resistencias al interior de EEUU.

“Y por otro lado, la irrupción de las minorías en EEUU con una fuerza tremenda: todo lo que son mexicanos, centroamericanos, latinoamericanos, que tienen un peso específico en la política norteamericana allá; y luego el desgaste del liderazgo de lo que se pensó que iba a ser, bueno que iba a marcar el fin de la historia, pues, y que sin embargo ha resultado un fraude total.

“EEUU en este momento está pagando un tributo sumamente elevado por estar en Afganistán, en Iraq, su política con Irán, su política con el Oriente Medio, su política con respecto a Corea del Norte es un fracaso total, está completamente solo, únicamente tiene el respaldo de Blair y ya sabemos como el primer ministro británico está en plena decadencia también.

“A eso se agrega que cada vez hay más conciencia en EEUU acerca de la necesidad de un cambio político ¿Lo van a encarnar los demócratas? No creo que lo encarnen, pero en todo caso una respuesta electoral, ahora en diciembre, como se prevé, contundente, a Bush, es algo que afecta severamente a toda esa política belicista que lleva adelante”.

¿Peligro de invasión a Venezuela?

–Creo que siempre estará en la estrategia de los guerreristas de Washington, de la política norteamericana, un manjar tan apetitoso como es Venezuela, la primera reserva petrolera del mundo. Eso es demasiado tentador para una gente que no tiene escrúpulos de ninguna especie. Pero yo lo que encuentro es que esa vocación, esa tentación está en este momento muy frenada por diversos factores y que, afortunadamente, en América Latina hemos logrado crear una conciencia de solidaridad.

“Por ejemplo, lo que ocurrió en la reunión de MERCOSUR, en Córdoba, con la presencia de Fidel Castro, es emblemático. Eso, jamás lo hubiéramos podido concebir, en las décadas del 60, del 70, ni siquiera del 80. Por eso uno no puede ver la historia de una manera fatal ni pesimista.

“Fidel Castro fue personaje fundamental; él es personaje fundamental en todos los eventos donde participa, pero allí fue especialmente protagonista, porque fue la admisión suya por parte de MERCOSUR, que integra a naciones de la importancia en la región como Argentina y Brasil, sin contar a otros participantes como Uruguay, Paraguay, Venezuela, etc., fue una afirmación frente al imperio la recepción que tuvo Castro y luego, la manera como fue quebrantado el bloqueo norteamericano. Los 300 millones de dólares que le compra Cuba al año a los EEUU en alimentos, ahora se los compra a MERCOSUR.

“Es decir, ese hecho que es la ruptura del bloqueo no ha sido suficientemente evaluado, que es la apertura de otro mundo para Cuba y que habla muy bien de la solidaridad que empieza a darse, yo creo que en función de los nuevos conceptos de integración que están en marcha”.

Cuba ¿podría ingresar al MERCOSUR?

–Bueno, no tiene nada de raro, nada de raro, yo creo que está planteado. Hasta no hace mucho era impensable que Venezuela formara parte de MERCOSUR y ya somos miembros activos de MERCOSUR.

El reajuste del gabinete

El canciller Alí Rodríguez Araque debió abandonar el cargo por enfermedad. Y antes, el embajador en Cuba, Adan Chávez, su hermano, fue designado ministro del Despacho de la Presidencia, en reemplazo de Delcy Rodríguez. El presidente Hugo Chávez aprovechó la coyuntura para cambiar a otros ministros y designó en RREE al diputado Nicolás Maduro, presidente de la Asamblea Nacional, es decir, al jefe del parlamento, en tanto José Khan, diputado y dirigente sindical, sustituyó a Oscar Alvarez en el ministerio de Industrias Básicas y Mineras. ¿Qué significan estos cambios?

–Significa que hay una intención del presidente de consolidar políticas y de avanzar. Además, no te olvides que estamos en una campaña y en esta campaña es muy importante que dirigentes populares que están en la Asamblea Nacional aparezcan en la fachada del gobierno, mucho más cuando hay una campaña muy fuerte de la oposición destinada a descalificar al gobierno ‘baypaseando’ la figura del presidente. Entonces, de esta manera, el Presidente muestra el rostro de gente con pie en la batalla, con gran sentido social, como el caso de Nicolás Maduro y del “Chino” José Khan, que son grandes luchadores sociales y que están en el gobierno, lo cual le da un sentido de popularidad al gobierno y de ensamblaje entre el partido y el gobierno. Esa es la finalidad.

—————————————–

foto
* Periodista y escritor.
Esta nota se publicó en el portal de noticias independiente argentino Argenpress (www.argenpress.info) y se reproduce aquí por gentileza de su autor.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario