Mar 2 2013
2045 lecturas

Opinión

Joseph Ratzinger y Monseñor Romero: ¿Se encontrarán en el paraíso?

Monseñor Romero no murió, como seguramente lo hará Ratzinger, en un cómodo palacete con aire acondicionado, sino asesinado al frente del altar en donde oficiaba misa y en donde había conminado, por enésima vez, al Ejército de El Salvador para que dejara de matar a su propio pueblo.

Joseph Ratzinger se retiró, esta semana, del ejercicio del papado para dedicarse, en lo que viene, a rezar y a la meditación. Lo hará en un apartamento ubicado en el Vaticano que, para la inmensa mayoría de la humanidad, es un palacete.

Cuando muera dentro de unos años, habrá pasado tranquilo lo que él mismo calificó como la última etapa de su vida, sin que lo toquen las intrigas que, a escasos metros, estarán desarrollándose en ese hervidero que es el Vaticano.

Retirarse y morir tranquilo, con un edecán que le sirve de secretario particular, y un equipo de mujeres dedicadas en cuerpo y alma a servirle para que no le falte nada, mientras las páginas de la prensa del statu quo le halagan y promueven su endiosamiento.

Mientras tanto, aquí en Centroamérica, nos preparamos para conmemorar un año más del brutal asesinato de otro sacerdote que, en el contexto de una de las época más violentamente sangrientas de nuestra historia, se atrevió a pedir el cese de la violencia contra el pueblo por parte de las Fuerzas Armadas.

Ese sacerdote, que a la sazón era el cuarto obispo de la ciudad de San Salvador, fue Oscar Arnulfo Romero quien, paulatinamente, abriendo los ojos a lo que lo rodeaba, fue adquiriendo conciencia de lo que estaba sucediendo en su país.

Eran tiempos terribles aquellos, inclusive para los miembros de la Iglesia que habían abierto los ojos a lo que estaba pasando. Algunos de ellos habían sido asesinados y otros habían tenido que salir exiliados al extranjero.

Esa parte de la Iglesia que se había comprometido con los pobres peregrinó hasta Roma, encarnada en la figura de Romero, para tratar de que el Papa de aquel entonces, Juan Pablo II, volviera sus ojos hacia lo que estaba pasando en aquel pequeño paisito de la lejana Centroamérica.

Pero no recibió respuesta. O sí, la recibió, porque el Papa, al que no pudo ver más que en una audiencia colectiva en la que poco podía decirle, lo mandó a portarse bien con el gobierno y a no meterse en política. Él, que fue pieza clave de la política anticomunista de su época. El mismo Papa que amonestó públicamente a Ernesto Cardenal por ser Ministro de Cultura del gobierno Sandinista. El mismo Papa que mandó a callar a las madres nicaragüenses que pedían una oración del “Santo Padre” en la Plaza de la Revolución de Managua por sus hijos que habían muerto asesinados por la Contra apoyada por Reagan en la frontera con Honduras.

Eran los tiempos en los que tanto en Nicaragua como en El Salvador las Comunidades Eclesiales de Base se multiplicaban por cientos en todas partes. A la revolución llegaban hombres y mujeres a través de la palabra cristiana que la Teología de la Liberación les hacía llegar y les abría los ojos.

Era la lucha de clases en el seno de la Iglesia Católica.

Monseñor Oscar Arnulfo Romero no fue un teólogo de la liberación, fue simplemente un hombre que vio lo que estaba sucediendo y tomó el partido que le dictaba su conciencia de hombre honesto. Porque no había que ser más que honesto para tomar partido en Centroamérica.

Romero no murió, como seguramente lo hará Ratzinger, en un cómodo palacete con aire acondicionado, sino asesinado al frente del altar en donde oficiaba misa y en donde había conminado, por enésima vez, al Ejército para que dejara de matar a su propio pueblo.

Según la creencia católica de ambos, concurrirán ante un tribunal supremo en el que Dios decidirá quién van al paraíso y quién no. Personalmente, pienso que no estarán juntos en ese intríngulis, y que Ratzinger seguramente echará de menos, a donde llegue, las comodidades terrenales de las que gozó.

*Presidente AUNA-Costa Rica

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Lissette Guzman
    3 marzo 2013 18:45

    El contraponer a estas 2 figuras Juan Pablo II y Monseñor Romero…me surge en mi mente, la lectura del Rico Epulon y el pobre lázaro… pero más que sonar en un desconcierto, la verdad es que hoy más que nunca, el Vaticano debería de tener muy encuenta que lo que puede salvar a un catolicismo decadente en la corrupción, es la imagen de los hombres que han formado un verdadero ejercito que han defendido a Jesús de Nazaret con su propia vida, que hoy es tiempo de echar la mirada y ver que el rescate del catolismo está en hombres como Monseñor Romero, Rutilio Grande, Pedro Casaldaliga, Angelelli etc… que dejen de vanagloriarse con la prensa que defiende un status quo del papado… que si siguen por ese camino les pasará como los dinosaurios.

  2. Wil Rivas
    3 marzo 2013 19:09

    Que buen analisis y que buena comparacion,aunque nunca se podria comparar con nuestro San Romero de America!!que fue un Martir y pastor que supo guiar a nuestro pueblo en momentos de tanta tribulacion y desesperacion. San Romero vive y vivira por siempre en las mentes y corazones de Los Salvadoreños y del mundo entero!!