Mar 9 2010
725 lecturas

Película de la semana

Juan Mandigna… Mírate

MS

Se trata del peligro de la voz cuando la voz creaba la imagen y  la imagen el pecado y el pecado era lo que no se veía. Una historia –de suyo sorprendente– que anticipa la historieta de las capas medias, acaso debajo de sus camas…

Son apenas seis minutos y poco más. Tiempo suficiente para echar una mirada a los delirios perturbados de las buenas conciencias. Las buenas conciencias separan fantasía de realidad.

Su realidad es la covacha en que vive,  el trabajo diario, la fantasía que la asalta y a la que se niega por eso de las buenas costumbres. Hasta que Juan Mandigna (toda semejanza con el Mandinga es mera coincidencia) encuentra un disco. Uno de esos 33 y un tercio, negro de vinilo, de los que se oían en los viejos tocadiscos.

Sólo que no hay música grabada en él. Lo que se escucha es un radioteatro antiguo. Y el que lo encuentra es un perverso erotómano. También un hombre entregado a su dios peculiar. Un predicador.

Lo que se oye en el disco de marras es una gozosa còpula. Que¡jidos, pedidos y ayes que cruzan muros y ventanas del edificio en el que vive este "hombre de Dios".

¿Qué harán los vecinos? Finalmente es la venganza de la carne, esa celeste y perfumada, desnuda.

Y no, no es obra perfecta. Pero…

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario