Nov 20 2006
255 lecturas

Opinión

LA BESTIA EN EL UMBRAL

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

¿Pero, este optimismo… no es demasiado prematuro? Esta misma teoría, si somos consecuentes, también nos indica que no hay motivo para pensar que el futuro de la especie humana pueda diferir sustancialmente de cualquiera otra, como tampoco no hay razón para creer que esta bestia no pueda ser superada, en algún momento, por otra especie.

Si nos referimos al tipo de ser que la teoría darwiniana favorece,é sta nos puede dar una indicación del camino al que la especie humana podría ir… Si tomamos la teoría evolutiva darwiniana en serio, si es que esto es posible, es completamente concebible que eventualmente seamos reemplazados por alguna otra especie para quien nosotros seriamos el equivalente del mono. Los monos, una especie risible o una vergüenza dolorosa. ¿Porque, en ultima instancia, no es eso lo que el ha sido para los humanos?

foto
Sin gran esfuerzo, con solo un ligero salto imaginativo, podríamos concebir esta futura nueva especie, heredando algunos de nuestros propios rasgos, con la capacidad y la decisión de exterminar la nuestra, así como nosotros lo hemos venido haciendo con las otras. O también, heredando nuestro gusto por la carne, pudieran decidir, basados en valores puramente gastronómicos, criarnos como ganado para suministrar sus supermercados y cocinas. O, por ultimo, como lo hacemos nosotros con otros animales, usarnos en experimentos científicos para asegurar su hegemonía y supervivencia.

Por supuesto…reconocemos que todo esto es altamente improbable, especialmente considerando el hecho de que nuestra especie es neuróticamente celosa. Cualquier mutación favorable se enfrentaría con varias posibilidades, ninguna de las cuales garantizaría su propagación.

Y si consideramos la situación solamente desde dentro de nuestra propia especie ¿que garantía tenemos de una progresión continua?

Hoy día, perdida la inocencia en los albores de nuestra infancia, sabemos muy bien que una guerra atómica global, con sus efectos posteriores, puede terminar nuestra especie. Pero no todas las especies. La hormiga y otras variedades de insectos, seguramente sobrevivirían. En términos evolutivos, ellas serian las mejores adaptadas, digamos, las especies “superiores”. En este escenario los humanos pasarían a ser nada más que una de las tantas variedades biológicas extinguidas. Un rompecabezas más para los futuros paleontólogos.

Pero, si gracias a la buena suerte nos escapáramos de este error humano, siempre esta la posibilidad de una “invasión” bacteriológica total que podría barrernos del planeta.

foto
En fin, para no seguir con la misma historia, creemos que estos pocos ejemplos, productos de una imaginación afiebrada, nos dan una idea de la precariedad de nuestra posición central dentro del proceso evolutivo. Estamos conscientes de que estos son solamente tiros al aire. Nuestro profundo sentimiento antropocéntrico, enlazado con nuestro narcisismo infantil, especialmente pronunciado en las ultimas tres o cuatro centurias, nos ha venido haciendo creer que nuestra posición privilegiada en el planeta es algo que esta inscrita en el orden mismo de la naturaleza, o si se prefiere, del cosmos, para no pecar de humildad, por lo que no es de extrañar la persistencia del mito de Dios.

Nuestros actos, como especie, han venido reflejando, consciente o inconscientemente, la absurda pretensión de que toda la eternidad ha venido trabajando con el único propósito de producirnos y todo lo que existe es solo el escenario en donde desplegamos nuestro drama. O, para ser más exactos, nuestras compulsiones neuróticas. El incremento gigantesco de nuestra capacidad tecnológica, junto con la fe de que esta resolverá en el futuro todas nuestras dificultades, no ha hecho más que profundizar esta fantasía.

La verdad es que, al final del día, el futuro siempre es incierto y nada esta garantizado fuera de nuestra muerte. Mientras vivimos lo único realmente nuestro es la posibilidad de inventar y re- inventar nuestro ser una y otra vez. ¿No será hora ya de reemplazar este patético antropocentrismo y rediseñarnos de manera diferente?

——————————–

foto
foto

* Escritores y docentes. Residen en Canadá.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario