Ene 6 2010
331 lecturas

Política

La carga de Heritage Foundation

Eliades Acosta Matos*
No ha habido tregua de Navidad ni de Año Nuevo para la administración de Barack Obama. Los neoconservadores, siempre tan apegados a un discurso que supuestamente promueve valores cristianos, no han descansado ni un minuto en estas fiestas del perdón, la familia y el recogimiento.Usando toda su maquinaria propagandística se han concentrado en la ardua tarea de mantener encendidas, y a tope, las calderas del miedo.

Han movilizado a sus fogoneros de lujo, a los editorialistas del portal digital Townhall. com y la consigna ha sido azotar sin piedad a un Presidente liberal , al que de nada ha valido la bochornosa claudicación ante la razón guerrerista imperial que es, en esencia, su discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz.

Un análisis de los temas políticos abordados día a día en la última semana del 2009, y en los primeros del 2010, arroja que el peligro inminente de nuevos ataques terroristas, la incapacidad de la actual administración para prevenirlos, las deficiencias en los sistemas de seguridad nacional y la necesidad de atacar a Yemen constituyen las líneas esenciales de los talking point que, sin dudas, fueron hechos circular entre los escribas designados para desplegarlos ante el aterrado lector estadounidense. A tal punto se parecen los enfoques, casi con las mismas palabras, con metáforas calcadas, con adjetivos reiterados y odios compartidos, que firman personajes tan disimiles, y a la vez tan semejantes, como Michelle Malkin, Charles Krauthammer, Oliver North y James Jay Carafano.

Y por si fuera poco, el pasado 30 de diciembre, siempre mediante Townhall.com, casi se logra poner fuera de combate a ese mismo lector, ya de por si abrumado por los gastos navideños, las visitas indeseadas y las sombrías perspectivas de un mundo amenazante. Una carta personal de Edwin J. Feulner, Presidente de Heritage Foundation, según encuesta del 2009 de la revista “Foreign Policy”, “el quinto tanque pensante más influyentes de Estados Unidos”, no se enviaba de manera personalizada a cada suscriptor para desearle un nuevo año de amor y paz, sino para… ¡invitarlo a ir “a la carga” (sic) por el regreso al poder de los conservadores!

¿Y qué duda puede caber de que Faulner, considerado a su vez por Karl Rove como “uno de los 7 conservadores más poderosos del país”, (y por lo tanto, presidenciable de cara a las elecciones del 2012) habla en serio? De de eso precisamente se trata: de lanzarse a un tipo de batalla política que otro conservador cubano, Don Tomás Estrada Palma, bautizase en su época como “dar la brava”. Y claro, el lector conservador promedio ya tenía bastante con la crisis económica, el cambio climático y los supuestos ataques inminentes de Al Qaeda, para que se le aturdiese además con esta clarinada.

¿Y contra quién va dirigida la carga que un galante cruzado, como Foulner, organiza a nombre de Heritage Foundation, empresa que dirige con mano firme desde 1977?

Como es usual que ocurra con estos esforzados paladines “idealistas y doctrinarios” de la derecha imperialista, los escándalos por corrupción suelen aparecer cada cierto tiempo en los límpidos cielos de Heritage Foundation y del propio Feulner. Según denuncias de Rigth Web, la primera recibió a inicios de los 80 un donativo de 2,2 millones de dólares de la Korean Central Intelligence Agency para “defender los intereses de su país en el extranjero”, y el seráfico cruzado que hoy llama a la carga se sabe que en el 2001 dejó a un lado sus feroces ataques contra Mahatir Bin Mohamad, entonces Primer Ministro de Malasia, al que había acusado de “antisemita, enemigo de la libre empresa y violador de los derechos humanos”, desde el mismo momento en que su firma particular, la Belle Haven Consultants, realizó importantes inversiones en aquel país.

Para levantar la moral de sus estrujados lectores conservadores, Feulner incluye en su carta de Año Nuevo una verdad rotunda final: “En Washington, o lo que es lo mismo, en la política de los Estados Unidos) no hay ni victorias, ni derrotas definitivas”.

Para algunos, este llamado trasnochado a la carga de Feulner y Heritage Foundation podría parecer ridículo o pasado de moda. Nada más lejos de la verdad. Habría que recordar que otra carga falsa, la supuestamente protagonizada por Teddy Roosevelt y sus Rough Riders, en el campo de batalla de San Juan, en las afueras de Santiago de Cuba, el 1 de julio de 1898, sabiamente explotada por él mismo y los intereses imperialistas que representaba, puso a este reverenciado precursor de los neoconservadores en el camino que lo llevaría a la Presidencia de su país… y del Premio Nobel de la Paz.

Que las barbaridades políticas y las afrentas a la Humanidad no son cosas exclusivas de nuestra época.

*Periodista cubano. Publicado en Cubadebate
 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario