Jun 29 2013
1741 lecturas

Pol铆ticaSociedad

La Corte Suprema de EEUU hace historia: dos pasos adelante y uno atr谩s

La Corte Suprema de Estados Unidos anunci贸 esta semana tres fallos hist贸ricos, dictaminados por cinco votos a favor y cuatro en contra. Con el primero, se revoc贸 una parte sustancial de la Ley de Derecho al Voto, lo cual habilita a que en estados del sur se sancionen leyes electorales retr贸gradas que pueden privar del derecho al voto a la creciente cantidad de votantes de color.

Los otros dos fallos dejaron sin efecto la Ley federal de Defensa del Matrimonio, conocida como Ley DOMA, una parodia legal que en el derecho federal defin铆a el matrimonio como v谩lido 煤nicamente entre un hombre y una mujer; y la Proposici贸n 8 de California, que prohib铆a el matrimonio entre personas del mismo sexo. Para quienes luchan por la igualdad y los derechos civiles, estos tres fallos constituyen una brutal derrota y dos contundentes victorias.

鈥淟o que hizo la Corte fue destrozar el coraz贸n mismo de la Ley de Derecho al Voto de 1965鈥, dice el Congresista de Georgia John Lewis sobre el fallo de la Corte Suprema en relaci贸n a la Ley de Derecho al Voto del pasado martes. 鈥淪e trata de un importante rev茅s. Tal vez no haya personas golpeadas hoy en d铆a. Tal vez no se les niegue el derecho a participar o a registrar su voto. Tal vez no los cacen con perros de la polic铆a o los aplasten con caballos. Pero en los once estados de la vieja Confederaci贸n, e incluso en algunos estados que no forman parte del sur, ha habido un sistem谩tico y deliberado intento por retrotraernos a otra 茅poca禄.

Lewis, de 73 a帽os de edad, est谩 al frente de la delegaci贸n del estado de Georgia en el Congreso. De joven lider贸 el Comit茅 Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC, por su sigla en ingl茅s), y fue el orador m谩s joven de la Marcha sobre Washington por el trabajo y la libertad, liderada por Martin Luther King Jr. hace cincuenta a帽os. Recientemente record贸 un momento clave de la lucha por los derechos civiles durante un programa de 鈥淒emocracy Now!鈥:

鈥淓l 7 de marzo de 1965, algunos de nosotros intentamos marchar de Selma a Montgomery, Alabama, para demostrarle al pa铆s que la gente quer铆a votar… En Selma, Alabama, en 1965, tan solo un 2,1% de la poblaci贸n negra en edad de votar figuraba en los registros de votaci贸n. El 煤nico lugar donde uno pod铆a intentar registrarse era en un tribunal donde hab铆a que pasar un denominado examen de ‘alfabetizaci贸n’. Y, all铆, le dec铆an a la gente una y otra vez que seguramente no iban a poder aprobar el examen.鈥

Lo que le sucedi贸 a aquellos manifestantes mientras intentaban cruzar el Puente Edmund Pettus en Selma forma parte de la historia de las manifestaciones de Estados Unidos. Lewis continu贸: 鈥淟legamos a la cima del puente y vimos una multitud de polic铆as del estado de Alabama con sus uniformes azules, pero continuamos marchando. Llegamos a acercarnos lo suficiente como para escucharlos. Entonces vimos que se pon铆an las mascarillas anti-gas y luego se acercaron a nosotros y nos golpearon con sus cachiporras y l谩tigos y nos aplastaron con sus caballos. Un oficial de la polic铆a estatal me golpe贸 en la cabeza con su porra y sufr铆 una conmoci贸n cerebral en el puente. No sent铆a mis piernas. Sent铆 que iba a morir. Cre铆 ver la muerte鈥.

John Lewis recibi贸 golpes en la cabeza y fue uno de los diecisiete heridos de eeuu john lewisgravedad de aquel d铆a. Se recuper贸 y continu贸 luchando. Pocos meses despu茅s, el Presidente Lyndon Johnson promulg贸 la Ley de Derecho al Voto.

En aquel momento, Johnson expres贸: 芦Hoy este triunfo de la libertad es tan inmenso como cualquier victoria que se haya obtenido alguna vez en cualquier campo de batalla. Esta ley abarca muchas p谩ginas pero el esp铆ritu de la ley es simple. Seg煤n valores claros y objetivos, donde sea que estados y condados utilicen normas, leyes o ex谩menes para negar el derecho al voto, los mismos ser谩n abolidos鈥.

A lo largo de su carrera, John Lewis se ha forjado una consolidada trayectoria en la lucha por los derechos civiles, no s贸lo en pro de los afro-estadounidenses, sino en pro de todos aquellos que son discriminados.

Lo cual nos lleva al segundo fallo clave emitido por la Corte Suprema esta semana. La Corte determin贸 la inconstitucionalidad de la Ley de Defensa del Matrimonio, que a nivel federal define el matrimonio como 煤nicamente v谩lido entre un hombre y una mujer. En apoyo a este fallo hubo otro, tambi茅n aprobado por cinco votos contra cuatro, que fundamentalmente deja sin efecto la tristemente c茅lebre Proposici贸n 8 de California, que proh铆be el matrimonio entre personas del mismo sexo. Muy pronto, ser谩 legal que parejas homosexuales contraigan matrimonio en el estado con mayor poblaci贸n del pa铆s.

All谩 por 1996, cuando se debat铆a la Ley DOMA, con el Presidente Bill Clinton como uno de sus principales defensores y amplio apoyo entre las filas de ambos partidos en el Congreso, John Lewis se pronunci贸 en contra de la ley con la misma pasi贸n que demostr贸 en la lucha por el derecho al voto. En aquel momento, Lewis afirm贸 en la C谩mara de Representantes: 鈥淓ste proyecto de ley es una bofetada a la Declaraci贸n de Independencia. Priva a hombres y mujeres homosexuales del derecho a la libertad y a la b煤squeda de la felicidad. El matrimonio es un derecho humano b谩sico. No pueden decirle a la gente que no se puede enamorar. No dar茅 mi espalda a otro estadounidense. No voy a oprimir a mi camarada ser humano. He luchado muy duro y durante mucho tiempo contra la discriminaci贸n por raza o color como para no luchar ahora contra la discriminaci贸n por orientaci贸n sexual鈥. Tras el fallo en relaci贸n a la inconstitucionalidad de la Ley DOMA de esta semana, Lewis reiter贸 que 鈥渆s mejor amar que odiar禄.

Para John Lewis, en temas de derechos humanos no se pueden hacer concesiones, son indivisibles. Siguiendo su ejemplo, la gente deber铆a canalizar la alegr铆a que siente hoy ante las victorias del matrimonio igualitario hacia una renovada lucha por el derecho al voto, por la igualdad para todos.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    1 Coment谩rio

    Comentarios

    1. Francisco Vidal Luyo
      10 julio 2013 0:22

      Si el derecho es imparcial, esto es cuesti贸n de mayor铆as, lo cual le da un car谩cter legal al asunto. Nadie que sea inteligente podr铆a reducir la ciudadan铆a con sus respectivos derechos a un homosexual, aqu铆 se trata de una valla hacia otra que es la adopci贸n. Eso s铆 es un problema porque la alienaci贸n mental de un peque帽o hacia la visi贸n de un pap谩 y pap谩, y los accidentes ocasionales de verlos teniendo sexo anal es algo horroroso y aberrante. Y esto no es discriminaci贸n sino sencillamente el derecho de opinar de lo que va pareciendo una minor铆a.