Mar 23 2009
972 lecturas

Película de la semana

La historia que guarda la memoria

A.T.

El 21 de febrero de 2005 en San José de Apartadó mataron a tres niños y cinco adultos. Otro crimen en un país convertido en campo de masacres. Informó entonces el ejército que los autores del hecho habían sido tropas de las FARC. Pronto, empero, se develó quienes dispararon: personal del ejército y paramilitares de las  Autodefensas Unidas de Colombia, actuando en conjunto.

Ese día –21 de febrero de 2005– hombres armados, entre militares y paramilitares, ingresaron a la zona donde confluyen los departamentos de Antioquia y Córdoba, más exactamente en las veredas La Resbalosa (Córdoba) y San José de Apartadó (Antioquia), allí asesinaron a dos grupos de campesinos de la región entre los que estaban tres niños entre los 5 y 6 años.

Jorge Luis Salgado, un ex integrante de grupo paramilitar, el suceso y la forma como fueron asesinados los niños: "Estaban debajo de la cama. La niña era muy simpática, de unos 5 ó 6 años y el peladito también era curiosito (…) Propusimos a los comandantes dejarlos en una casa vecina pero dijeron que eran una amenaza, que se volverían guerrilleros en el futuro (…) ‘Cobra’ tomó a la niña del cabello y le pasó el machete por la garganta".

En la vereda Mulatos Medios fueron asesinados Luis Eduardo Guerra Guerra, su compañera Beyanira Areiza, y su hijo Deyaner Andrés Guerra Tuberquia. Mientras que en La Resbalosa los asesinados fueron Alfonso Bolívar Tuberquia Graciano, su esposa Sandra Milena Muños Pozo, y sus hijos Natalia y Santiago, y Alejandro Pérez.

Los militares tienen nombre y apellidos: subtenientes Jorge Humberto Milanés Vega, Édgar García Estupiñán y Alejandro Jaramillo Giraldo; sargentos segundos Ángel María Padilla Petro, Henry Guasmayán Ortega, Darío José Brango Agamez y Óscar Jaime González, y los cabos Sabaraín Cruz Reina, Ricardo Bastidas Candia, Héctor Londoño Ramírez, Luis Gutiérrez Echeverría, Jesús David Cardona Casas, Yuber Carranza Rodríguez, Ramón Mican Guativa y José Carmona.

Los jefes paramilitares de las AUC que habrían participado en la masacre son Joel José Vargas Flórez y José Clímaco Falco, alias "Cobra".

No son los únicos asesinatos habidos en la región: El Tiempo, de Bogotá, informó en marzo de 2008 que después de la masacre de 2005, en San José de Apartadó han tenido lugar 17 asesinatos y 290 agresiones según lo denunciado por el párroco del pueblo. En febrero del mismo año la Corte Interamericana de Derechos Humanos, insistió en reclamar la protección del Estado a la comunidad de Apartadó y pidió que se revelaran los nombres de los militares que participaron en la masacre.

En mayo de 2008 el capitán del ejército Guillermo Armando Gordillo, reconoció la participación de los militares en el hecho y dijo estar dispuesto a colaborar con la justicia a cambio de obtener una rebaja de su pena.

A cuatro años de la masacre, vale la pena este documental de TeleSur (www.telesurtv.net), La historia que guarda la memoria. Son 52 minutos y 42 segundos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario