Oct 8 2009
359 lecturas

Sociedad

La jornada por el trabajo decente

Robson Braga.*

Miles de trabajadores de todo el mundo salieron ayer miércoles siete de octubre a las calles en el día de la jornada mundial por el trabajo decente, organizada por la CSI (Confederación Sindical Internacional). En América las manifestaciones se realizaron en 15 países, pero se concentraron principalmente en Buenos Aires, donde se cierra este jueves la XVI Conferencia Interamericana de ministros de Trabajo (CIMT) de la Organización de Estados Americanos.

Cerca de ocho mil trabajadores se concentraron frente al Palacio San Martín, en Buenos Aires, donde tenía lugar la Conferencia. Los trabajadores fueron movilizados por la Confederación General del Trabajo (CGT) y por la Central de Trabajadores de Argentina (CTA). 

Del lado de adentro, un grupo de sindicalistas entregó una declaración, en nombre de los trabajadores de las Américas, a los Ministros de Trabajo de la OEA. Los sindicalistas pidieron que los gobiernos nacionales se comprometan a adoptar políticas para la generación de empleo decente en la región.

"Los países no tienen muchos compromisos concretos para aplicar esas políticas. Sólo vemos eso en algunos países como Brasil y Argentina, pero en general no existen", se lamentó Iván González, coordinador político de la CSA (Confederación Sindical de Trabajadores/as de las Américas), representante regional de la CSI.

Para los ministros de Trabajo en la XVI CIMT –que tiene como tema enfrentar la crisis con desarrollo, trabajo decente y protección social– las medidas propuestas son adecuadas a las directrices de tratados de organismos internacionales como la OIT (Organización Internacional del Trabajo).

González consideró el plan de trabajo de la OEA "medio débil", porque "no da a los gobiernos mayores herramientas para adoptar el Pacto Global de Empleo", promovido por la OIT y firmado por 183 países.

La CSA también presentó un documento de repudio al Golpe de Estado en Honduras, que depuso y expulsó del país al Presidente Manuel Zelaya, el 28 de junio. La representación de los empleadores, sin embargo, se rehusó a firmar el texto, considerado por los sindicalistas como "una cuestión de principios".

Este año, la Jornada Mundial por el Trabajo Decente trata sobre la actual crisis financiera mundial y las consecuentes pérdidas de puestos de trabajo en todo el mundo.

Los trabajadores exigen una nueva economía mundial, basada en la justicia social, en el trabajo decente, que respete los derechos sindicales; en la gobernanza efectiva, democrática y responsable; en una firme regulación financiera, al servicio de la población; y en la sustentabilidad ambiental.

"La respuesta a la crisis depende del respeto de los derechos fundamentales del trabajo y una reforma profunda de la economía global", sostuvo el secretario general de la CSA, Víctor Báez Mosqueira.

En el continente americano, también organizaron manifestaciones de trabajadores las centrales sindicales de Colombia, Perú, Brasil, México, Chile, Venezuela, Ecuador, Panamá, El Salvador, Nicaragua, República Dominicana, Guatemala, Paraguay y Canadá. Los eventos pueden ser seguidos en: www.csa-csi.org/trabajodecente.
 
La CSA fue fundada el 27 de marzo de 2008, en la Ciudad de Panamá y congrega a 66 organizaciones nacionales de 29 países.

En todo el mundo, miles de trabajadores de más de 130 países participaron de manifestaciones y debates. La expectativa era de que la participación superara los números de 2008, ocasión en la que 216 organismos sindicales del globo realizaron cerca de 600 actividades.

*Periodista.
En http://www.adital.org.br
Traducción: Daniel Barrantes.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario