Sep 20 2005
399 lecturas

Sociedad

La mujer: objeto para violentar

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

 
fotoLas dificultades para que las mujeres de América Latina y el Caribe, logren los derechos y  libertades civiles y políticas, y alcancen un mayor nivel de bienestar material yespiritual, son de diversa índole, y tienen que ver con su inserción en eltrabajo, los contenidos de la educación, su acceso a la salud y sus posibilidadesde participación política.

Sin embargo, existen además otras causas que están relacionadas con la persistencia de la pobreza, las situaciones de conflicto bélico y ciertas manifestaciones concretas de lae quidad de género, como la violencia contra las mujeres. En la actualidad, la violencia  contra las mujeres se considera un problemasocial, cultural y político, que obstaculiza el desarrollo con justicia al impedir el respeto a los derechos humanos y el ejercicio pleno de la ciudadanía.

Es un asunto que ha ido adquiriendo un perfil propio gracias a estudios e investigaciones realizadas en los últimos años. El tratamiento de esta problemática ha enfrentado dos obstáculos: hasta  hace muy poco la violencia doméstica contra las mujeres era socialmente aceptada, e incluso aceptada por la ley. En segundo lugar, los actos en que se incurría en el seno del hogar y de la familia se consideraban privados y no llegaban a conformar un hecho social.

Evidentemente, el contexto dedemocratización, de ampliación de los derechos ciudadanos y de esfuerzo por eliminar todo tipo de discriminación, ha influido notablemente para que el temade la violencia adquiera relevancia en el debate social. También le han dado un impulso importante, los distintos movimientos de mujeres que al organizarse en torno de diferentes objetivos, pusieron de manifiesto esta problemática oculta y considerada tabú desde lejanos tiempos, relacionada íntimamente con la forma en quese ejerce el poder en la sociedad.

Las Naciones Unidas comenzaron apreocuparse de este asunto a partir de 1980 y durante la Conferencia Mundial celebrada ese año en Copenhague se aprobó una primera resolución sobre las mujeres golpeadas y la violencia en la familia. En las Estrategias de Nairobi se incluyen consideraciones más específicas al respecto y, a partir de entonces, se inició un estudio sistemático de este fenómeno. En la región, durante la quinta Conferencia Regional de 1991se aprobó una resolución sobre la materia. 

En la Conferencia Mundial deDerechos Humanos en 1993. El artículo 1° de la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer de la Asamblea General de la Naciones Unidas, define como violencia de género: “…todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como privada”. Con su Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, la Asamblea consolidó la acción de los Estados Miembros.

Las investigaciones hasta ahora realizadas indican que este es un problema que existe en todos los estratos socioeconómicos y modelos culturales. Se ha elaborado una tipología de la violencia contra la mujer en las que se considera, entre otras categorías, la  domestica, en el lugar de trabajo, en las instituciones educacionales y la violación –como forma extrema de ésta–.

Las acciones emprendidas para eliminar este flagelo, que alcanza magnitudes significativas, ha comprendido la creación de hogares refugio para las mujeres golpeadas y sus hijos, la capacitación de mujeres policías para atender denuncias de mujeres golpeadas y en varios países existen ya iniciativas legales y leyes destinadas a prevenir, castigar y erradicar la violencia de genero con énfasis en la domestica.

Es en este campo, donde adquiere mayor importancia la aplicación de políticas con un enfoque integrado y una conceptualización amplia de los derechos humanos. De acuerdo con experiencias realizadas en países desarrollados, si además de una atención inmediata no se proporciona a las mujeres capacitación para el trabajo y acceso a un empleo, una forma educacional que le devuelva la autoestima, servicios de salud que incluyan atención psicológica, guardería para sus hijos y, en general, los medios que le aseguren una vida digna y el respeto a sus derechos, difícilmente podrán superar la situación vivida y terminaran acogidas en forma permanente a las casas refugio, y éstas, debido al costo que representan, en ningún país y menos en América Latina y el Caribe, pueden constituir mas que apoyos temporales para enfrentar problemas de este tipo.

LATINOAMERICA Y EL CARIBE

fotoUn estudio realizado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas, “Violencia contra las Mujeres: salud yderechos sexuales reproductivos en América Latina y el Caribe” revela que el 50 por ciento de las mujeres de la región sufren algún tipo de violencia, sobre todo en el hogar.  Es una de las manifestaciones más evidentes de las desigualdades económicas, políticas,sociales y culturales entre hombres y mujeres, lo que determina que una de cadacinco mujeres de la región sufre este fenómeno que les impide disfrutar de susderechos humanos fundamentales.

Entre las transgresiones dederechos humanos de la población femenina se encuentran los derechos sexuales y reproductivos que impiden que las mujeres ejerzan soberanía sobre su propio cuerpo y su sexualidad y reproducción.

En Guyana, por ejemplo, dos de cadatres mujeres en unión conyugal han sido golpeadas por lo menos una vez por sus compañeros; en Surinam, una de cada tres ha padecido la violencia doméstica, mientras que en Costa Rica y Colombia mas de un tercio de la población ha sido agredida por su pareja o por su padre.

La estadística aumenta en Brasil: el 66% de las mujeres son víctimas de agresiones físicas, en Trinidad y Tobago, las denuncias de violencia intrafamiliar se refiere a maltratos físicos y 23% a abusos sexuales, mientras que en México un 20%  de mujeres embarazadas han sido golpeadas por su pareja.

La violenciade género y en especial la sexual, priva del derecho a disfrutar de una vida sexual sana y satisfactoria y constituye un problema de salud pública.

En la República Dominicana, cada ocho horas ocurre una violación, en Bolivia y PuertoRico, el 58% de las esposas golpeadas han sufrido agresión sexual por sus maridos.

MALTRATO Y ECONOMÍA

El Banco Interamericano deDesarrollo –BID– considera que la violencia en contra de las mujeres es un obstáculo para el desarrollo por sus consecuencias sobre las economías de los países. Al mismo tiempo tiene efectos sociales y culturales, afecta su seguridad, sus posibilidades de educación y desarrollo personal.

En algún momento de sus vidas más dela mitad de todas las mujeres latinoamericanas han sido objeto de agresiones ensus hogares. Un 33 por ciento fue víctima de abusos sexuales entre edades de 16 a 49 años, mientras que el 45 por ciento recibió amenazas, insultos y la destrucción de objetos personales.

¿QUÉ SUCEDE EN VENEZUELA?
UN POCO DE HISTORIA

Venezuela es un país donde las crisis económicas, la desigualdad social, la insatisfacción de necesidades básicas, la carencia de vivienda, deterioro de la salud, el desempleo, el hambre, la desconfianza en las instituciones, el incumplimiento de las leyes y de la administración de justicia, el deterioro en general del nivel de vida y la pérdida de los valores, han contribuido a la acumulación de ansiedad, tensión, ya la frustración y por consiguiente a la agresión y a la violencia.

En este ambiente, las mujeres y los niños son considerados los seres más vulnerables. El impacto de la violencia sobre la calidad de vida es mortal, presume daño físico incalculable y trastornos psico-afectivos de la personalidad y de los grupos familiares, laborales y sociales en general.

Venezuela aprueba en 1998 la Ley Contra la Violencia hacia la Mujer y la Familia,
–una delas mejores en América Latina– puesta envigencia en 1999, que permite prevenir y sancionar todo tipo de violencia contra los principales grupos víctimas de la misma, la mujer y la familia, además de asegurar la atención y el apoyo a las víctimas de violencia domestica, violación, acoso sexual e incesto.

Las últimas estadísticas señalan que la población venezolana cuenta con más de 26 millones de habitantes, de loscuales 13 millones son mujeres, en la que casi la mitad de ellas se encuentranentre los 15 y 45 años y más de la tercera parte, entre 15 y 34 años, período en la que la población femenina sufre mayor violencia.

La Fundación para la Prevención dela Violencia Doméstica hacia la Mujer, es una institución que se ha dedicado al estudio einvestigación de la violencia en el país, revelo que un 26% de las mujeres-víctimas son casadas y más del 50%solteras.

En el estudio “La criminalidad en Caracas” la doctora Ana María Sanjuán afirma que cada 12 días en el áreametropolitana de Caracas, un hombre mata a una mujer en el contexto de larelación de pareja. La investigadora sostiene que de dosde cada cinco casos de lesiones atendidas en los centros de salud corresponden a mujeres víctimas de violencia familiar, presentándose reincidencia en nueve de cada diez casos.

A partir de 1985, se crearon en el país Casas de La Mujer y Oficinas de Atención a la Mujer en diversas entidades federales, y se organizaron actividades preventivas, diseñando asistencia yapoyo a la mujer maltratada, así como la investigación de los aspectospsico-sociales de la violencia doméstica.

En Venezuela, los avances logrados se refuerzan a partir del año 1987, cuando se crea el Ministerio de la Familiacomo organismo rector de la política social del Estado, dirigido a la Familia. En 1990 se aprobó la Ley Orgánica del Trabajo, que favorece ampliamente a la mujer en el aspecto laboral.  En 1993, fue promulgada la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer en el cual se establece la creación del Instituto Nacional de la Mujer.

En la sexta Asamblea Extraordinaria de Delegadas de la Comisión Interamericana de Mujeres –CIM- celebrada en Wáshington en abril de 1994, se aprobó el proyecto de “Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer”. Esta ponencia fue una propuesta de Venezuela, con el objetivo de crear un Instrumento Jurídico Internacional, dirigido a corregir la grave situaciónde maltrato que son víctimas innumerables mujeres de todos los niveles en el continente americano.

CONQUISTAS  LOGRADAS

Las diversas campañas y movilizaciones realizadas desde 1982 por grupos y organizaciones sociales, ONG de mujeres y oficinas estatales de la región para llamar la atención sobre la violencia han tenido importantes consecuencias tanto en el plano de las reformas jurídicas como en el de sensibilizar la opinión pública sobre este flagelo.

Otro factor determinante en esta lucha son las iniciativas llevadas a cabo por los diversos grupos de mujeres de toda la Región en campañas y programas especiales, como los centros de ayuda médica, legal y psicológica y lacapacitación entre otras.

América Latina y el Caribe fue el primer continente en obtener un instrumento jurídico de importancia como es la Convención sobre la Prevención, Erradicación y sanción de la violencia  en contra de las Mujeres, aprobada en 1994, por la Organización de Estados Americanos –OEA- firmada y ratificada por 23 países integrantes.

Fuente: Comunicación e Información de la Mujer, CIMA.

————————————–

* Periodista venezolana.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario