Sep 20 2004
681 lecturas

Opinión

La ONU, otra cumbre de presidentes y la pobreza mundial

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

No es fácil la vida, desplazarse por Nueva York en estos días; mientras algunos olvidan los moretones causados por las protestas por la Convención Republicana que ungió a George W. Bush candidato a la reelección, nuevas medidas de seguridad se han previsto para espantar al terrorismo de dos acontecimientos: la cumbre -convocada por los gobiernos de Brasil, Chile, España y Francia, más las Naciones Unidas- para combatir el hambre y, mañana, el inicio de la LIX Asamblea General de la ONU.

Cincuenta jefes de Estado y de Gobierno confirmaron su asistencia -y dirán su importante palabra- en la reunión contra el hambre en el mundo; los mismos más otros 140, por lo menos, dirán ¡presente! a partir del martes en la Asamblea, que deliberará hasta el primero de octubre.

Abrirá las sesiones Kofi Anan, secretario general de la organización, luego hablará -según la costumbre instituida en 1945- el presidente de Brasil. Más tarde dirigirá a los representantes -que no delegados- del mundo el presidente de Estados Unidos. La varita de esta carrera de relevos (algunos la llaman maratón oral) a continuación pasará de boca en boca hasta completar casi 200 oradores: 64 presidentes, 25 primeros ministros y casi cien ministros de Relaciones Exteriores de los 191 estados miembros, así como los observadores del Vaticano y Palestina.

Será la Asamblea más numerosa desde la impropiamente llamada sesión del Milenio, citada en el año 2000. Presidirá la Asamblea el ministro de RREE de Gabón, que “mostró su satisfacción por el interés de los Estados miembros” en esta oportunidad con una frase novedosa: “Los problemas globales requieren soluciones globales y sólo la Asamblea General puede abordar estos temas de una manera democrática y eficiente”.

Hambre cero, cero solución,

pero discursos sí, y muchos

fotoLa iniciativa -o el desafío- del presidente brasileño Luiz Inazio Lula da Silva -Hambre Cero- recibirá en la reunión de primeros mandatarios y primeros ministros de hoy lunes un nuevo espaldarazo del Estado Español. José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del gobierno del Reino de España, insistirá en que los países ricos destinen el 0.7 por ciento de su producto bruto interno a una campaña contra la pobreza en el mundo.

Tal porcentaje no es un capricho español: surgió en la Cumbre del Milenio, cita en la que se acordó -y en gran medida olvidó después: la prioridad la tiene la guerra contra Al Qaeda y el “terrorismo integrista”- reducir a la mitad la pobreza en el mundo. Meta que los expertos y ONG dedicados al asunto dan por perdida.

La novedad del debate la proporcionó el presidente de Paraguay, Nicanor Duarte Frutos, que tomó la representación de los 31 países sin acceso al mar -en América Latina el suyo y Bolivia- y anunció que pedirá a la comunidad internacional un trato comercial y de ayuda económica “especial y diferenciado”.

fotoEl discurso de Duarte será, sin duda, aplaudido a rabiar por la delegación boliviana, que sostiene con Chile un viejo litigio por su salida al Pacífico, que pretende soberana mientras que La Moneda, en Santiago, afirma que “no hay nada que discutir” en materia de soberanía. Paraguay, entre tanto, ha conseguido de Brasil, Argentina y Chile el uso de diversas franquicias portuarias y de libre tránsito para su exportación-importación de mercancías.

La tesis paraguaya será mantenida en la ONU; Duarte viajó con una entrevista previamente agendada con Kofi Anan. Probablemente el primer mandatario dirá también que es necesario que los acuerdos y declaraciones en beneficio de los países pobres se tomen en serio, puesto que una vez aplaudidos van a parar al canasto de los papeles inútiles.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, suspendió una visita a la ciudad de Nueva York, concentrado en su participación en esta Cumbre y posterior asistencia a la Asamblea de la ONU. El gobierno bolivariano se ha embarcado en una sugestiva política de acuerdos de intercambios comerciales y culturales en el área caribeña y suramericana, como parte de un diseño que privilegia el combate contra la pobreza y la integración latinoamericana.

La LIX Asamblea

Los encuentros internacionales multitudinarios semejan un poco esas reuniones sociales donde se producen inevitables encuentros -y desencuentros- entre amantes tímidos, divorciados que se detestan, rivales, despechados y presurosos pretendientes. No corren empero por el beso y el abrazo -aunque sobran los abrazos-, sino tras alianzas, créditos, reconocimiento, alguna muestra de respeto, una foto que mostrar en casa -los políticos, se sabe, en su enorme mayoría deben ser elegidos para algo-.

Los discursos de los jefes de Estado y ministros suelen reflejar coincidencias oficiales o tácitas entre países de una misma región, esperanza de lograr acuerdos futuros con las potencias influyentes, mayor o menor alineamiento con los dictados de EEUU. El verdadero trabajo se realiza entre bambalinas, discretamente a lo largo de períodos prolongados, en visitas sucesivas de enviados especiales, ministros, expertos en esto y aquello, gobernantes, en fin, que recorren las capitales importantes y algunas oficinas de agencias internacionales.

No obstante se aprovecha cada Asamblea -que inaugura un período de sesiones ordinario- para abrir o vigorizar conversaciones que podrían ser mal vistas en algunos países por la opinión pública, en las que se tratan temas urgentes. Por ejemplo, en esta LIX Asamblea, la reunión que sostendrán el presidente paquistaní Pervez Mujaraf y el primer ministro de la India, Mamoan Shing,para intentar normalizar las relaciones entre ambos países -que mantienen una guerra no declarada por Cachemira, entre otras divergencias-. India y Paquistán son potencias nucleares.

Los gobiernos de Argentina y España charlarán sobre la situación de los inversionistas españoles en el país suramericano; no para decidir nada, sino para limar asperezas. Kirchner ha resultado un hueso duro de roer. Como, en otro terreno, un Chávez que llegó a Nueva York fortalecido por el triunfo -que la oposición objeta aun- en el referendo que permitió su continuidad; el venezolano sabe que debe pasar a la ofensiva en todos los frentes antes de que vuelvan los embates, alimentados por las próximas elecciones municipales.

Habrá también reuniones -oficiales y no oficiales- entre quienes tienen responsabilidad por el desastre humano y político en Oriente Medio:  la ONU, la UE, EEUU y Rusia. Habrá contactos con la delegación de “observadores” del Estado palestino -no reconocido- y sin dudas mayores con agentes de Israel -aliados tradicionales de la Casa Blanca-. Y se continuará extraoficialmente el diálogo entre Rusia y EEUU sobre la situación en el Cáucaso -léase en primer término Chechenia- y Afganistán, donde recrudece la resistencia a las tropas invasoras; de hecho el gobierno títere impuesto por EEUU -cuyo jefe estará en la Asamblea- escasamente controla un 20 por ciento del territorio, y en retroceso, en una situación similar a la del impuesto por EEUU en Iraq -que también caminará por las alfombras neoyorquinas de la ONU y del hotel elegido-.

Los mandatarios latinoamericanos lucirán estilos diferentes para vender -o no- el voto en la acostumbrada declaración de la ONU sobre Cuba -Fidel Castro no asiste: el Estado cubano está representado por el ministro de RREE de la isla-. Torrijos, por ejemplo, de Panamá y recién asumido, ha debido explicar su posición respecto de la Revolución Cubana en algunas reuniones mantenidas en las últimas 20 horas con funcionarios estadounidenses: Moscoso, la ex presidenta, no miraba con malos ojos que el “hermano mayor” se hiciera cargo de la seguridad del canal ante el “peligro terrorista”. Los edificios que albergaron instalaciones militares de EEUU están en pie y en buen estado.

Temas institucionales

Una de las prioridades de la ONU -no resuelta en los últimos diez o doce años- es la modernización del organismo para enfrentar los trabajos del siglo XXI. Cínicamente dicho, esta modernización puede ser para librar las manos de EEUU de las últimas molestias de su política internacional de “combate preventivo” contra el terrorismo y para imponer “la democracia” donde lo estime necesario, o puede decir -imposible pedido de máxima- para racionalizar y “civilizar” los actos, autorizados por EEUU, de otras potencias en territorios antaño colonizados o integrados a la fuerza, como Chechenia.

 
Latinoamérica no tiene otra esperanza que la de mantener la organización como un foto de quejas y descompresión de situaciones conflictivas -y fuente de trabajo honorable para amigos y rivales políticos-.

El gran asunto que merece desde hace una década, por lo menos, reuniones, presiones, canapés, escocés y Dom Perignon -o Veuve Cliquot- es el del Consejo de Seguridad, único organismo realmente operativo de la ONU. El Consejo mantiene miembros rotativos y permanentes; un grupo de países: EEUU, El Reino Unido, Francia, Rusia y China con poder de veto: si algo no les gusta, ¡zas!, no existe, no se discutió, no se pone en ejecución, se olvida.

Ampliado el número de integrantes permanentes, Brasil espera a una silla. El presidente Lagos le ha prometido el voto de Chile. También Kirchner el de la Argentina, pero Brasil y Argentina pulsean en el juego de la integración de la industria automotriz y de artefactos eletcrodomésticos. Sin duda algo resolvieron sobre estos asuntos, y el del gasoducto patagónico -cuyo alcance completo se conocerá a a lo largo de los días venideros- en el hotel Waldorf-Astoria, donde se reunieron temprano esta mañana.

Durante la realización de la Asamblea se espera que -por primera vez- hable antes los delegados y jefes de Estado una voz del papado. El secretario para las Relaciones con los Estados, Giovanni Lajolo, pronunciará el martes 21 un discurso referido los asuntos más conmovedores de la actualidad, como la crisis de Irak y el conflicto palestino-israelí. El papa se ha manifestado en más de una ocasión en el pasado reciente crítico de la aventura angloestadounidense en Iraq.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario