Nov 14 2004
267 lecturas

Economía

La opción del euro en Cuba

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La decisión del presidente cubano Fidel Castro de reemplazar el dólar con el euro y otras monedas duras parece haber sido una movida inteligente.

El 8 de noviembre, menos de una semana después de que George W. Bush fuera reelegido, el dólar sufrió una caída récord frente al euro, cuando la moneda europea subió de valor a US$1.2986. Al día siguiente el dólar mejoró ($1.2955 por euro), aunque los expertos en el cambio de moneda predicen que el euro aumentará de valor en forma considerable en el futuro.

“El euro progresa porque el dólar cae frente a las principales divisas y porque los déficits estadounidenses (fiscal y de cuenta corriente) alcanzan niveles récord”, señaló Marios Maratheftis, economista del Standard Chartered Bank de Hong Kong, a la Associated Press.

El euro, que es utilizado en 12 países, fue establecido en 1999. En octubre del 2000, valía 82 centavos de dólar.

La reelección fue el combustible

La reelección de Bush parece haber acelerado el derretimiento del dólar. “Cuatro años más de indolencia fiscal (en Estados Unidos) abren una perspectiva difícilmente soportable”, dijo Anais Faraj, estratega bursátil del Banco Nomura en Londres.

Peor aún, piensa Ian Stannard, economista del banco BNP Paribas, “la política económica de Estados Unidos no va a cambiar en los próximos cuatro años, lo que significa que el dólar va a caer todavía más”.

Un metal realmente precioso

El oro, otra forma de moneda dura, también se convirtió en un objeto deseable. El lunes, fue cotizado en US$
435 por onza en los mercados asiáticos, su valor más alto desde agosto de 1988.

“El oro se mantiene muy sólido debido al déficit en Estados Unidos y la reelección de George W. Bush” -además de otros factores- dijo Ross Norman, director de The Bullion Desk (Mesa de lingotes), un diario electrónico dedicado al comercio de metales preciosos. “Predecimos que excederá US$ 450 el año próximo”, añadió.

Según informó The International Herald-Tribune, “la reelección de Bush ha alimentado las preocupaciones sobre el enorme déficit norteamericano y el creciente déficit de cuentas corrientes, y ha empujado la moneda hacia abajo, abaratando así los lingotes de oro en denominaciones de dólar”.

“Prevalece un mercado de valores sin rumbo, un dólar débil, una inseguridad global y bajas tasas de interés. Todo esto es una buena noticia para el precio del oro”, dijo Simon Village, director administrativo de Gold Bullion Securities en Londres.

Cuatro años más… ¿de qué?

La mayoría de los corredores, inversionistas y analistas están convencidos de que el oro subirá de precio en las próximas semanas, en la medida que la política de Bush de recortar impuestos y aumentar gastos militares empuja el déficit hacia arriba y al dólar hacia abajo, según una encuesta hecha por la agencia noticiosa Bloomberg.

La semana pasada, Bush insistió que recortará $1.85 millones de millones en impuestos. “Cuatro años más de Bush es un regalo para los mercados de oro: más guerra, más déficits, más esciciones”, dijo a Bloomberg Douglas Pollitt, un analista en la firma de corretaje Pollitt & Co. en Toronto (Canadá).

“El mercado está enfocado claramente en los déficits de Estados Unidos y en la necesidad de rebajar el dólar”, dijo Jonathan Prince, jefe de ventas de divisas en el National Australia Bank en Sidney. “Veremos que el dólar seguirá debilitándose”.

Graham Birch, un administrador de dinero en Merrill Lynch & Co. de Londres, dijo que “la reelección de Bush significa un déficit mayor, un dólar más débil y precios más altos para el oro”.

China y Japón también se benefician

En Japón -el yen también ha mejorado contra el dólar- se leyó enThe Tokyo Times el martes pasado que “el euro está gradualmente asumiendo la función del dólar como moneda clave y atrae fondos de todas partes del mundo.

“El creciente riesgo del terrorismo y otros problemas que aquejan a la economía global requieren una diversificación en el manejo de capitales y esto se refleja en al creciente precio del oro. Hay informes de que China y algunos países árabes están moviendo parte de sus activos en dólares a otras partes”, reportó The Times.

Corría la voz de que el Banco de la Reserva Federal de EEEUU iba a aumentar las tasas de interés a corto plazo el 10 de noviembre, pero varios analistas le dijeron al International Herald-Tribune que “esa movida haría poco para detener la caída global del dólar o para opacar la atracción del oro”.

Un voto de censura

Un editorial de The Minneapolis Star-Tribune del martes nueve de noviembre (Dudas sobre el dólar) es esclarecedor: “Últimamente los extranjeros han emitido un separado y fuerte voto de censura contra Estados Unidos -esta vez contra su economía y mercados de moneda- y ésa es una situación que los norteamericanos y la administración de Bush escasamente pueden soslayar”.

“Hace dos semanas, el Departamento del Tesoro de EEUU dijo que los inversionistas extranjeros se conviertieron en vendedores de bonos del Tesoro durante la más reciente subasta de valores del gobierno. Eso es preocupante, porque los gobiernos e individuos extranjeros actualmente poseen casi la mitad de los US$ 3.7 billones en bonos federales en circulación, muchísimos más de los que poseían hace unos pocos años.

“El viernes pasado, el precio del dólar sufrió una caída récord contra el euro y el diario Financial Times informó que China, uno de los mayores inversionistas en valores del Tesoro de EEUU, ha comenzado a vender dólares y a comprar monedas asiáticas. Cuando la gente que posee la mitad de la deuda pública de tu nación demuestra que no confía en tu economía, es hora de preocuparte”.

Buenas razones para dudar

“Los extranjeros no están deshaciéndose de los pagarés del Tesoro porque están resentidos con el Tío Sam o porque rechazan los valores norteamericanos -señaló el editorial-. Tienen buenas razones para dudar de la solidez de la economía norteamericana. El endeudamiento federal aumentó en el 2004 por cuatro años consecutivos (…) y la Oficina de Presupuestos del Congreso dice que los déficits federales persistirán por un tiempo indefinido.

“Mientras tanto, el déficit comercial de EEUU (…) ha subido a su nivel más alto en 15 años por lo menos, (pero) Bush no ha dicho que reducirá el déficit federal o que corregirá los tremendos desequilibrios fiscales.

“Los extranjeros no votan en las elecciones de Estados Unidos pero, gracias a las ansias de endeudarse que tienen los norteamericanos, han adquirido una voz potente en la economía norteamericana (…) Y eso podría dejar a Estados Unidos vulnerable en aspectos que nunca fueron discutidos durante la larga campaña electoral”, concluye el editorial.

Los instintos de Castro parecen haber superado a las intenciones de Bush. Una economía basada en el euro podría servirle más a Cuba de ahora en adelante.

————————-

* Residente en La Florida, Smith es un observador del panorama económico internacional. El artículo se publicó en Progreso Semanal.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario