Oct 22 2005
876 lecturas

Opinión

La oscura historia del general Ludovico

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

fotoSegún el actual Ministro de Defensa de Chile, el segundo comandante de las Fuerzas Internacionales de la ONU en Haití, Ludovico Eduardo Aldunate Herman, “estuvo en la CNI [organismo represor de la dictadura sucesor de la fatídica DINA] haciendo un curso de investigaciones en labores operativas” entre enero y noviembre de 1978.

En otros términos, Aldunate Herman recibió entrenamiento durante 10 meses en las “labores operativas” que le eran propias y prioritarias a la CNI y, por ende, a la dictadura militar en la época: la represión del “enemigo interno”, los ciudadanos que rehusábamos someternos al imperio de la bota militar, que nos oponíamos a los secuestros, torturas y asesinatos, los que fuimos perseguidos con la prisión y la tortura, los que fuimos exonerados arbitrariamente de nuestros empleos, los que fuimos obligados a buscar el exilio para poder sobrevivir con nuestras familias, los que denunciábamos el terrorismo de Estado implementado precisamente a través de organismos como la DINA y la CNI.

De acuerdo a toda la información recopilada en el Informe Oficial del gobierno de Chile sobre Verdad y Reconciliación, también conocido como el Informe Rettig, la CNI fue una organización de naturaleza claramente criminal. Esto no está en cuestión. Por tanto, resulta absolutamente inconsecuente endosar como “impecable” la carrera de un militar como Aldunate Herman que estuvo adscrito a dicha organización haciendo precisamente “un curso de investigaciones en labores operativas” que eran propias a tal organismo.

En este contexto corresponde, además, tener en cuenta que el ejército de Chile tenía en la época, tal como actualmente mantiene, un organismo de formación profesional, la Academia de Guerra, que institucionalmente no actuó como organismo represor hasta donde se ha podido determinar.

El hecho que el mencionado “curso de investigaciones en labores operativas” haya sido ofrecido por la CNI y no la Academia de Guerra, es indicativo de que fue un curso en las funciones represivas de la CNI. De lo contrario habría sido ofrecido a través de la Academia de Guerra.

EL DERECHO CIUDADANO A SABER

Considerando que cursos de esta naturaleza no se ofrecen de manera unipersonal, a estas alturas y dada la relevancia del tema para la mantención y preservación de los DD.HH. en Chile, el gobierno debería dar a conocer los nombres y rangos de todos los individuos que participaron en dicho curso, como así mismo los nombres de sus instructores y las materias específicas del entrenamiento.

Dados los antecedentes arriba señalados, resulta absolutamente inexplicable e injustificable que un individuo como Ludovico Eduardo Aldunate Herman haya llegado a general de la República durante un gobierno que se proclama democrático y a favor del respeto y protección de los DD.HH.

fotoSin embargo, el hecho es que Aldunate Herman fue ascendido a General el año 2003, cuando era ministra de Defensa Michelle Bachelet, la actual candidata a presidenta de Chile de la coalición de partidos políticos en el gobierno. Pero como si esto fuera poco, además ostenta nada menos que la Condecoración “Presidente de la República” en el grado de Gran Oficial (izq., el general comparte con el ministro de Defensa).

Aunque el curriculum vitae de Aldunate Herman que era público hasta hace poco en el sitio digital del Ejército de Chile no indica el año en que el Presidente de la República le confirió dicha condecoración, aquí hay ciertamente responsabilidades políticas por las cuales el gobierno debe responder. Desde luego, también debe responder la ex ministra de Defensa Michelle Bachelet por el ascenso al Generalato del año 2003. A menos que, desde luego, sea precisamente por dichas responsabilidades que el gobierno protege y defiende al general de marras. De hecho, no hay gato que por mojado que esté, no trate de tapar sus excrementos.

2º COMANDANTE DE LAS TROPAS DE LA ONU EN HAITI
PARTICIPÓ EN EL DERROCAMIENTO DE ALLENDE

Según se ha hecho público en las últimas horas, el general chileno Ludovico Eduardo Aldunate Herman, 2º comandante de las tropas de la ONU en Hiatí, participó en el asalto al Palacio de la Moneda el 11 de septiembre de 1973 y, además, escribió una serie de artículos de opinión política en la revista Alborada, defendiendo a la dictadura.

En cuanto a su participación en el asalto a la Moneda, Aldunate Herman alega que había egresado recién de la Escuela Militar y que se limitó a cumplir órdenes. Sin embargo, el hecho de que posteriormente escribiera una serie de artículos políticos a favor de la dictadura, demuestra que fue una misión que cumplió “con gusto”, a pesar de que tal acción era un ilícito según la Constitución Política de 1925, vigente en aquel entonces.

En otros términos, Aldunate Herman es claramente un militar golpista que se las arregló para llegar al generalato el año 2003, con la venia de la ex ministra de Defensa y actual candidata a presidenta de Chile, Michelle Bachelet. Quienquiera que defienda a Aldunate Herman, defiende el golpismo y la subversión militar.

En cuanto a sus artículos de opinión a favor de la dictadura, el actual ministro de Defensa, Jaime Ravinet, los defendió afirmando que “En sí el escribir nunca ha sido en sistemas democráticos, civilizados, un delito, uno comete delito cuando infringe las leyes, no existe el delito de conciencia, no existe el delito por pensar distinto, creo que es muy importante que ustedes (prensa) y nosotros que estamos gozando la libertad de prensa, sepamos respetar la diversidad y la capacidad de pensar distinto”.

Lo que es perfectamente legítimo si se tratara de un ciudadano civil, pero el hecho es que se trata de un militar en servicio activo, quien –como tal– tiene prohibición de participar en la política contingente de naturaleza partidista. En otros términos, los escritos de Aldunate Herman son en sí una manifestación o acto político deliberante que es inaceptable dentro de las FF.AA. chilenas y que repugna a la recta conciencia democrática nacional.

Finalmente, cabe destacar que si alguien como Aldunate Herman fuera designado embajador ante el gobierno de algún otro país, tan pronto como se revelaron sus conexiones con la CNI, el organismo represor de la dictadura que remplazó a la fatídica DINA, el gobierno lo habría retirado ipso facto, a riesgo de que fuera declarado persona non grata por el gobierno huesped.  En los hechos, Aldunate Herman es una especie de embajador en la medida en que las funciones que cumple en Haití, las cumple como enviado del gobierno de Chile y, por tanto, debería ser retirado de inmediato, independientemente de que haya participado en algún crimen de sangre o no.

Su vinculación a la CNI y su historial golpista y pro dictadura, así lo ameritan. Se trata simplemente de un individuo que es impresentable como representante de un país democrático, especialmente en una misión de paz de naturaleza internacional.

En cuanto al Ministro de Defensa, Jaime Ravinet, debería renunciar por haberse pronunciado a favor de la deliberación política dentro de las FFAA, tal como hizo al condonar los artículos pro dictadura publicados por el general de marras en la revista Alborada.

Tal condonación de la deliberación política castrense lo descalifica como ministro en cualquier cartera pues demuestra su total falta de criterio político y ciudadano. De hecho, las palabras de Jaime Ravinet, aparte de irresponsables, son extremadamente peligrosas para la estabilidad democrática del país en la medida que abren formalmente las puertas a la deliberación política en el seno de las FFAA chilenas. Su descriterio político es simplemente abismante.

———————————-

* Ex Preso Político, Cárcel de Isla Teja, Valdivia, 1973. Integra el Instituto Cono Sur, Baltimore, Maryland, EE UU. Artículos aparecidos en Política Cono Sur (http://espanol.groups.yahoo.com/group/politicaconosur).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario