Jul 16 2009
901 lecturas

Política

La otra candidatura: Pamela Jiles no ha muerto y vive en Chile

Erika Montecinos*

…Sólo que, en un alarde de democracia, está proscrita de medios periodísticos y encuestas varias. El problema no pareciera ser quién ganará las próximas presidenciales: el asunto es cómo lo hará el que gane –o pierda por menos– y qué cuentas se le pedirá. La siguiente entrevista fue con un medio de esos "marginales" dedicado a la palabra femenina que comienza con L. Mucho mejor, en todo caso, que rendir pleitesía a un golpista.[1]

El lanzamiento de su candidatura fue “a lo milica” para representar el patriarcado chileno junto a una vedette sentada en sus rodillas. Con diferentes performances públicas, Pamela quiere llamar la atención, como sea, de su pre candidatura –que tiene harto de crítica al otro candidato Marco Enríquez-Ominami.

No es portada recurrente, sólo algunos medios –entre tradicionales y alternativos– parecen darse cuenta del desorden que quiere provocar la periodista Pamela Jiles. A ella parece no importarle, es como clásico que frente a todo lo que rompa las estructuras impuestas, se levante un manto de silencio que controla el poder. Frente a esta colusión de los medios, se rebela y lanza toda su verborrea plumífera contra las candidaturas “burguesas” que tienen a la profesional sospechando de todo.

“Marquito Ominami es una cuchufleta de la Alianza y la Concertación unidas, un invento de La Tercera y El Mercurio que levantan un sucedáneo contra el hastío que los chilenos sienten”, se atreve a lanzar desde su mordaz postura de candidata.

Lo cierto es que la Jiles es la única mujer que se encuentra postulando a ser candidata, ya que aún no recolecta las 36 mil firmas que se necesitan para que sea oficial, aunque se levantan cientos de grupos en Factbook apoyando su eventual camino a La Moneda. Quien crea que es un chiste, al parecer está en un error, porque la Jiles motiva los más diversos apoyos sobretodo de gays y lesbianas no casados con los partidos políticos.

–¿Entonces no crees en el avance que está teniendo Marco Enriquez-Ominami en las encuestas?

–Es que nos muestran este engendro livianito y parlanchín, este gordito con harto grupete que no dice nada en realidad para que creamos que él podría salvarnos de las deudas que nos agobian y de las vidas girando alrededor de una tarjeta de crédito. Marquito es de derecha, un obediente neoliberal. No tiene nada de díscolo ni de innovador.

"Representa la continuidad del sistema que lucra con la explotación inhumana del pueblo y puedo asegurar que su heroico padre genético, Miguel, jamás habría votado por él".

–¿Pero crees que Enríquez Ominami podría responder a las demandas del pueblo y de las minorías sexuales?

–Mira, Ominami es una chiva peluda levantada por la derecha. Es cosa de observar su campaña farandulera basada en los detalles soft de su “vida familiar”. Basta leer su programa económico que es una oda a la ideología patronal.

"Estimo que las demandas del pueblo y las minorías sexuales hay que llevarlas a cabo a través de afianzar organizaciones populares fuertes, movilizaciones que superen lo reivindicativo, una perspectiva de poder directo, es decir, atrevernos a apostar que el pueblo puede ser gobierno, que los pobres tienen el derecho y el deber de tomarse el poder y ejercer la soberanía popular".

–En un programa de TV, Enríquez Ominami dijo que “no tenía opinión” respecto a la adopción entre parejas del mismo sexo, pero si apoya una ley de unión civil, detracito lo siguieron Frei y Piñera ¿Cuál es tu opinión al respecto?

–Creo que son unos oportunistas de la peor calaña, capaces de cualquier cosa por el voto, incluso de posponer sus propuestas decimonónicas, cuando sabemos que desprecian a las personas homosexuales y todos ellos -especialmente Piñera– temen a las mujeres autónomas, dueñas de sí mismas. Andan arrastrando a unas esposas bien subordinadas, unas lateras preocupadas de la peluquería.

"Y respecto de mí –la única mujer candidata– hacen como que no existo, porque saben que los humillaría sin piedad en un debate televisado por ejemplo".

–Pero, vuelto a preguntarte, del matrimonio, Pamela, entre personas del mismo sexo, ¿qué opinas?

–En este asunto sólo es posible una posición: que todos los chilenos mayores de edad –sin discriminación de ninguna especie– tienen derecho a asociarse en matrimonio con quién se les dé la gana, sea cual sea el sexo de los contrayentes. Este es un principio de elemental justicia e igualdad ante la ley y debe cumplirse tal cual. Ellos han tenido veinte años para implementarlo y no lo han hecho. ¡Yo lo haré en cinco minutos cuando llegue a La Moneda!.

–De ser electa presidenta ¿qué harías en concreto?

–Instaurar un gobierno del pueblo, terminar con cuarenta y cinco años en que sólo los ricos –que son menos del cinco por ciento del país– han gobernado, hacer realidad la soberanía popular, que los pobres tomen las decisiones fundamentales, que los excluidos de hoy sean los que construyan el país. Estoy segura de que ese es el camino para que vivamos como hermanos y en justicia, un proceso similar a los que han impulsado con éxito y estupendos indicadores en Bolivia, Paraguay, Ecuador, Venezuela, Uruguay.

"Esta monarquía nepotista que tenemos en Chile está completamente pasada de moda y en crisis terminal".

Como una perra

–¿Qué ha significado ser la única mujer que aspira a llegar a La Moneda?

–Tengo la impresión de que los chilenos quieren una mujer presidenta que cumpla todas las promesas que Michelle Bachelet no pudo concretar en su gobierno. Necesitamos una madre en La Moneda, una que enfrente al enemigo como una perra y defienda a sus hijos como una loba.

–¿Por qué piensas que casi nadie le cree a los candidatos?

–Porque mienten. Sus principales armas políticas son la mentira y el dinero. Durante veinte años hemos tenido que votar “por el mal menor”, nos han impuesto una falsa disyuntiva porque el candidato pinochetista, Piñera, y los cinco candidatos de la Concertación –Frei, Arrate, Navarro, Ominami y Zaldivar– son todos partidarios del libremercado, van a mantener el sistema económico neoliberal con todo su lastre de inhumanidad, es decir, son la misma torta con distintas moscas.

"Lo que debemos hacer es levantar una candidatura que abra paso a los marginados, a los que sobran, a los que nadie quiere escuchar".

–Después del revuelo que causaste con tus "performances" en La Moneda ¿Qué tiene preparado Pamela Jiles para los próximos meses?

–Vienen más sorpresas, por cierto. Tenemos que aguzar la creatividad y trabajar con acciones de copamiento, no tradicionales, porque el enemigo nos quiere fuera de los medios, nos niega y nos ningunea porque represento un problema real: soy la única mujer candidata, la única de izquierda, la única que se opone al sistema neoliberal, tengo un carisma del que ellos carecen, el pueblo me aprecia, y me propongo llegar al poder con el partido más grande de este país: los excluidos.

–Grandes expectativas entonces…

–Es que soy altamente peligrosa para la tropa de apitutados que están en el poder, que se hacen pipí cuando escuchan mi nombre. Así que diseñamos esas presentaciones frente a La Moneda que han cumplido su objetivo: romper el bloqueo informativo, reírme a carcajadas de los políticos tradicionales en sus propias narices, darle visibilidad a los que sobran, los dejados de lado por este sistema injusto, y llenar de magia los corazones de mis hermanos que sufren.

–¿Cómo crees que reaccionaron los medios y el público ante esa perfomance donde cuestionabas el patriarcado imperante?

–Mira, me interesa infiltrar los medios. Soy un instrumento de los excluidos para tomarnos el poder. Voy a entrar a La Moneda con los marginados, con los que sobran, así que impongo a los medios los temas que no quieren tratar, como la discriminación a nuestros hermanos homosexuales, lesbianas y transgénero.

"Y la provocación ha surtido efecto, me parece espléndido que los que nunca son escuchados, ocupen portadas y digan lo que piensan. Mientras el gobierno reprime a los marginados, yo en cambio les doy visibilidad y espacio mediático. Mi candidatura es la expresión corpórea, visible, del resentimiento acumulado durante veinte años de mentiras y promesas incumplidas".

–¿A qué crees que le temen hoy estos candidatos?

–Nos teme y se mueren de miedo, porque somos miles, millones, somos la enorme mayoría, y ya no los dejamos meterse a nuestras casas ni a nuestras poblaciones ni a nuestra vida. A Piñera y a Freí y a Arrate los sacamos de nuestro territorio a punta de pifias o peñascazos.

–¿Cuál es la actual consigna de Pamela Jiles Presidenta?

–¡La belleza importa, compañer@s!.

[1] Ver aquí.

* Periodista.
En http://rompiendoelsilencio.cl

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

3 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Pablo
    22 julio 2009 7:14

    Gracias a Pamela por la claridad claridad y la lucidez.

  2. Iván
    22 julio 2009 15:59

    Para quienes estén interesadxs en la campaña de Pamela, visiten su web en http://www.jilespresidenta.com

    Los pobres (y los excluidos) serán gobierno en Chile!

  3. En Bici
    10 agosto 2009 6:44

    Clarita y bonita mijita. Inteligente y bella.

    Dice la pura y santa verdad como diria my abuela.

    Ojala se pueda inscribir para no anular el voto.

    Los candidatos actuales valen hongo y omimoney puro tongo. Feos y balsuos.

    Vamo Pame que se puede y donde y como se hace para que se incriba,