Oct 12 2011
434 lecturas

CulturaSociedad

La pena de muerte carece de todo efecto disuasivo

En el plano internacional subsiste una contradicción, porque esos tratos crueles, inhumanos y degradantes, como el caso de la tortura, están prohibidos por tratados vigentes. En cambio, la pena de muerte, la exaltación de esos abusos, perdura todavía en 58 países, observó.

Hasta ahora 104 estados han abolido la pena de muerte de sus sistemas legales, precisó Mayor Zaragoza. Otros 35 mantienen el máximo castigo, pero se abstienen de aplicarlo. En total son 139 países sin ejecuciones, eso es una buena noticia, se entusiasmo el presidente de la CIPM.

El objetivo central de la Comisión, como el de otras instituciones que se ocupan de la pena de muerte, es conseguir su abolición, dijo Dreifuss.

Sin embargo, la CIPM se ha fijado una meta más inmediata como es el establecimiento de una moratoria global para 2015. Muchos países dieron el primer paso de suspender las ejecuciones para luego convertirse en abolicionistas.

Dreifuss admitió que la moratoria universal sobre la pena de muerte progresa cada ano en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), "pero aún está lejos de ser reconocida por todos".

La moratoria se debe extender también a las condenas de pena de muerte, no solo a las ejecuciones, advirtió.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, coincidió con ese enfoque en una declaración alusiva al Día Mundial contra la Pena de muerte, celebrado este lunes.

Pillay dijo que la abolición de la pena capital demanda a muchos países un largo proceso, que a menudo solo culmina tras un periodo de dificultades y aun de un enconado debate nacional.

Hasta llegar a esa fase, instó a los estados que todavía aplican la sentencia máxima a dictar una moratoria sobre su empleo con miras a, en ultima instancia, desechar totalmente el castigo en todas partes del mundo, agregó Pillay.

La Alta Comisionada expuso también sus puntos de vista a los miembros de la CIPM que la visitaron en su sede del Palacio Wilson, en las orillas del lago de Ginebra o lago Leman.

Uno de los objetivos del desplazamiento de la secretaria de su emplazamiento inicial, en Madrid, había sido precisamente la intención de aumentar la visibilidad del organismo en las agencias de la ONU y en las organizaciones no gubernamentales establecidas en esta ciudad.

Además de Mayor Zaragoza y Dreifuss, la CIPM está integrada por Giuliano Amato, ex primer ministro italiano, la canadiense Louise Arbour, quien fue Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Robert Badinter, exministro de justicia de Francia, Mohammed Bedjaoui, excanciller de Argelia, y Michele Duvivier Pierre-Louis, ex primer ministro de Haití.

Otros miembros son la jefa del departamento de Filosofia y Derechos Humanos de la Unesco, la turca Ioanna Kuçuradi, la expresidenta filipina Gloria Macapagal-Arroyo, el exsubsecretario de Derechos Humanos de Argentina Rodolfo Mattarollo y el gobernador del estado estadounidense de Nuevo Mexico, Bill Richardson.

*Periodista de IPS

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario