Nov 19 2006
568 lecturas

Economía

La prostitución infantil (I). – EL FACTOR INTERNET

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La Convención sobre los Derechos del Niño define como niño a toda persona menor de 18 años, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, alcance antes la mayoría de edad.

La explotación sexual comercial de los niños es el empleo de los chicos con fines comerciales de índole sexual por una remuneración u otra contraprestación entre el niño o la niña, el cliente, el intermediario o agente y otros que lucren con la trata de niños para esos fines.

Formas de explotación sexual comercial infantil

Existen tres formas que han sido definidas por las Naciones Unidas de la siguiente manera:

1) Prostitución infantil: “La acción de contratar u ofrecer los servicios de un niño para realizar actos sexuales a cambio de dinero u otra contraprestación con esa misma persona u otra” (Documento A/50/46).

2) La trata y la venta de niños con fines sexuales dentro de un mismo país o entre países: la Convención suplementaria sobre la esclavitud, la trata de esclavos y las instituciones y prácticas análogas de la esclavitud de 1956 define la venta de niños como la transferencia de un niño de una parte a la otra con cualquier propósito a cambio de compensación financiera o de otro tipo.

3) Pornografía infantil: “la representación visual de un menor de 18 años en un acto sexual explícito, real o simulado, o en la exhibición obscena de los órganos genitales, para el placer sexual de un usuario”.

En América Latina cerca de 34 millones de niños viven en la calle en situación de extrema pobreza, que lleva fácilmente a la explotación sexual. En Brasilia, el 70% de los estupros practicados contra niños y adolescentes ocurren dentro del ambiente familiar; el 40 % de las víctimas son menores de 18 años.

En las regiones que sobreviven del turismo como en el caso de las ciudades del nordeste (Río Negro y Foz de Iguazú) los extranjeros prefieren pagar un alto precio por niñas de poca edad, preferiblemente vírgenes, por miedo al contagio del virus del SIDA.

En una investigación realizada por UNICEF, se señala que más de 200 brasileñas (65% menores de 18 años) son prostitutas en Ciudad del Este, en Paraguay. Según este mismo informe, en los municipios de la región, el número de niñas prostituídas menores de 16 años se acerca a las 1.500. Se presume que estos actos no son cometidos por extraños; en la mayor parte de los casos son tíos, padrastros, padres, vecinos; en definitiva, personas allegadas a la familia.

foto
Este tipo de maltrato se ve en todas las clases sociales, aún cuando casi siempre llegan a conocimiento público sólo los abusos ocurridos en sectores con mayor índice de pobreza, justamente porque el abusador es más vulnerable.
Las importantes desigualdades en la distribución del ingreso e incluso en el propio gasto público, respecto de los montos destinados a salud, vivienda, educación, etc., afectan directamente a la niñez y juventud y una de sus consecuencias es la existencia de redes de turismo sexual y de venta de niños.

Aunque la vasta mayoría de las víctimas de la explotación son niñas, esta forma de abuso afecta a un número cada vez mayor de niños. Por lo general se trata de niños provenientes de familias pobres, tanto de las zonas urbanas como rurales. En su mayoría tienen entre 14 y 18 años, aunque hay pruebas de que en algunos países el temor al SIDA ha generado una demanda mayor de niñas cada vez más jóvenes.

Estos niños ingresan al mundo del comercio sexual mediante el secuestro, el engaño o la venta; también puede tratarse de prófugos de sus hogares o de niños que se prostituyen por su propia iniciativa para poder sobrevivir, para mejorar su nivel de vida o para adquirir bienes de consumo.

Aumento de la pornografía infantil

– Según la organización internacional Inhope: “La difusión de pornografía infantil está causando grandes preocupaciones entre las agencias internacionales que se ocupan de la protección del menor. Sin tomar en consideración las rutas por las que se difunde la pornografía infantil, el problema sigue siendo muy serio en el oeste de Europa donde se han descubierto círculos de pederastia en Dinamarca, Alemania, Italia, los Países Bajos, Suecia y el Reino Unido”.

– Un estudio titulado Chat wise, Street Wise (“chateo” con inteligencia, calle con inteligencia) hecho público en marzo de 2001 por el Internet Crime Forum (Foro sobre criminalidad en internet) en el Reino Unido, reveló que hay unos cinco millones de jóvenes conectados a la internet en el Reino Unido y que un cuarto de la población infantil usa los chatrooms, un estilo de página Web donde pueden tener conversaciones, a través del teclado y la pantalla, con desconocidos. Los pederastas utilizan estos chatrooms para conocer y preparar engañosamente para el abuso (lo que se conoce como “grooming”) a los menores, haciéndose pasar por adolescentes ellos mismos.

Las que mayor riesgo corren son las niñas en edades entre los 13 y los 17 años. Este es el caso de Patrick Green de 30 años de Iver Heath, Buckinghamshire, quien convenció a una niña de 13 años para que fuese a su casa para luego abusar de ella. Recibió una pena de cinco años de cárcel.

– En el Reino Unido durante los días de la era pre-internet, los arrestos por pornografía infantil implicaban un manojo reducido de imágenes. En el 2005, un hombre fue sentenciado por poseer 1.000.000 (un millón) de imágenes ilegales de niños en poses indecentes.

– Los arrestos por pornografía infantil eran –antes de la masificación de los accesos a la internet– comparativamente inusuales. En 1988, cuando las leyes sobre pornografía infantil fueron establecidas en el Reino Unido, la policía detuvo a sólo 35 personas. A fines de 2001, la tasa de arrestos subió a 549, representando un incremento del 1.500%, que coincide directamente con el crecimiento de internet en el Reino Unido. Para fines del 2003, la tasa anual se incrementó nuevamente a más de 2.000 casos –un incremento del 6500% desde 1988–. En el 2003, la policía inglesa de Yorkshire informó que manejaron un 700% más de casos relacionados con la pornografía infantil que en años anteriores.

– En Estados Unidos el programa del FBI Innocent Images (Imágenes inocentes) registró un alza del 2.050% de casos relacionados con la pornografía infantil entre 1988 y 2001.

– En 2005, la Policía Federal Argentina reportó que los casos de pornografía infantil se quintuplicaron en comparación con años anteriores.

Magnitud de la pornografía infantil

Las investigaciones de la policía federal argentina afirman que más de dos millones de personas se conectan a sitios de pornografía infantil y que, en no más de dos minutos, es posible acceder a 1.400 imágenes de pornografía infantil. Protégeles, una ONG europea creada para rastrear y remover pornografía infantil de red, recibió 28.900 denuncias e identifico 1.800 comunidades en el mundo de abusadores de niños entre 2001 y 2004.

La Internet Watch Foundation (Fundacion para la vigilancia de internet) informó que en 2003, recibió informaciones sobre 13 “newsgroups” potencialmente ilegales, 24 que regularmente hospedan imágenes de abuso infantil, otros 33 sitios de pago-para-ver (pay-per-view) y 66 sitios web comunes que hospedaban semanalmente imágenes potencialmente ilegales de abuso infantil.

Un estudio del servicio aduanero de los Estados Unidos realizado en 2001 encontró 100.000 sitios en Internet relacionados con la pornografía infantil. Ese mismo año, una compañía productora de software de filtro, N2H2, reportó 231 sitios de pornografía infantil nuevos en línea cada mes –cerca de ocho sitios por día–, aunque algunos desaparecieron durante los seis meses que duró el estudio. En 2003, investigadores del Reino Unido anunciaron que monitoreando la red durante seis semanas encontraron 140.000 imágenes de abuso infantil expuestas durante ese tiempo.

Luego de un año revisando más de un millón de páginas web por día, la compañía de tarjetas de crédito Visa informó haber identificado 400 sitios identificados como poseedores de pornografía infantil. El estudio formó parte de las acciones de la compañía para contrarrestar el uso de Visa en la venta de pornografía ilegal.

La policía inglesa dijo al diario The Guardian que en 2003 el tamaño del tráfico de imágenes ilegales a través del “peer2peer” empequeñeció a casi todos los demás abusos a niños encontrados en la red. En Lincolnshire un hombre fue encontrado con 450.000 imágenes pornográficas de niños. Otro hombre, en Nueva York, poseía un millón.

En 2003 la NSPCC comunicó que durante las seis semanas que sus investigadores monitorearon la internet, alrededor de 20 niños fueron abusados por primera vez y se difundieron más de 1.000 imágenes de cada uno de ellos. También encontraron niños pequeños siendo abusados en las fotos más recientes– casi la mitad tenía entre 9 y 12 años–, y el resto eran aun más jóvenes.

Un estudio del Servicio Aduanero de los Estados Unidos realizado en el 2001 encontró 100.000 sitios en Internet relacionados con la pornografía infantil. Ese mismo año, una compañía norteamericana productora de software de filtro, N2H2, reportó 231 sitios de pornografía infantil nuevos en línea cada mes –o cerca de ocho sitios por día– aunque algunos desaparecieron durante los seis meses que duró el estudio.

Varios estudios demuestran que hay un fuerte vinculo entre la recopilación de imágenes de abuso de niños y la comisión de esos abusos. Uno de los estudios más importantes, realizado por el servicio de inspección postal de Estados Unidos, encontró que el 36% de las 1.807 personas arrestadas por posesión de pornografía infantil en siete años –hasta marzo de 2004– fueron confirmados como abusadores de menores. Esta investigación derivó en la identificación y el posterior rescate de 839 víctimas infantiles.

Una prisión federal de Estados Unidos realizó un estudio –en 2000– que reveló que el 76% de los convictos por crímenes relacionados con internet en contra de niños, admitió haberlos cometido con anterioridad y sin haber sido detectados ?a un promedio de 30 victimas cada uno. Otra investigación, llevada a cabo por la policía de Toronto, Canadá, estableció la correlación entre la recolección de pornografía infantil y la comisión del abuso en casi un 40%. Claramente significa que quien sea encontrado en posesión de pornografía infantil es capaz de ser un abusador.

foto Un problema mundial

En el año 2000 tres hombres de Indonesia y de Rusia y una pareja de Texas (Estados Unidos) fueron acusados de la venta de fotografías y vídeos de niños teniendo sexo con adultos a través de sitios web llamados Violación de niños y Lolita hardcore (pornografía dura). Algunos de estos niños tenían sólo cuatro años.

La pareja de Texas cobraba 29.25 dólares por mes por el acceso al sitio, del cual obtenían 1.1 millón de dólares por año. Dos tercios de ese dinero eran utilizados en el pago a los “webmasters” (programadores de páginas web) en Indonesia y Rusia. Sus clientes se extendían a lo largo de varios continentes.

Cuando la policía de Estados Unidos eliminó el sitio web Landslide, en 1999, encontraron los nombres de cerca de 300.000 personas de 66 países quienes habían comprado pornografía infantil utilizando sus tarjetas de crédito.

El crimen organizado se ha trasladado a esta área. Algunas operaciones de la policía enseñan que pueden llegar a obtener tanto como dos millones de dólares por mes. Como resultado, más y más niños son “reclutados” para ser abusados y así crear nuevas imágenes para vender. Las personas que compran o coleccionan estas imágenes son, por lo tanto, directamente moral y legalmente responsables por los abusos a que los niños son sometidos en esas imágenes.

El relator especial de las Naciones Unidas para la venta de niños, la prostitución infantil y la pornografía infantil dio a conocer en 2005 que los sitios comerciales de pornografía infantil, en varios países de Europa del Este, estaban ligados al crimen organizado, a la trata de niños y a la prostitución. Más de la mitad de las imágenes de abuso infantil informadas a las autoridades en Gran Bretaña en 2002 provenían de los Estados Unidos. Pero Rusia, Ucrania y países del sudeste asiático están igualando rápidamente a los Estados Unidos como fuentes de pornografía infantil para internet.

Viajes internacionales más accesibles y cámaras digitales a precios económicos, fáciles de usar y conectadas a la red, se combinan para dar forma a un grupo de abusadores de menores y consumidores de pornografía infantil de creciente movilidad y globalizados. La pornografía infantil por medio de la internet esta relacionada con el turismo sexual con niños, a través de los abusadores de menores que filman sus crímenes para venderlos o comercializarlos en línea y a través de redes “peer2peer”.

Expuestos a los depredadores sexuales

El acoso a niños en línea va en aumento en los Estados Unidos. En 2003, la línea Cyber Tip recibió 2.600 denuncias sobre depredadores sexuales en línea, un 23% más que el año anterior. Y un estudio nacional realizado en el Reino Unido en 2004 sobre la experiencia en línea de más de 1.500 jóvenes de entre 9 y 19 años, encontró que un tercio recibió comentarios sexuales desagradables e indeseados. El 46% dijo haber brindado información personal.

Antes, una investigación nacional llevada acabo en los Estados Unidos en 2001, halló que casi uno de cada cinco jóvenes de entre 10 y 17 años que recibió una solicitud de sexo no deseada en los últimos años, dos tercios fue en salas de “chat”.Y en Tailandia un sondeo en línea realizado por ECPAT en 2000, encontró que el 92% de los jóvenes que respondieron fueron persuadidos a hablar de sexo en línea, y solo un cuarto comunico este hecho a sus padres.

En 2002, la policía japonesa registró a la prostitución y la pornografía de adolescentes como uno de los crímenes más comunes en internet, la mitad de los casos relacionados con la prostitución de adolescentes a través de citas realizadas por ese medio. Este
sondeo determinó que el 71% de los jóvenes había accedido a sitios pornográficos y un un 45% lo hacía frecuentemente.

En Estados Unidos, una encuesta sobre los jóvenes y la Internet realizada en el 2001 a nivel nacional, encontró que un cuarto de los jóvenes de entre 10 y 17 años denunció haber sufrido exposición no deseada a material sexual, sobretodo a través de búsquedas o navegando en la Web, pero algunos también a través del correo electrónico o de mensajes instantáneos.

La investigación a nivel nacional sobe jóvenes ejecutada en el Reino Unido en 2004, encontró que mas de la mitad entró en contacto con pornografía en línea, principalmente pornografía de adultos.

—————————————

* Red Peruana contra la Pornografía Infantil, entidad que busca la erradicación de las redes de productores, distribuidores y consumidores de pornografía infantil en el Perú y Latinoamérica.

(http://nopornoinfantil.blogspot.com).

La segunda parte se publicará el viernes 24 de noviembre de 2006.

Addenda

Sobre la violencia que generan nuestras sociedades y de la que son víctimas las niñas y los niños, puede leerse el estudio de Gisela Ortega en esta revista, cuya primera parte se encuentra aquí. Dicho artículo contiene el enlace al capítulo siguiente.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario