Dic 7 2013
2760 lecturas

Cultura

La voz

La voz es el   sonido propio  del hombre al pronunciar las palabras; estas tienen un acento determinado, según la entonación particular de las distintas regiones. La  modulación es la inflexión de la voz, en armonía con el sentido de lo que se dice, la emoción que se expresa y el acento con que se habla.

También es utilizada para referir la intensidad, timbre y calidad que presenta el sonido, Tener voz es poseer un medio para manifestar nuestros pensamientos.  Usar la voz que se tiene, es el poder pasar de la soledad que es el pensar a la comunicación que es el hablar. Las voces aclaran    las diferentes actitudes que se adoptan para enfrentar la vida.

Comprende el vocerío, formado por lamentos y confusión de voces, al igual que el griterío. El grito lastimero  de dolor o espanto recibe el nombre de alarido. Alboroto lleva consigo la idea de gran ruido y desorden, pudiendo tratarse de algarabía y algazara, si vienen motivado por manifestaciones de alegría. Cuando el ruido es multitudinario, se habla de clamor. Al rumor suave e impreciso se le denomina murmullo y lleva consigo cierta monotonía sonora. Los susurros confusos y bajos producidos por el público o por elementos naturales producen rumor. Cháchara y parloteo son términos populares para designar la conversación o charla prolongada e intrascendente.  Se   arrulla al niño  meciéndolo o cantándole para aquietarlo

Las voces humanas se dividen en dos categorías: las  del hombre que son las más graves, y las  de  la mujer, que suelen ser una octava más alta. Entre las voces de hombre se distinguen  la de tenor –la más alta,- y la de bajo, -la más grave- En las de mujer, la de soprano y la de contralto. Estas cuatro voces forman el cuarteto vocal.

Como manifestaciones que son de los propios pensamientos las voces traducen las diferentes actitudes que se adoptan para enfrentar la vida. En ese vocerío resultante, se destacan las voces autorizadas de quienes saben qué decir, cómo, cuándo y dónde decirlo; de los que tienen qué decir y dicen lo que piensan tras haber pensado lo que debe ser dicho. Existen otras: las voces que nada dicen debiendo decir y esperando que alguien lo diga; las aquejadas por una lamentable y culpable mudez cuando, teniendo que decir, no dicen lo que deben porque no se atreven  o porque no les conviene. El vacío que crean y el silencio que dejan son llenados y remplazados por las voces de quienes no saben lo que dicen y dicen lo que no deben.

Hay tonos de voces: las altisonantes, las resonantes, las voces a gritos, la vocinglería y los vociferantes que consideran que es a voz en cuello  como se hace política, se es político, se tiene razón y se adquiere poder; son los que han transformado la oratoria de la plaza pública griega en una deformada y deformante oratoria de plazuela. Hay voces débiles, susurrantes, apenas perceptibles, temerosos murmullos de quienes dicen a media voz, lo que no osan decir de viva voz o en voz alta. Hay  las balbuceantes e ininteligibles, cuando el pensamiento que las nutre es deforme y confuso. Están los voceros o portavoz responsables dentro de una organización para dirigirse a la opinión pública.

Hay tipos de voces; las voces de alerta de quienes plantean la inaplazable necesidad de hallar remedios a tiempo para los problemas que confrontamos y que parecen voces que claman en el desierto; hay la “vox populi” la voz del pueblo. Hay voces injuriantes, las petitorias. Hay ese impulso o llamada interior que constituye la voz de la conciencia. Esa voz casi unánime que estamos viviendo un proceso de anarquía. Se corre la voz de que algo va a suceder.

También nos encontramos con el buzón de voz: la grabación  de mensajes para la persona ausente del teléfono. Esta la voz activa, que es el derecho al voto. La voz común, opinión o comentario público fundado en vaguedades y a menudo en falsedades. La voz en off: en los medios audiovisuales, narrador que no aparece en las imágenes. A media voz: en voz baja; correr la voz, divulgar una noticia para que se comente. Donde Cristo dio las tres voces. Está el hilo de voz, que es la voz apenas audible. Llevar la voz cantante, personaje que  dirige una reunión. Ni voz ni voto, no tener derecho a opinar. Secretos a voces: secretos que no son tales.

Hay voces aprobatorias que marcan caminos para crear ambientes de diálogos. Y lo más común en nuestros días ¡el diálogo de sordos!

 

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Laura
    7 diciembre 2013 20:21

    Cuanta cantidad de voces!!!!!! Y yo que quisiera escuchar solo una!!!!!!
    EXELENTE GISELA !!!!!BESOS!!!!!!!

  2. María José Iglesias Arias B.Lis
    10 diciembre 2013 20:02

    Abrumadora mente bella la descripción de Las Voces y sus tipos: por tomo, sexo. . .la Vox Populi. . .no es la más bella; pero si, la más importante. Es la voz del pueblo. Como no recordar aquellos Ilustrados, como si fuesen deidades.
    Eres una HUMANISTA.