Nov 26 2009
419 lecturas

Política

Las “advertencias” imperiales, la ultraderecha venezolana y la mirada de Brasil

Néstor Francia.*

Chávez y las amenazas de Israel. El “movimiento estudiantil” opositor comparte intereses del imperio en tanto los dirigerntes chavistas son absorbidos por la burocracia. Embajador Valero en a ONU; Brownfield, Unasur y otras amenazas. El importante rol de Brasil en la crisis hondureña.

En el más reciente análisis hablamos del aumento de la injerencia sionista en América Latina y de la importancia que debemos darle a este asunto. En ese sentido, Chávez reiteró que Israel es “un brazo asesino del imperio yanqui” y adelantó que “lo que dijo el presidente de Israel lo tomamos como una amenaza y actuaremos en consecuencia”.

Paralelo con esta declaración, un pequeño grupo de estudiantes de oposición se presentó al hotel Alba Caracas para protestar por la presencia del Presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, a donde también acudieron integrantes de la “Mesa de la unidad” opositora con igual intención. Es justo preguntarse ¿por qué estos atorrantes no han movido un dedo para protestar por el golpe en Honduras, ya que hablan tanto de democracia? ¿Por qué no se han pronunciado por las bases militares gringas en Colombia, rechazadas por la inmensa mayoría de las naciones latinoamericanas?

La razón es clara: se trata de un “movimiento estudiantil” de ultraderecha, de inspiración fascista, cuyos intereses coinciden con los intereses del imperialismo, por eso son amigos del golpe en Honduras y del uribismo, y enemigos de Cuba y de Irán. Ahora, además, coinciden con el sionismo, que pretende determinar quiénes pueden ser nuestros relacionados y quiénes no.

Este “movimiento estudiantil” es una vergüenza para la historia de dignidad escrita desde siempre por los estudiantes venezolanos. Uno se pregunta: ¿Por qué la pasividad del movimiento estudiantil revolucionario, que es mucho más nutrido, si contamos la educación media y las universidades populares como la Bolivariana? ¿No será una consecuencia de la absorción de sus dirigentes naturales por la burocracia del Estado y por la estructura del PSUV?

Es por este tipo de preocupación que hemos planteado que en el Congreso del partido rojo debe discutirse el tema de los roles diferenciados aunque aliados: el rol del Estado (gobierno incluido), del partido y de las organizaciones populares. Cuatro gatos “estudiantiles” hacen ruido en las calles, mientras nuestros dirigentes del sector pasan la mayor parte del tiempo en oficinas o en reuniones políticas, y no donde debería ser, en el agua que aloja al pez, los estudiantes de carne y hueso. Nos roban la calle cotidiana las minorías impunemente, lo cual facilita la matriz de que los “estudiantes” son estos fascistas redomados.

Por su parte, Estados Unidos, el verdadero amo del “movimiento estudiantil” juega su papel declarando que espera de Venezuela que también exprese sus inquietudes sobre las “ambiciones nucleares” de Irán o los “derechos humanos” en ese país, esto por boca del portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly. 

Ante la visita del líder iraní a nuestro país, Kelly declaró: “esperamos de todos los países que mantengan cualquier tipo de contacto bilateral con Irán que enfaticen esas preocupaciones de la comunidad internacional”. El problema para ellos es que somos un país soberano e independiente, a despecho de los pitiyanquis de aquí.

En el caso de las bases estadounidenses, el embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas, Jorge Valero, alertó este miércoles al Consejo de Seguridad de esta instancia sobre el peligro que representan las bases militares estadounidenses para la paz y la seguridad de Suramérica, siguiendo con la táctica correcta de abordar el tema en las instancias multilaterales, para enfrentar la matriz que ha tratado de crear el Imperio de que se trata de un conflicto bilateral colombo-venezolano.

Entretanto, la diplomacia imperialista también actúa. El embajador de EEUU en Colombia, William Brownfield, aseguró este miércoles que prevé que su gobierno hará un pronunciamiento sobre el acuerdo de cooperación militar entre Bogotá y Wáshington antes de la próxima cumbre de la Unasur prevista para este viernes en Ecuador, aunque deja en claro que no hay marcha atrás en los planes agresivos del Imperio:

“Tenemos que aceptar que hemos llegado al punto final, en otras palabras podemos decir la misma cosa solamente equis número de veces, hasta que finalmente hay que aceptar que es la verdad o que nunca van a creernos y no vale la pena seguir en la misma polémica”. En la misma declaración apenas si se oculta la verdadera intención amenazante: “Queremos tener relaciones buenas con todos los países del hemisferio pero sabemos quiénes son nuestros amigos”.

Por cierto que el asesor especial de la presidencia brasileña, Marco Aurelio García, criticó ayer la actuación del mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, en la crisis de Honduras (y también en el debate sobre cambios climáticos). García afirmó que “consideramos lamentable que se quiera limpiar un golpe de Estado en un país que vive en estado de sitio”.

 Esta posición de Brasil es muy importante, dado el liderazgo que ejerce ese país en América Latina y su notable posición en el mundo como una de las naciones llamadas “emergentes”. Además, es evidente el respaldo brasileño a la legitimidad del presidente Zelaya, quien permanece alojado en la embajada del gran país del sur en Tegucigalpa. Entretanto, las polémicas elecciones ilegítimas están cada vez más cerca, tanto como el gran debate político que sus resultados generarán, sobre todo en nuestra América.

* Analista de asuntos políticos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario