Abr 6 2010
785 lecturas

Política

Las armas para la defensa y la comunicación, dos asuntos esenciales

Néstor Francia.*

El imperio reacciona ante compras de armamentos de Venezuela: las declaraciones de Crowley como parte de la campaña contra el país en año electoral. Lo que calla la prensa comercial sobre los asesinos del 11 de abril de 2002. Los jóvenes ponen a punto la guerrilla comunicacional en Caracas.

La reacción del imperio ante la anunciada nueva compra de armamento de Venezuela a Rusia no debe sorprendernos. Aquí no solo está involucrado lo geopolítico y lo militar. A Estados Unidos le preocupa, por supuesto, la creciente influencia rusa en lo que considera su patio trasero, así como el incremento de la capacidad de defensa de nuestro país.

Somos, claro está, a pesar de esas compras, un país extremadamente débil en lo militar si nos comparamos con el poderío imperial, pero cada vez estamos mejor preparados ante amenazas menores como Colombia, que es una ficha considerada por Estados Unidos para que le haga el mandado en América Latina sin que ellos necesariamente tengan que “ensuciarse las manos”.

Pero hay un aspecto acá a ser considerado, y es que cada declaración del Imperio sobre Venezuela pasa a formar parte de la guerra mediática desatada mundialmente contra nuestra Revolución, que viene en notable incremento en los tiempos recientes. Las palabras del portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, expresando que la principal preocupación de Estados Unidos ante una posible gran venta de armas de Rusia a Venezuela es que esos equipos vayan a parar a otros “lugares de la región”, refuerza de nuevo la matriz de que Venezuela está involucrada con los cárteles de la droga y señaladamente con la guerrilla colombiana.

Al mismo tiempo, Crowley abona a una táctica del Departamento de Estado para este año de elecciones parlamentarias nacionales, que consiste en apuntar hacia argumentos que maneja la oposición a lo interno, dentro de su discurso electoral. Ya ha habido varias referencias gringas a la situación de la energía eléctrica, uno de los principales temas que utilizan los opositores en sus avanzadas mediáticas. Ahora sale le vocero yanqui diciendo que “Podríamos pensar en mejores cosas en las cuales podrían invertir (esos 5.000 millones de dólares) en beneficio del pueblo venezolano”.

Es la manera en que habla normalmente, por ejemplo, el derechista dirigente de Primero Justicia, Julio Andrés Borges. No será la última vez que el Imperio intervenga, abierta o sutilmente, en estas elecciones tan decisivas para el futuro del proceso revolucionario.

Habló el Tribunal, otros no callan

La Corte de Apelaciones del estado Aragua ratificó la sentencia contra los comisarios Iván Simonovis, Lázaro Forero, Henry Vivas, y los seis efectivos de la PM, Marco Hurtado, Héctor Rovaín, Arube Pérez, Julio Rodríguez, Erasmo Bolívar y Luis Molina, por los hechos ocurridos en el centro de Caracas el 11 abril de 2002. La canalla mediática ha dado importante e interesada cobertura a esta decisión, con un denominador común: olvidar en lo posible el carácter de los cargos y la existencia concreta de las víctimas, tanto muertos como heridos, pues tratan de convertir un juicio por homicidio en uno de carácter político.

Todos los que vimos y sufrimos el horror de aquel golpe de Estado no podemos sino congraciarnos de que se esté haciendo justicia, si bien solo parcialmente, ya que muchos de los principales responsables de aquella tragedia andan libres y algunos hasta son candidatos a diputados.

Siempre que se acerca algún evento político de relevancia en Venezuela (el golpe de Estado de 2002, el sabotaje petrolero, elecciones), la oposición y la canalla mediática establecen como uno de sus principales blancos de ataque a PDVSA.

La razón es clara: estamos hablando del corazón económico de la República y del principal sostén financiero y logístico de las políticas sociales de la Revolución. Así que no tiene nada de raro que Marcel Granier se dedique en Aruba a desprestigiar a nuestra empresa petrolera, ni el sesgo que comienzan a darle los medios de la derecha a la negociación que involucra a la compra de acciones en una refinería ubicada en Santo Domingo. Se ha informado que el presidente dominicano, Leonel Fernández, viajará a Caracas el 19 de abril para firmar con Chávez el acuerdo de venta del 49% de las acciones de la estatal Refinería Dominicana de Petróleo, según expresó el ministro de Hacienda dominicano, Vicente Bengoa.

Una muestra de cómo se manejan estos temas en medios privados es el titular con el que se presenta la información en el medio digital Informe21: “Leonel Fernández viene por su ‘tajada’ en ‘negocio’ que Rafael Ramírez había descartado por no ‘conveniente’ ” (comillas en el original). Esta negociación, por supuesto, no es de ayer, y es natural que se dé un proceso de ofertas y contraofertas, de acercamientos en distintos sentidos, hasta cerrar el acuerdo. Pero ya la canalla mediática empieza a generar cizaña y a desvirtuar el carácter de nuestras políticas de negocios y alianzas en el área energética. En año electoral, sería ingenuo esperar otra cosa.

Las comunicaciones, campo de batalla

Una muy buena noticia nos ha alegrado esta mañana. En estos análisis hemos tratado varias veces el tema comunicacional y hemos insistido en la necesidad de sacarlo de la oficinas del MINCI y parcialmente de los medios masivos, para acercarlo más a la acción del pueblo.

El dos de marzo pasado habíamos dicho:

“Tal vez una excelente y algo olvidada noticia que surgió ayer pueda dar una luz sobre algo que hemos dicho varias veces, y que se refiere a la necesidad de sacar las políticas comunicacionales de las oficinas y los medios del Estado (que también son útiles y cumplen una buena pero insuficiente labor): en las instalaciones del liceo Fermín Toro, se llevó a cabo la conformación de los comandos de comunicación de los estudiantes de esta institución educativa”.

Y poco después, el 12 del mismo mes:

“Siguen los talleres de Guerrilla Comunicacional en el Liceo Fermín Toro… Esta valiosa experiencia ha tenido muy poca repercusión en el ámbito comunicacional revolucionario, en buena parte cegado por el burocratismo. La Guerrilla Comunicacional del Fermín Toro nos recuerda la práctica de los Dazibaos, los periódicos murales populares que tuvieron tanto éxito en China. Tanto el MINCI como el Frente Estudiantil Bicentenario deberían contribuir firmemente a extender esta buena idea a otros centros estudiantiles y organizaciones comunitarias ¿Será mucho pedir?”.

Pues bien, la Revolución está respondiendo a este tipo de inquietud que no es solo de este redactor. Según anuncio hecho ayer por la jefa de Gobierno del Distrito Capital, Jacqueline Faría, la juventud de las escuelas de Caracas se incorporará a partir de este mes a la batalla informativa y mediática, a través de la conformación de grupos organizados que se denominarán Comandos de Guerrilla Comunicacional:

“El presidente Hugo Chávez juramentará el 12 de abril próximo los primeros Comandos de Guerrilla Comunicacional, conformados, en principio por grupos de 25 jóvenes estudiantes de cuatro centros educativos de Caracas…Queremos que los comandos lleguen a cada esquina y rincón de Caracas para informar de forma veraz y oportuna”.

Felicitémonos todos, porque la Revolución está viva y es capaz de dar repuestas tan creativas como esta, que lanza al ruedo comunicacional toda la energía y la frescura de nuestra juventud.

* Analista de asuntos políticos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario