Oct 12 2013
1914 lecturas

Pol铆tica

Las complicidades de Agust铆n Edwards

Cuatro de los nueve candidatos presidenciales se prestaron para el show que cada cuatro a帽os monta la Fundaci贸n Paz Ciudadana en Casa Piedra -el recinto de los grandes eventos de la clase gobernante-. Su prop贸sito es que los candidatos a la Presidencia de la Rep煤blica se prosternen ante el amo supremo de la Fundaci贸n, Agust铆n Edwards Eastman, propietario de El Mercurio, criador de caballos, navegante y huaso de utiler铆a en Fiestas Patrias.

A los 85 a帽os, Edwards -que contribuy贸 a desatar la tragedia del terrorismo de Estado-, se ha convertido en sumo pont铆fice de las pol铆ticas de seguridad p煤blica, tema electoral regal贸n de la derecha. Los candidatos presidenciales someten a la aprobaci贸n de Edwards las medidas que proponen para combatir la delincuencia. Invariablemente consisten, sobre todo, en aumentar la dotaci贸n de Carabineros y de la PDI, y sus presupuestos. Lo cual no s贸lo merece la aprobaci贸n de Edwards sino de todo el empresariado que en la ocasi贸n atiborra Casa Piedra para cerciorarse que el pr贸ximo gobierno potenciar谩 la vigilancia de sus bancos y mansiones.
A ciertos candidatos les importa un comino que el presidente de la Fundaci贸n Paz Ciudadana sea el principal 鈥渃贸mplice pasivo鈥 de los miles de cr铆menes que se cometieron bajo la dictadura militar. Ni tampoco que Edwards haya servido a la CIA para conspirar contra su patria. Solo les interesa conseguir el visto bueno del poderoso industrial de la mentira cotidiana.
Como alumnos aplicados, se presentaron en Casa Piedra -con sus propuestas aprendidas de memoria-, las candidatas Michelle Bachelet y Evelyn Matthei, y los candidatos Marco Enr铆quez-Ominami y Franco Parisi. Luego del discurso de rigor de Edwards, trazando las pautas de una pol铆tica de Estado para la seguridad p煤blica, las y los candidatos recitaron aquello que les hicieron memorizar sus asesores. Esta vez Michelle Bachelet llevaba ventaja porque la vocera de su comando, Javiera Blanco, era hasta hace dos meses vocera de Paz Ciudadana en calidad de directora ejecutiva de la Fundaci贸n de Edwards. Y por supuesto la candidata de Nueva Mayor铆a (ex Concertaci贸n) plante贸 la contrataci贸n de miles de carabineros y detectives para cuidar la sagrada propiedad privada. Javiera Blanco fue tambi茅n subsecretaria de Carabineros en el gobierno de Bachelet, y seguramente ocupar谩 un cargo en el pr贸ximo gobierno si la candidata resulta elegida.
La Fundaci贸n de Edwards se especializa en este domin贸 de las personas que van y vienen del 谩rea p煤blica al trampol铆n de la empresa privada, y viceversa. El vicepresidente de Paz Ciudadana es Sergio Bitar, ex ministro de Educaci贸n y Obras P煤blicas de la Concertaci贸n, ex ministro de Miner铆a del presidente Salvador Allende, ex democratacristiano, ex Izquierda Cristiana y actual dirigente y financista del PPD. En el directorio de la Fundaci贸n tambi茅n est谩n la senadora DC Soledad Alvear, el ex ministro de Bachelet, Edmundo P茅rez Yoma, y el inefable Eugenio Tironi, ex Mapu, lobbista de alto bordo y asesor de lo que venga.
El m谩s ansioso en Casa Piedra, sin embargo, era el propio Edwards. Al d铆a siguiente deb铆a presentarse ante el ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Mario Carroza. El magistrado instruye un proceso contra los responsables civiles del golpe militar. La acusaci贸n la hacen agrupaciones de derechos humanos representadas por el abogado Eduardo Contreras. Ante el juez, Edwards tuvo que desembuchar parte de su siniestra historia. Se vio obligado a admitir, por ejemplo, su relaci贸n con la CIA. Tambi茅n que apenas Allende gan贸 el 4 de septiembre de 1970, Edwards despavorido parti贸 a Washington a gestionar la intervenci贸n norteamericana en Chile.
Adem谩s de su nexo con la CIA -que lo consideraba uno de sus principales colaboradores en Am茅rica Latina-, el due帽o de El Mercurio cont贸 con la ayuda de Donald Kendall, presidente de Pepsico, que lo conect贸 con el presidente Richard Nixon, que hab铆a sido abogado de Pepsi Cola. Ante el juez Carroza, Edwards reconoci贸 haber participado en una reuni贸n con Richard Helms, director de la CIA, y Henry Kissinger, consejero de seguridad nacional de Nixon y m谩s tarde secretario de Estado. Sin embargo, neg贸 haber pedido que EE.UU. interviniera en Chile para producir el desabastecimiento y la crisis que servir铆a de pretexto para derrocar al presidente Allende. Tambi茅n neg贸 haber recibido financiamiento de la CIA para El Mercurio. Sus evasivas, sin embargo, poco importan a estas alturas, porque la responsabilidad de Edwards en la trama golpista se encuentra acreditada en numerosos documentos desclasificados por el gobierno norteamericano, en el Informe Church del Senado de EE.UU., en las memorias de Henry Kissinger, etc.
La historia -sin duda- acusar谩 a Agust铆n Edwards Eastman de haber traicionado chile agustin-edwardsa su patria. Lo declarar谩 culpable de haber pedido la intervenci贸n de una potencia extranjera para derrocar al gobierno constitucional de Chile. Lo acusar谩 de haber inducido a las fuerzas armadas a pisotear la Constituci贸n y las leyes y lo considerar谩 corresponsable de la matanza de chilenos cometida entre 1973 y 1989.
En cuanto a las candidatas y candidatos que voluntariamente se convierten en 鈥渃贸mplices pasivos鈥 de este individuo: que los juzgue el veredicto del pueblo.

*Editorial de 鈥淧unto Final鈥, edici贸n N潞 791, 11 de octubre, 2013

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    3 Coment谩rios - A帽adir comentario

    Comentarios

    1. Julio
      16 octubre 2013 3:26

      Nunca Chile ha sido la patria de Agustin! Es solo un lugar donde puede expoliar a los ciudadanos para enriquecerse y servir lealmente a su verdadera patria los Estados Unidos de America. Por eso no nos confundamos. El capital no tiene patria..

    2. sandra
      16 octubre 2013 14:28

      Excelente art铆culo, indispensable para quienes quieren participar en las pr贸ximas elecciones con un m铆nimo respeto a su propia biograf铆a. Es una fotograf铆a m谩s que da cuenta de la alianza pol铆tica que promueve el sistema, con todas sus variantes para la ocasi贸n. Quienes lo lean tienen que darlo a conocer porque no es posible seguir votando a derecha diciendo que se hace a izquierda.

    3. Antonio Casalduero Recuero
      16 octubre 2013 21:16

      Desde hace mucho tiempo que se conoce la siniestra historia golpista de Agust铆n Edwards, sin embargo ha costado mucho que se masifique a nivel m谩s popular y que sus traiciones sean m谩s conocidas para el chileno 芦de a pie禄. Pero lo m谩s desconcertante y paradojal es que el El Mercurio, diario de su propiedad, sigue siendo el principal referente de la pol铆tica chilena, el que marca la pauta pol铆tica, el que conduce la discusi贸n, o sea, el que 芦sienta c谩tedra禄, independientemente de su filiaci贸n partidaria o de pensamiento que tenga quien sigue sus lineamientos. Ahora vemos que hasta los candidatos van a rendirle examen para que 茅l los apruebe; lo cierto es que no me extra帽a demasiado por las razones aqu铆 expuestas por el articulista, pero en Marcos Enr铆quez-O s铆 que me extra帽a, y de sobremanera… es una l谩stima.