Oct 30 2011
282 lecturas

OpiniónPolítica

Las elecciones argentinas y algunos mitos

Pero los impulsos democratizadores de la vida sindical, expresados en la creación de listas y de sindicatos democráticos, vienen de los sectores en lucha y se comunican a los más pasivos. Porque se vive nuevamente, como en los años 1940-1950 o 1970, una situación económica favorable que incorpora al trabajo y a la vida política a sectores de la juventud y que une a la juventud trabajadora con una juventud estudiantil que tiene un sector importante militante y muy sensible a las luchas sociales.

Eso crea una masa juvenil combativa e independiente y explica que, con una votación masiva superior al 77 por ciento, en algunas provincias los votos en blanco para diputados, senadores o concejales y alcaldes superasen al 11 por ciento (o sea, fuesen más que el opositor neoliberal más votado) y que los votos a CFK fuesen siempre por lo menos un 10 por ciento más que los de su lista para otros cargos. O explica la gran votación de izquierda socialista del FIT.

Queda, además, el hecho fundamental de que la votación record a CFK fue motivada por una necesidad de conservación, no por un deseo de desarrollo de un proyecto claro que no existe.

Los obreros votaron así para conservar lo recientemente adquirido gracias a un largo periodo de crecimiento al 8 por ciento anual. Los industriales para conservar sus enormes ganancias y los grandes apoyos que les da el gobierno. Las clases medias, para mantener su nuevo nivel de vida y de consumo. El peronismo del primer Perón, para llevar a cabo su proyecto capitalista de Argentina potencia se apoyaba –contra el imperialismo, las clases medias y la oligarquía- en la lucha y las reivindicaciones de los trabajadores, que trataba de controlar mediante la burocracia sindical.

Cristina ataca a ésta y busca apoyo en los industriales y paz con los soyeros, los mineros y el capital financiero internacional y a los trabajadores les da una política asistencial y distribucionista con bases poco sólidas y que depende de la crisis mundial. No estamos pues ante una victoria peronista sino ante un triunfo irrepetible del cristinismo. Las elecciones revelaron los límites del mismo y también que hay una izquierda social y que se refuerza un núcleo de una izquierda política.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario