May 14 2010
638 lecturas

OpiniónPolítica

Las primarias del PSUV dejaron secuelas secundarias

Aram Aharonian*

Las elecciones primarias realizadas en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) para seleccionar 140 candidatos a ocupar una curul en la próxima Asamblea Nacional ha dejado varias lecturas e interpretaciones, sobre todo después de denuncias y comentarios sobre varias formas de distorsión del proceso electoral, los abusos de los aparatos gubernamentales y el ventajismo de algunos candidatos con recursos económicos para hacer publicidad. Pareciera que unos fueron mucho más iguales que otros.

Sin lugar a dudas hay que destacar el triunfo que significó movilizar a más de dos millones y medio de militantes, interesados en participar en el acto electoral. Pero si consideramos ciertas las cifras de afiliados al PSUV difundidas por altos dirigentes, debemos también tener en cuenta que cuatro millones de militantes se quedaron en las casas o se abstuvieron de participar. Aquí quedan planteadas dos cuestiones: a) por qué no fueron a votar y b) cómo hacer para que participen en el acto electoral del 26 de septiembre.
 
Eleazar Díaz Rangel, director del diario Últimas Noticias, cita varias “d” como posibles causales del ausentismo: desinterés, desinformación, desilusión… El historiador Vladimir Acosta agrega dos “d” más y habla de decepción y desmotivación, producto del accionar de maquinarias y todo tipo de ventajismo por parte de la burocracia –conocida también como “boliburguesía”- , que margina a algunos sectores que se ven a sí mismos excluidos del proceso. Muchos dirigentes de base han denunciado que el PSUV está controlado por una derecha endógena que rodeó y secuestró prácticamente al presidente Hugo Chávez, alejándolo de todo contacto directo con el pueblo.
 
Desde la vereda de los triunfadores en la puja interna, Luis Aponte señala que en estas observaciones sólo se notan prejuicios pequeños burgueses. “Está claro que los camaradas que comulgan en estas posturas representan corrientes políticas e ideológicas y todo intento de subjetivización idealista no conduce sino a un chantaje en que nadie va a caer”, señala el vocero de la “línea oficial”, quien los tilda de ser la “super izquierda” dada a la “charlatanería sectaria”, convertida en “una campaña de rumores típica de la propaganda negra de la guerra de cuarta generación, de paso alimentando con fuerza a la canalla mediática (…) muy cercana a la línea mediática del imperialismo ”.
 
Aponte (un seudónimo), quien ya se había opuesto a una reunión crítica de intelectuales chavistas, señala la necesidad de deslastrarse de “la super izquierda” argumentando que “además del enemigo externo tenemos un enemigo interno” que “sólo le hace el juego al imperialismo, aunque este señalamiento les duela”. ¿Fractura, verticalismo absoluto y pensamiento único, desconocimiento de la diversidad y del necesario debate ideológico en la construcción de un proceso revolucionario?
 
Freddy Bernal, ex alcalde de Caracas, señaló que nuevamente se derrotó al “chavismo sin Chávez”, y ahora se debe discutir y acordar una sola oferta electoral con un Programa Mínimo Parlamentario definido por la defensa del liderazgo de Chávez (“con Chávez todo sin Chávez nada”), hacia el Parlamento Comunal.
 
Bernal instó a conformar las Milicias Bolivarianas Socialistas, para construir el “ejército de todo el pueblo”, ante las previsibles agresiones del enemigo imperialista y sus lacayos internos.
 
Algunos apuntes
 
Las elecciones primarias dieron el respaldo a 27 jóvenes, quienes disputarán el 26 de septiembre curules a la Asamblea Nacional. Paradójico, porque la oposición que utilizó a dirigentes universitarios en las acciones de calle contra el gobierno, no eligió ni a uno solo, postergando sus aspiraciones quizá para cuando los viejos dirigentes ya no estén.

Hay otros datos que alarman.
 
Pese a la declamada equidad de géneros, hay una notable ausencia de mujeres entre los 108 elegidos: apenas 23. Lo cierto es que no hubo interés en garantizar la igualdad de género tan buscada, puesto que las postuladas eran pocas y mucho menos en los puestos principales.
 
 Tampoco, a primera lectura, encontramos dirigentes obreros ni campesinos…. Pero aún está a tiempo el PSUV para integrarlos en sus listas. No debieran olvidar que el presidente llama de “obrerista” a su partido.
 
Otro dato que no fue valorado en su justa medida: de los 110 actuales diputados que se postularon apenas fueron seleccionados 18. Un claro reflejo de la opinión que tiene la propia militancia sobre la actuación de los diputados del PSUV en la Asamblea Nacional.
 
* Director del Observatorio Latinoamericano en Comunicación y Democracia. Director de Question, fundador de Telesur

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario