Feb 28 2011
663 lecturas

Opinión

Libia, ¿un nuevo Irak?

Luisa Bustamante.*

La situación libia ha acaparado el 99% de las noticias de la prensa internacional, sobre todo de las grandes agencias noticiosas transnacionales, sin embargo esto no significa que haya una información contundente sobre lo que allí ocurre, sino más bien una gigantesca desinformación. Se habla de una confusa situación, ya que el líder libio Muhammar Ghaddafi ha controlado toda la prensa y que lo poco que se sabe es a través de las redes sociales. Se habla de bombardeos y de miles de muertos pero, no hay fotos ni vídeos, ni evidencia.


Entonces surgen las preguntas:
¿qué pasa con los potentes satélites norteamericanos que son capaces de detectar hasta los menores detalles de las personas y ahora, nada? ¿En un país con un alto producto interno bruto (PIB), donde abunda la tecnología europea no hay posibilidades de mandar vídeos por You Tube de las horribles masacres? ¿Quiénes son los dirigentes de los “manifestantes pacíficos” y cuáles son sus demandas?

Tomando en cuenta que Libia tiene unas fuerzas armadas compuestas por un ejército de 50.000 hombres, una fuerza aérea de 18.000 efectivos y una fuerza naval compuesta por 8.000 integrantes, ¿Cómo pueden manifestantes pacíficos tomarse gran parte de las regiones petroleras del este de Libia, sin armas, defendidas por un ejército dispuesto a masacrar y fuertemente armado?

Desde luego Libia no es Egipto y Ghaddafi siempre fue un odiado enemigo de EEUU. Recordemos que Bush lo declaró parte del “eje del mal”; tampoco es un país pobre, tiene un alto PIB, 90.251 millones de dólares estadounidenses, y es una república popular que nacionalizó todas las petroleras transnacionales. Con una población de 6.294.000 habitantes tiene la menor densidad de población del mundo con 3.6 hab./km².y una relación comercial que abarca la UE con un 79% —sólo el comercio con Italia es un 40.4%— y 6.8% con EUA.

Un poco de historia

Libia después de la II Guerra Mundial se convierte en una monarquía a cargo del rey Idris I. En 1969, mientras veraneaba en la Costa Azul fue derrocado por un grupo de oficiales jóvenes que lideraba Ghaddafi en un golpe incruento. Era un país empobrecido, con más de un noventa por ciento de analfabetismo y una gran mortalidad infantil. Los dueños del petróleo eran empresas extranjeras.

Ghaddafi expropió las petroleras volviendo el petróleo a manos del pueblo libio, combatió el analfabetismo, fundó universidades, hospitales, construyó caminos y carreteras y comenzó un plan ambicioso para verdificar zonas desérticas.

En lo político, formuló lo que llamó la Tercera Vía universal, formando comités populares y dando forma a la Jamahiriya, una especie de poder popular.

Las mejoras sociales fueron notables llegando el PIB por habitante a 14.533 US dólares; el crecimiento anual del año 2010 fue de 6,7/%. Las expectativas de vida son de 74 años y la mortalidad infantil es de 18 por 1.000. El analfabetismo es de 5,5 en hombres con un gasto en educación de 2,7% del PIB mayor que el gasto el gasto en defensa que es de 1,1% del PIB.

Su deuda externa es de 5.521 millones de dólares estaounidernses y sus importaciones son de 11.500 millones de dólares, con exportaciones por 63.050 millones de dólares. Sus principales proveedores son la UE con 48,7%, (Italia 22,7%) y Asia con 31,1%.[1]

Desde luego un gobierno así no podía ser bien visto por el imperio. En 1983, barcos norteamericanos dispararon desde el Golfo de Sirte sobre el Palacio de Gobierno, dando muerte a una de las hijas de Ghaddafi, en uno de los numerosos intentos de asesinato que sufrió, pero el libio no estaba allí..

Este lamentable hecho produjo un cambio en la conducción política del líder libio, que se tradujo en un ablandamiento en su forma de combatir a su principal enemigo. Cometió errores, derivó hacia un nepotismo acentuado y se volvió autoritario. Quizás este hecho con el tiempo resultaría esencial para la situación que hoy vive la revolución libia.

Las garras del imperio y la genuflexión de la ONU

La situación producida en Libia merece un análisis distinto al de lo ocurrido en Egipto. Desde luego sirve para ver en toda su desvergüenza el accionar del imperio. Habla de genocidio y de aplicar sanciones a un régimen que dispara sobre civiles desarmados; sin embargo, cuando Israel bombardeó a la población civil palestina, (recordemos que Palestina no tiene ejército por no ser Estado), en la operación Plomo Fundido, no llamaron a la ONU, ni a aplicar sanciones y recientemente vetaron una condena a Israel por la muerte de población civil.

EEUU habla de DD.HH. sin acordarse de Guantánamo ni de las cárceles secretas de la CIA; habla de sentimientos humanitarios y lleva 10 años de intervención en Afganistán y destruyó Irak.

Datos de
– El Estado del Mundo 2011, Ediciones Akal (www.ikuska.com).
– www.telesurtv.net (señal en vivo o simplemente buscarla en Google).
   
* Licenciada en Sociología, Universidad ARCIS.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario