Feb 25 2011
532 lecturas

Política

Lo cierto y lo no cierto en Libia y en Venezuela

Néstror Francia.*

Corre el tiempo y se van aclarando algunas cosas sobre lo que ocurre en Libia, aunque aún hay preguntas y justificadas dudas. Fidel Castro, una de las voces contemporáneas de mayor lucidez, ha escrito un nuevo artículo sobre el tema (La danza macabra del cinismo, ver aquí) donde puntualiza algunas situaciones. 

 

El líder cubano pone el dedo en la llaga de lo que cada vez más se perfila como el peligro principal de lo que acontece en aquel país del Medio Oriente:
“El genio ha salido de la botella y la OTAN no sabe cómo controlarlo.
 

"Van a tratar de sacarle el máximo provecho a los lamentables sucesos de Libia. Nadie sería capaz de saber en este momento lo que allí está ocurriendo. Todas las cifras y versiones, hasta las más inverosímiles, han sido divulgadas por el imperio a través de los medios masivos, sembrando el caos y la desinformación”.

Lo primero que destaca aquí es sin duda la sombra del imperio que se cierne sobre los acontecimientos, aunque también Fidel insiste en la confusión que genera la masiva intervención de los medios de la derecha internacional. Del mismo modo vuelve sobre una realidad que cada vez se hace más discernible: “Es evidente que dentro de Libia se desarrolla una guerra civil”.

Al mismo tiempo, retorna sobre la intrigante niebla que cubre las realidades que allá se desarrollan: “¿Por qué y cómo se desató la misma?… ¿Quiénes pagarán las consecuencias?”.

El líder de la Revolución cubana deja planteado el tema más preocupante a futuro: “Los medios masivos del imperio han preparado el terreno para actuar. Nada tendría de extraño la intervención militar en Libia, con lo cual, además, garantizaría a Europa los casi dos millones de barriles diarios de petróleo ligero, si antes no ocurren sucesos que pongan fin a la jefatura o la vida de Gadafi”.
También el canciller cubano, Bruno Rodríguez, se ha pronunciado: “Algunos políticos y medios de prensa norteamericanos están incitando a la violencia, a la agresión militar y a la intervención extranjera. Los ánimos están exaltados en todas partes y temo que puedan conducir a graves errores internacionales e internos”, y respaldando aseveraciones de Fidel, añadió que las noticias que se están divulgando sobre Libia son “muy numerosas y no pocas veces contradictorias”.

Y también: “Deseamos que el pueblo libio logre una pronta solución pacífica y soberana a la situación allí creada, sin ningún tipo de injerencia ni intervención extranjera, que garantice la integridad de la nación libia”. Esta posición, que es la misma de Venezuela, es la más justa y oportuna, pues aboga por la paz al tiempo que rechaza las pretensiones del Imperio de aprovechar la situación para seguir ocupando territorios en aquellos parajes del planeta, en su intención de controlar importantes fuentes de petróleo.

Es precisamente esta posición justa la que atacan los escuálidos en Venezuela, exigiendo que nuestro país se alinee con las pretensiones yanquis, que siga al pie de la letra las matrices que crean los medios internacionales de la derecha y que se una a la urdimbre de complicidades que se comienza a tejer para facilitar las intenciones intervencionistas del Imperio. De allí la intervención ayer, en la comparecencia de ministros ante la Asamblea Nacional, del diputado pitiyanqui Gustavo Marcano, reclamando al canciller Nicolás Maduro la devolución de la réplica de la espada de Bolívar  por parte del líder libio.

A esto, nuestro canciller ha respondido con propiedad. “Se han dado los primeros pasos para un proceso de división en ese país. En Libia se ha iniciado un proceso de guerra civil….Repudiamos la violencia, pero hay que analizar el conflicto libio con objetividad”. Chávez reaccionó a través de su cuenta en Twitter y expresó su apoyo a Maduro: “Vamos Canciller Nicolás: ¡dales otra lección a esa ultraderecha pitiyanqui! ¡Viva Libia y su Independencia! ¡Gadafi enfrenta una guerra civil!”.

Tal como señaló Nicolás Maduro, los escuálidos callan ante los horrendos crímenes cometidos por el Imperio en Irak, Afganistán y otras latitudes, pero son muy solícitos al exigir condenas a Libia. Vladimir Gessen, por ejemplo, quien es propietario del portal escuálido Informe21.com, escribió un editorial furioso contra Chávez con relación al tema de Libia, donde entre otras barrabasadas afirma:

“Hoy, Chávez, Gadafi ha ordenado a sus fuerzas armadas tirar a matar y el baño de sangre ha comenzado. Cada vez son más los oficiales que se niegan a cumplir esta orden y también se ha ordenado fusilar a quienes no obedezcan al ‘líder’… Chávez, ¿Qué esperas para reafirmar que nunca ordenarás disparar contra el Pueblo? ¿Qué esperas para marcar distancia de Gadafi?”

¿Por qué tiene que reafirmar el Presidente lo que nunca ha hecho? Chávez ha mencionado infinidad de veces la frase de Bolívar que se refiere a este tema: “Maldito el soldado que vuelva las armas de la República contra su pueblo”. Pero los escuálidos  tienen mala memoria, o tal vez no están interesados en tener memoria alguna.

Entretanto, los hechos dan razón a las inquietudes que ha expresado Fidel. La Casa Blanca declaró ayer que no descarta nada en su respuesta a la “represión” del Gobierno libio contra una “revuelta popular”. El presidente estadounidense, Barack Obama, conversaría con el mandatario francés, Nicolás Sarkozy, y el primer ministro británico, David Cameron, para discutir la situación en Libia, agregó la Casa Blanca.

El secretario de prensa, Jay Carney, indicó que se revisarían todas las opciones, incluyendo sanciones, durante las conversaciones con los otros dos líderes, y añadió que “No descarto opciones bilaterales… No descarto nada”, y enfatizó que la situación en la nación petrolera del norte de Africa “exige acción rápida”.

PDVSA

Un nuevo éxito ha conseguido la política de diálogos puntuales de nuestro Gobierno. El grupo de trabajadores de Petróleos de Venezuela levantó la huelga de hambre que mantenía desde hace 37 días en la esquina de Pajaritos en Caracas.

Johan González, empleado, explicó que luego de una reunión con directivos de la Federación Unitaria de Trabajadores de Petróleo y con funcionarios de PDVSA, acordaron el reenganche a sus puestos de trabajo y el pago de salarios caídos. González señaló que el lunes podrán acudir hasta sus respectivas sedes de trabajo en el Zulia y Carabobo y reiteró que su lucha no fue por política, sino por exigir un derecho.

De nuevo nuestras instituciones reciben elogios de los involucrados en un conflicto, como ocurrió con los jóvenes de JAVU en torno a la actuación del ministro El Aissami. Ahora los reenganchados dijeron cosas buenas de nuestra estatal petrolera: “El acuerdo al que llegamos fue muy satisfactorio para todos. Los dos puntos que exigimos se corrigieron y evaluarán a compañeros críticos de salud por accidentes. Confiamos en PDVSA”.

 Las inteligentes políticas de nuestro gobierno abonan cada vez más a la estabilidad de la democracia revolucionaria y aíslan a la ultraderecha más recalcitrante. Mientras se mantiene el duro y esclarecedor debate político entre los dos modelos que se confrontan, teniendo como escenario principal la Asamblea Nacional, se privilegia el diálogo para la resolución de conflictos y otras situaciones puntuales, un manejo maestro de las dos manos, la izquierda y la derecha. Así es que se gobierna.

Analista de asuntos políticos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario