Ago 26 2007
314 lecturas

Opinión

LO ÉTICO, LO ESTÉTICO Y LO PATÉTICO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Quizás sería bueno que le preguntaran al obispo Goic, que fue el primero en meter este extraño vocablo en nuestro mundo político; a lo mejor él puede aclarar algo y entonces no sería necesaria esta enorme comisión que se demorará más de 6 meses en descubrir qué es la ética y qué es lo ético.

El señor obispo es el culpable de este lío y debería ayudar a desenredarlo. Porque no es ético lanzar la piedra y después retirar la mano ¿verdad? Los que se salen del lenguaje corriente y le complican la vida a todo el mundo al usar términos tan alejados de nuestra política habitual, tienen que apechugar.

Porque si se va a buscar la definición de ética en diccionarios, enciclopedias y otros libros, se encuentra que hay cerros, cordilleras de cosas escritas al respecto.

Yo me limité a buscarlo en Wikipedia, al fin y al cabo no se pueden andar comprando todos los libros que hay por ahí, porque sería difícil y ruinoso. Pero tampoco saqué gran cosa en limpio de Wikipedia, por lo que he tratado de acordarme de lo que me enseñaron en el colegio o en la universidad sobre ética. Y de lo único que estoy segura es que nunca me dijeron que fuera un problema técnico. Pero claro, yo estudié hace muchos años y como el mundo ha cambiado tanto, quizás la ética también se ha transformado en una técnica.

Será por eso que han nombrado a tantos técnicos en esta comisión, aunque yo, anticuada como soy, creía que los partidos de gobierno debían saber algo de lo que era ético en materia social.

Quizás sería preferible no hablar más de ética, puesto que sólo sabremos de qué se trata cuando el Consejo Asesor entregue su informe, en seis meses más. Mejor hablemos de lo que es bueno para el país y para el pueblo, que así resulta más fácil entenderse.

¿No sabe el gobierno lo que es bueno para el país y para el pueblo, y tiene que formar una comisión con gente de la oposición para que le ayude a dilucidarlo?

¿No sabe el gobierno si los trabajadores deben ganar salarios decentes o no?

¿No sabe el gobierno si la gente tiene que vivir en forma digna o no?

¿No tiene el gobierno políticas sociales ni laborales?

¿No puede el gobierno tocar ni con el pétalo de una rosa los intereses de los poderosos sin pedirles permiso a éstos primero?

Pues si es así, no se entiende para qué es gobierno ni para qué se hacen elecciones, en las que supuestamente se deben contrastar programas, políticas, ideas, posiciones “éticas” o como se las quiera llamar.

A mí me parece que todo este asunto no es ético ni estético, sino patético.

——————————-

* Abogada. Reside en México.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario