Ene 9 2011
696 lecturas

PolíticaSociedad

Los brigadieres argentinos y la narcomodelo

Raúl Kollman y Carlos Rodríguez*

La vinculación de los hijos de los brigadieres argentinos Juliá y Miret con el mundo del narcotráfico no parece una novedad, dado que registra un antecedente por demás ilustrativo.

En el segundo trimestre de 2010, un avión piloteado por el mismo equipo de hijos de brigadieres, detenidos en España con 944 kilos de cocaína, llevó hasta el aeropuerto de Viru Viru, en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, a un ciudadano argentino, Daniel Amitrano, y a un colombiano, John Wilson Díaz Vélez.

En ese mismo vuelo iban otros cuatro pasajeros. Todos están siendo investigados por el juez Marcelo Aguinsky en la causa donde se hizo famosa, con el mote de narcomodelo, Angie Sanclemente. Hay indicios que señalan a Amitrano como pareja de una mujer investigada en el expediente. Lo que analiza el magistrado es si Amitrano y Díaz Vélez fueron los proveedores de la cocaína que luego iba a ser transportada a Europa.

En esta oportunidad, transportaban casi una tonelada de cocaína en un avión de su empresa Medical Jet y los detuvieron en Barcelona. Uno de ellos, Gustavo Juliá, fue gerente del PAMI durante el gobierno de Duhalde y fue denunciado por la Oficina Anticorrupción.

Gustavo Adolfo y Eduardo Antonio Juliá, dos hijos del fallecido ex jefe de la Aeronáutica menemista, el brigadier José Juliá, y Gastón Miret, hijo del brigadier José Miret, ex secretario de Planeamiento durante la dictadura, fueron detenidos en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, por tráfico de cocaína. A los detenidos les resultará complicado pasar por mulas o por una confusión de equipaje: el cargamento era de casi una tonelada, un volumen semejante al de un placard de 3 metros cúbicos, y lo trasportaban en un avión de la empresa Medical Jet que, según los registros societarios, los tiene como accionistas principales.

El método era sofisticado. La espectacular Angie, supuestamente relacionada con un narco mexicano, reclutaba modelos para que hicieran un viaje a Cancún. Las valijas eran llevadas por la banda a Ezeiza y se entregaban en el check in. Según parece, el marbete de la valija se fotografiaba con un celular y se enviaba por mail a México. Allí esperaban la valija en el aeropuerto de Cancún, directamente le cambiaban el marbete y se embarcaba a Europa en uno de los centenares de charters que llevaban de regreso, ya bronceados, a turistas del Viejo Continente.

Buena parte del tiempo, Angie operaba en Mar del Plata, lugar al que curiosamente voló varias veces el avión ahora interceptado en Barcelona. El juez Aguinsky ya elevó a juicio la parte del expediente relacionada con la modelo y otras seis personas que serían sus cómplices, entre ellos un novio y su tío. Pero el magistrado tiene abierta otra causa sobre la provisión de la cocaína y es allí donde aparecen como sospechosos los viajeros a Santa Cruz de la Sierra que llegaron a Viru Viru llevados por los hermanos Juliá y por Miret.

Los argentinos llegaron a El Prat en un avión Callenger 604 de la compañía argentina Medical Jet, cargado con 944 kilos de cocaína de máxima pureza, de acuerdo con lo informado por la Guardia Civil española. En el avión viajaba una cuarta persona que quedó demorada, aunque luego fue liberada tras determinarse que no tenía vinculación con la maniobra.

Al conocer los arrestos, el Consulado argentino en Barcelona ofreció a los detenidos asistencia consular, pero ellos la rechazaron. Los especialistas dijeron que la droga secuestrada tiene un valor de reventa en el mercado ilegal de unos 45 millones de euros. La droga estaba fraccionada envuelta en un sinfín de paquetes de plástico multicolor, según pudo verse ayer en un video distribuido por la agencia EFE.

Las imágenes se conocieron en España ayer a mediodía. Allí se ve a un agente de la Guardia junto a centenares de paquetes rectangulares que contenían la cocaína secuestrada. Sobre uno de esos paquetes había un cartel que decía 944, en referencia a la cantidad estimada de kilos de droga secuestrados en el procedimiento.

Como se dijo, el avión que pertenecía a la empresa Medical Jet, creada en 1993 por el brigadier Juliá, había partido el 1º de enero desde Buenos Aires, aparentemente sin la droga, con destino inicial a la isla de Cabo Verde, frente a las costas de Africa, desde donde se dirigió luego hacia la ciudad de Barcelona. Todo indica que los investigadores en narcóticos de la Guardia Civil española estaban al tanto de la maniobra y los estaban aguardando para detenerlos no bien pisaban la pista. Una fuente de la investigación en España sostuvo que se trata de “una gran operación antinarcóticos, de las mayores contra el narcotráfico”.

Una de las preguntas que se hacen los investigadores es cómo llegó la droga a Cabo Verde, si es cierto que el avión partió sin mercadería a bordo desde Buenos Aires. “Lo que pensamos es que la droga sin duda salió de América del Sur, pero hay que investigar cómo fue el tráfico hasta Cabo Verde, donde posiblemente haya llegado por vía marítima”, sostuvo uno de los investigadores del caso.

Los expertos españoles recordaron que, desde hace algunos años, “Cabo Verde es uno de los centros mundiales más importantes de distribución de narcóticos de todo tipo, pero especialmente de cocaína”. Los barcos y aviones llegan desde distintos países de América y de allí parte luego la droga hacia los grandes centros comerciales de Europa.

*Periodistas argentinos, publicado en Página 12

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario