May 29 2012
923 lecturas

EconomíaPolítica

Los secretos de la NED en Venezuela

El COS (Jefe de Estación CIA) en Caracas tiene mucho trabajo, tanto que a veces sobrepasa sus fuerzas a pesar de que se mantiene en su aislada oficina hasta altas horas de la noche. No es para menos, aunque su Estación sea de las más grandes y la cantidad de “oficiales de caso” en la misma atrevidamente grande. El COS tiene mucho de qué preocuparse en Venezuela.| JAVIER SALADO.*

 

Nuevas formas y vías han surgido en el andar cotidiano de su oficina, y ahorita, el COS responde por las acciones de otras agencias e instituciones del gobierno estadounidense dedicadas a la subversión, como la USAID, el IRI, el NDI y las ya veteranas instituciones “pantallas” de la CIA: Freedom House y NED. Y es que a cada una de ellas, se le han destinado recursos multimillonarios para lograr el derrocamiento del proceso bolivariano venezolano, sin importar la vía.

 

Puede ser preparando un magnicidio, un golpe de Estado, creando líderes opositores o preparando la manipulación de las próximas elecciones presidenciales, en la que los súper analistas de Langley dan como seguro vencedor al comandante Hugo Chávez.
Una de estas agencias subversivas es la NED, denunciada ampliamente como una institución pantalla de la CIA y que en Venezuela desde hace años está trabajando para derrocar la Revolución bolivariana, como mismo trabaja contra Bolivia, Ecuador y Cuba.

 

El caso venezolano es particular y denota que su trabajo contra Venezuela es ilegal y utiliza métodos y medios de trabajo más semejantes a un servicio de espionaje, como la CIA, que a una institución que se destina a supuestamente promover la democracia en el mundo.

<p>&nbsp;</p>¿Por qué hago esta aseveración? Solo basta hacer una comparación entre los programas hacia Venezuela y Cuba de la NED del 2010, recogidos en el Reporte Anual 2010 de la NED (ver informes aquí y aquí) y se palparán sustanciosas diferencias. La mayor de ellas es que en el caso de Venezuela la NED no dice quiénes son los beneficiarios de los fondos que se destinan al país. ¿Por qué razón? ¿Por qué de manera deliberada esconden y protegen a estos destinatarios? ¿Es ilegal el trabajo que hacen? Si trabajaran dentro de la Ley, no hiciera falta mantener en el anonimato a estos individuos y/o instituciones.

 

Doy por descartado el verdadero interés que se esconde detrás de esta manipulación, el trabajo es sucio y hay que proteger a toda costa quién o quiénes se benefician con ello, así se evitarían denuncias que no son del agrado del imperio del Norte.

 

Para muestra un botón: en su informe relacionado con el trabajo desarrollado hacia Venezuela durante el año del 2010 (aún la NED no ha publicado su informe del año 2011) se recoge que invirtió en el 2010 un total de 2 866 046 dólares. Esto es lo que dicen de manera pública, ¿Y las partidas secretas no declaradas? ¿Cuánto no habrán gastado bajo la mística de la “seguridad nacional” y a espaldas del contribuyente norteamericano?

 

Este dinero se destinó a siete grandes programas:
Responsabilidad
Educación Cívica
Ideas Democráticas y Valores
Derechos Humanos
Libertad de Información
Fortaleciendo ONG y
Fortaleciendo Instituciones Políticas.

 

También al Instituto Republicano Internacional (IRI, por sus siglas en inglés); pero no nos engañemos con estos nombres tan sugestivos y nobles. Detrás de ellos se esconde un maquiavélico y bien estructurado diseño subversivo dirigido a crear instituciones y líderes políticos con el objetivo de enfrentarse a la revolución venezolana, prepararlos en formas de “lucha pacífica” a semejanza de las supuestas “Revoluciones de Colores” tal como recoge el Manual subversivo de Gene Sharp.

 

Para ello se impartieron cursos teóricos y prácticos, entrenamientos variados, se financiaron viajes al exterior, en especial a países de América Latina y a Estados Unidos, se trabajó con la juventud venezolana, con supuestos sectores marginados como las mujeres y los negros, a quienes definen como afro-venezolanos.

 

Llama la atención que a favor de estos tres sectores (jóvenes, mujeres y población negra) el gobierno revolucionario ha tomado importantes medidas dentro de las Misiones Sociales cuyo impacto puede ser ya palpado, aunque queda mucho por andar.
Por ejemplo, durante los años 2005 al 2007, estas agencias subversivas norteamericanas, en especial la NED y la USAID aumentaron el financiamiento a grupos juveniles opositores contra el gobierno de Chávez, y jóvenes venezolanos financiados por estas instituciones visitaron Washington y recibieron entrenamiento en técnicas “no violentas” de lucha en el propio Instituto Albert Einstein de Gene Sharp. (ver aquí). Recordemos las marchas de estudiantes de derecha con las manitas blancas pintadas.

 

Desglosando en parte este informe anual del trabajo secreto de la NED en Venezuela sobresale que en lo relacionado con la <b>responsabilidad</b>, con un presupuesto de 118.280 dólares, trabajaron en función de desarrollar talleres con vistas a preparar determinados sectores políticos para que estuvieran en la capacidad de enfrentar a los gobiernos municipales bolivarianos o fortalecer aquellos donde los partidos de la oposición dominaban.

 

En lo relacionado con la “educación cívica”, financiada con 349.932 dólares, su trabajo se dirigió a organizan talleres, seminarios, eventos, a crear líderes juveniles opositores dentro de la población negra venezolana, históricamente marginada por los gobiernos que antecedieron al de Hugo Chávez.

 

También para crear líderes juveniles dentro de otros sectores venezolanos, como las mujeres, las comunidades pobres, los barrios de la clase media y los universitarios, así como instituciones y movimientos sociales juveniles. Estos sectores juveniles recibieron (y recibirán) asesoramiento en la utilización de las nuevas tecnologías de la informática y las comunicaciones, a la vez que se les entrenó (y entrenará) para accionar de conjunto con otras organizaciones y movimientos opositores ya establecidos en el país.

 

Mediante el programa “ Ideas Democráticas y Valores”, con un monto de 74.234 dólares, se brindó entrenamiento intensivo a unos 200 líderes jóvenes opositores en ocho ciudades venezolanas, quienes fueron seleccionados por su irrestricto apoyo a las directrices del Norte. Como parte de esa preparación, se les capacitó para promover acciones desestabilizadoras dentro del territorio venezolano. Una idea de “alto valor democrático”.

 

El programa “Libertad de Información”, con 99.397 dólares, se encaminó a fortalecer a la gran prensa opositora venezolana, adiestrando a periodistas y editores para crear matrices de opinión, campañas y difundir calumnias contra el proceso bolivariano, en especial aquellas referidas a supuestas violaciones de la libertad de expresión en el país.

 

Con su programa “Derechos humanos”, con un presupuesto de 85.180 dólares, se trabajó para crear en las comunidades indígenas líderes y grupos opositores, con capacidad para enfrentar al gobierno venezolano. También el programa trató de fomentar campañas internacionales ante supuestas violaciones de los derechos humanos por parte del gobierno bolivariano y sus instituciones.

 

Un punto especial lo tuvo el financiamiento destinado al Instituto Republicano Internacional, institución que también recibe fondos del gobierno norteamericano a través de la USAID, y cuyo trabajo subversivo contra Venezuela ha sido denunciado en varias ocasiones. Este instituto recibió 706.180 dólares, gastados en preparar con fines opositores a miembros de la sociedad civil venezolana, así como a promover supuestos líderes políticos.

 

“Fortaleciendo las ONG” venezolanas recibió un total de 110.780 dólares, destinados a fortalecer la capacidad de dirección de líderes de ONG opositoras y establecer las bases para que estas ejecuten y desarrollen acciones desestabilizadoras multifacéticas contra el gobierno venezolano.

 

Por último, “Fortaleciendo las instituciones políticas” recibió 36.200 dólares, destinados a preparar fuerzas policiales en aquellos Estados donde gobierna la oposición, creando las condiciones para responder ante situaciones de crisis, donde se haga necesaria su actuación.

 

 

Vale decir, con un presupuesto de más de dos millones de dólares en el 2010 la NED desarrolló un vasto programa dentro de Venezuela, dirigido en lo fundamental a crear líderes y organizaciones opositoras en un amplio espectro del panorama político y social venezolano, en especial en aquellos sectores que caracterizan como de su interés: juventud y sectores marginados de la sociedad, buscando con ello restarle apoyo al proceso bolivariano e ir sentando las bases para un triunfo opositor en las elecciones generales- improbable y trasnochada posibilidad, reconocido así por sus “tanques pensantes” (think tanks).

 

No perdamos de vista que este dinero fue el invertido el año 2010, nada se sabe de lo que invirtieron el año 2011 y mucho menos de lo que se está invirtiendo ahora para promover a un candidato opositor con “capacidades” para derrocar a Chávez. Tampoco se conoce la cuantía asignada para preparar las acciones en el seguro escenario del triunfo revolucionario en noviembre.

 

Puedo aseverar algo: hablamos de cientos de miles de dólares. Hay mucho en juego y la NED y todo el entramado promovido, creado y financiado por ella dentro de Venezuela, se consideran listos para asumir cualquier forma de lucha que puede significar la caída de la Revolución Bolivariana de Venezuela.

 

El tiempo que resta para las elecciones cada día es menor y se conoce que la oposición está lista para accionar ante el seguro triunfo del PSUV en ellas, elevar al máximo sus campañas de descrédito y tratar de llevar al país a un estado de inestabilidad e ingobernabilidad que permita la intervención extranjera y por esa vía, el fin del gobierno revolucionario. Tal es el interés principal de la oposición y de sus financistas desde el exterior.

 

Vemos entonces, que la amplia maraña creada en Venezuela por la CIA, la USAID, la NED, el IRI, Freedom House, el NDI y otros tiene un solo fin: derrocar al gobierno del comandante Hugo Chávez, para lo cual cuentan con sus cipayos internos, a los que tratan infructuosamente de mantener en el anonimato.

——

* Politólogo, analista internacional.
En www.aporrea.org
.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    29 mayo 2012 20:27

    Afortunadamente, hay muchos analistas, historiadores y políticos venezolanos que tienen muy presente la experiencia vivida en Chile durante el gobierno de la Unidad Popular encabezada por Salvador Allende. La comisión Church fue la primera que denunció la intervención de la CIA en este país suramericano, algo que esta central de inteligencia norteamericana venía realizando desde el año 1963, con una financiación de millones y millones de dólares, hasta desembocar en el golpe de estado de 1973, el que desembocó en una tragedia nacional que se extiende hasta el día de hoy, a casi cuarenta años de ese sangriento golpe.
    La CIA también propició un golpe contra Chávez el año 2002, hasta colocó a un presidente al mando, el que duró casi dos días, llamado burlescamente hoy “el Breve”; sin embargo, la cohesión del pueblo fue más fuerte y logró revertirlo. Pero tampoco se figure la gente que la CIA ataca sin razón, por el sólo gusto de derrocar a quien se le opone. Allende fue derrocado para conseguir el cobre, o para que indemnizara a las compañías despojadas de este mineral, con dueño de periódico chileno haciendo lobby ante Nixon, pidiendo intervención militar de los marines en Chile; así como también Hussein fue derrocado para apropiarse de sus yacimientos petrolíferos (Bush tenía vendidos los pozos desde mucho antes del término de la guerra), y así están organizando un derrocamiento de Chávez, no es por otro motivo que quedarse con el petróleo, y además para que sirva como ejemplo para aquellos países de la región que se atrevan a enfrentarse a los EE.UU. La demonización de Chávez ha sido mundial, es el chacal, el come-niños, el déspota, el tirano, el abusador, el corrupto, etc. , y quien no esté debidamente informado caerá fácilmente en las trampas que proyectan artificialmente el desprestigio. Los medios deben cumplir en esta etapa un papel crucial, es preciso desenmascarar el engendro totalitarista del país del norte, el que aún se siente dueño de América Latina, al que considera su “patio trasero” y que castigará severamente al que ose enfrentársele.