Sep 12 2008
377 lecturas

Política

Los separatistas incrementan la violencia en Bolivia

surysur

Al menos nueve muertos y decenas de heridos dejó como saldo el ataque perpetrado en Pando por fuerzas de choque afines a la prefectura contra campesinos que defienden al gobierno de Evo Morales. El gobierno responsabilizó al prefecto, Leopoldo Fernández, por la masacre.

“Al menos son nueve los muertos y hay más de 60 heridos” en Tres Barracas  (Pando), afirmó a Télam una vocera del Ministerio de la Presidencia. El dirigente Antonio Moreno explicó que el enfrentamiento se produjo cuando los campesinos “sufrieron la emboscada por funcionarios y trabajadores del Servicio Departamental de Caminos y la Prefectura de Pando”. Citado por la agencia de noticias DPA, Moreno aseguró que “los agresores tenían ametralladoras y fusiles”.

El viceministro de Coordinación con Sectores Sociales y la Sociedad Civil, Sacha Llorenti, denunció que el prefecto Fernández “ha conculcado una masacre de campesinos a través de funcionarios de la Prefectura acompañados de asesinos causando la muerte de varios bolivianos”.

“Responsabilizamos a Leopoldo Fernández por estas muertes y por los sucesos que todavía lamentablemente siguen aconteciendo en Cobija y en otras poblaciones cercanas a la población pandina”, manifestó Llorenti.

Llorenti denunció que mercenarios contratados “atacaron a traición” mientras efectivos de la Policía Departamental realizaban una mediación para evitar un enfrentamiento. “Cuando se hacía la mediación los trabajadores de la Prefectura acompañados de sicarios portando armas de guerra dispararon en contra de los campesinos provocando varios muertos”, afirmó.

Por su parte, el presidente Evo Morales advirtió que “la paciencia tiene un límite”, al referirse a los hechos violentos que se suceden en los departamentos opositores. El mandatario reiteró que “es obligación del Gobierno defender la democracia y la unidad del país”. Además, dijo que los sectores opositores que están esperando que el gobierno tome medidas radicales, “no lo conseguirán”.

En este marco, el gobierno de Argentina reafirmó su respaldo “incondicional" al gobierno y al presidente Morales. Por su parte, el canciller de Brasil, Celso Amorim, dijo que su país “no reconocerá ningún gobierno ni ningún intento de gobierno que quiera sustituir al gobierno constitucional de Bolivia”. En el mismo sentido, se expresó el venezolano Hugo Chávez. Asimismo, representantes de la Comunidad Andina de Naciones y del Mercado Común del Sur rechazaron los actos de violencia y las maniobras separatistas.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario