Oct 1 2008
478 lecturas

Política

Lula, Chávez, Morales y Correa apuntalan la integración regional

Bolpress

Reunidos en Manaos, Brasil, los Presidentes Luiz Inácio Lula da Silva, Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa avanzaron en la construcción de la nueva geopolítica regional que permitirá unir a Manaos (Brasil), Orinoco, Caracas (Venezuela), y también de Manaos a Manta (Ecuador) y La Paz (Bolivia).

Lula y Chávez firmaron acuerdos de cooperación industrial y técnica para desarrollar programas en agricultura familiar y concluyeron un acuerdo entre PETROBRAS y PDVSA para la construcción y puesta en marcha de la Refinería Abreu e Lima, en Pernambuco.

Brasil y Ecuador suscribieron el acuerdo del "Eje Multimodal Manta-Manaos", una interconexión de carreteras, aeropuertos, puertos y vías fluviales en la cuenca amazónica que unirá a la ciudad portuaria de Manta, en la costa de Ecuador, con la de Manaos, en el centro de la Amazonía de Brasil. La obra podría extenderse hacia Venezuela y Bolivia, para unir a toda la región por la zona central de Suramérica

A mediados de julio, los gobiernos de Brasil y Bolivia firmaron un acuerdo para construir un corredor bioceánico que unirá las rutas La Paz – Guayaramerín – Puerto Belo- Manaos – Boavista – Santa Elena – Orinoco.

En días previos, comisiones de alto nivel de Bolivia y Brasil acordaron reforzar el control militar y policial en la frontera amazónica a fin de combatir al crimen organizado y frenar el tráfico de estupefacientes, madera, armas y contrabando. Organismos de seguridad ejecutarán un control coordinado entre el Ejército, la Policía, Aduanas, Migración y servicios forestales de ambos países.

Banco del Sur

Los estadistas analizaron la actual coyuntura de crisis financiera en Estados Unidos y sus posibles afectaciones en la región. Chávez alertó que ningún país puede decir que no será afectado por el "crash del neoliberalismo" y exhortó a garantizar más integración para fortalecer la economía de las naciones del área.

Correa aseguró que el Banco del Sur es clave para enfrentar la crisis. Recalcó que la entidad crediticia regional, aún en proyecto, podría contrarrestar efectos del colapso mundial capitalista. El Ejecutivo de Ecuador felicitó a Chávez por ser la figura que guió desde Caracas los cambios que actualmente experimenta para bien toda Latinoamérica.

En días pasados, el presidente de la Comisión de Asuntos Económicos del parlamento cubano Osvaldo Martínez aseveró que la unidad entre los países latinoamericanos y la reducción de su dependencia fuera de la región es clave para enfrentar la crisis económica mundial.

América Latina no creó la crisis, pero la sufre y sufrirá más si sus países no son capaces de desarrollar y perfeccionar mecanismos de complementación económica como la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la UNASUR, el Banco del Sur y PETROCARIBE.

El economista venezolano Eudomar Tovar explicó que los países latinoamericanos están en condiciones de desarrollar e impulsar una arquitectura financiera en beneficio de sus pueblos. El nacimiento del Banco del Sur y el Banco del ALBA fortalece el mercado financiero a nivel regional, permite corregir las asimetrías y reducir la pobreza en el área, apuntó.

Despierta América Latina

América Latina del siglo XXI es totalmente diferente de aquella región triste, derrotada, y entregada que por más de 20 años obedeció recetas de Washington, sostuvo Correa. Aquellos gobiernos entreguistas neoliberales cayeron. Ahora surgen gobiernos progresistas, soberanos, de izquierda, y populares. El neoliberalismo ha quedado aplastado en el basurero de la historia, subrayó el presidente ecuatoriano.

Morales dijo sentirse convencido más que nunca de su mensaje en la 63 Asamblea General de Naciones Unidas, cuando afirmó que el capitalismo no es la solución para los problemas de la humanidad, como lo demuestra la más reciente crisis financiera de Estados Unidos que la pagan los pobres. En ese contexto emerge América Latina como una reserva moral.

"Tenemos militares, indígenas, lideres sindicales, economistas, mujeres, religiosos, lo cual es otra muestra de cómo podemos interactuar los unos a los otros, cada uno con su experiencia", remarcó Evo Morales.

Hace poco la presidenta de Chile Michel Bachelet comentó que se pudo solucionar la reciente crisis política en Bolivia gracias a que los valores de la democracia, del diálogo, la paz y de los derechos humanos están tomando más fuerza que nunca en América Latina.

"Nos dicen que la región quiere dejar atrás momentos oscuros de su historia. Nos dicen que la democracia se asienta como sistema de gobierno. Nos dicen que la violencia en la política no tiene cabida alguna. Y nos dicen que estos valores, además de ser ampliamente compartidos por la ciudadanía, se están plasmando en el multilateralismo, en las instituciones y en el derecho internacional", afirmó la mandataria chilena y agregó que no existe una disyuntiva entre la afirmación de la propia identidad y la integración.

El 23 de mayo de 2008 se firmó el tratado constitutivo de la Unión Sudamericana de Naciones (UNASUR), un bloque que une a todos los 12 países independientes del subcontinente sudamericano (Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Brasil, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana y Surinam) y cuya meta es ir hacia un parlamento, pasaporte y moneda comunes. Este bloque permite el libre tránsito de todos ciudadanos y planea unir países, océanos y cuencas fluviales con caminos, canales u oleoductos.

UNASUR tiene una población estimada de 381.9 millones de habitantes y una superficie de 17.649.335 kilómetros cuadrados. Posee el 27% de las fuentes de agua dulce del mundo. Tiene ocho millones de kilómetros cuadrados de superficie forestal. Es el primer productor y exportador de alimentos del mundo y su PBI la convierte en la cuarta economía más grande del mundo.

Los pequeños hacen fuerza

Evo Morales y los presidentes de Paraguay Fernando Lugo y de Uruguay Tabaré Vázquez analizaron la posibilidad de reactivar el acuerdo denominado URUPABOL (Uruguay, Paraguay y Bolivia) en la reciente asamblea de la ONU. La idea de los mandatarios sería convertir a este acuerdo trinacional en un organismo de consulta política y económica; con miras a reforzar las relaciones diplomáticas, según un reporte de la periodista Margarita Torres de la agencia APM.

El convenio URUPABOL fue suscripto en Caracas el 25 de abril de 1963, y en junio del mismo año los gobiernos de los tres países firmaron en Asunción, Paraguay, un acuerdo para la constitución de una Comisión Permanente para estudiar el régimen del comercio internacional.

Dicho convenio tenía como objetivos centrales coordinar la representación ante el Banco Interamericano de Desarrollo y otros organismos internacionales de crédito; intensificar el intercambio comercial, cultural, artístico y científico; promover acciones para el mejoramiento de las condiciones de navegabilidad de los ríos, como también procurar la armonización de las legislaciones sobre navegación; proponer el mejoramiento de las interconexiones viales, ferroviarias, fluviales, áreas y de telecomunicaciones, y estudiar proyectos y realizar otras acciones de interés común.

Luego de 13 años de debates y a poco de institucionalizarse, URUPABOL naufragó por decisión del dictador paraguayo Alfredo Stroessner. Pero hoy el proyecto resurge en el marco de las voces críticas que se levantan respecto de las posibilidades concretas que les ofrece el Mercosur a países pequeños como Uruguay y Paraguay.

Volvieron a hablar del URUPABOL la semana pasada en Estados Unidos los cancilleres David Choquehanca por Bolivia; Gonzalo Fernández por Uruguay y Alejandro Hamed, por Paraguay. Tras la cumbre, los funcionarios dieron a conocer un comunicado en el que esbozaron los objetivos prioritarios relacionados a la posibilidad de reflotar el proyecto geopolítico.

Se quiere convertir al URUPABOL en "un mecanismo flexible de consultas políticas, que permita la consideración de temas de particular interés para los tres países"; al tiempo que se afirma la intención de "oficializar esta iniciativa en una próxima reunión internacional". En este marco, el canciller paraguayo remarcó la necesidad de impulsar un "nuevo" Mercosur; que apunte, sobre todo, a minimizar las asimetrías.

El representante de Paraguay manifestó que la integración no es solamente arancelaria o comercial e instó a reducir las disparidades existentes entre las economías de Brasil y Argentina, que ponen en situación de desventaja a los países más pequeños. El gobierno de Fernando Lugo está dispuesto a promover con fuerza el proceso para establecer una comunicación fluvial entre Bolivia, Paraguay y Uruguay.

La idea es que los países más chicos ejerzan una presión para que el proceso de integración en el Cono Sur se materialice en avances. Bolivia tiene una posición privilegiada en materia de recursos gasíferos; Paraguay -si fuesen atendidos sus reclamos por los excedentes de la energía de Itaipú- podría abastecer a Bolivia y Uruguay. (Ver: "Relaciones energéticas desiguales". APM 29/08/2008). Por su parte, Uruguay reúne inmejorables condiciones portuarias para centralizar el comercio ultramarino y ha anunciado inversiones para optimizar aún más el rubro. (Ver: "Uruguay como "el centro logístico" del Mercosur". APM 19/09/2008).

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario