Jun 17 2011
404 lecturas

Política

Malvinas: Gran Bretaña “sigue siendo una burda potencia en decadencia”

Fernando Cibeira*
 
 En respuesta al primer ministro británico –que había afirmado que “la soberanía de las islas no es negociable, punto final de la historia”–, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner aseguró que “los argentinos nunca creímos en puntos finales, ni en los derechos humanos ni en los derechos soberanos”, y criticó duramente los dichos de David Cameron.
 
 
Era de suponer, dado el carácter relevante que siempre le dio a la cuestión Malvinas en su agenda exterior, que la presidenta Cristina Kirchner saldría a responder las declaraciones primer ministro británico David Cameron en su presentación en el Parlamento. “Lo defino como un gesto de mediocridad y casi de estupidez”, afirmó la Presidenta durante un acto en Misiones
 
Lo que esta vez la irritó especialmente fue que Cameron hablara de un “punto final” en la discusión sobre la soberanía de las islas. “Los argentinos nunca creímos en los puntos finales ni en los derechos humanos ni mucho menos en los derechos soberanos de nuestras islas Malvinas, que solamente la mediocridad, que solamente la arrogancia cree que se puede poner punto final a una historia”, agregó. La relación bilateral, una vez más, quedó en estado de tensión.
 
Las afirmaciones de Cameron, el miércoles en el Parlamento, fueron en respuesta a una intervención del legislador Andrew Rosindell, quien se mostró preocupado porque la OEA –un organismo que incluye tradicionales aliados políticos del Reino Unido como Estados Unidos y Canadá–, había instado a la Argentina y a Gran Bretaña a negociar “cuanto antes” una solución a conflicto. Rosindell le pidió a Cameron que en el próximo encuentro que mantendrá con el presidente norteamericano Barack Obama le subrayara que Londres no tenía en sus planes entrar en negociaciones por el archipiélago.
 
“Mientras las Falklands quieran ser territorio soberano británico deben seguir siendo territorio soberano británico. Punto final de la historia”, respondió entonces Cameron. La intervención mereció una primera respuesta de la Cancillería argentina, que en comunicado adelantó que “deploraba” las declaraciones de Cameron, a las que consideró “un lamentable gesto de arrogancia”.
 
Cristina Kirchner viajó ayer a Misiones para inaugurar el Teatro Lírico de Posadas junto al gobernador K Maurice Closs, quien buscará ser reelecto en las elecciones del próximo domingo 26. En su discurso hizo un salpicado de temas hasta llegar a la cuestión Malvinas. “Hace unas horas nomás, quien es el primer ministro del Reino Unido tuvo lo que la Cancillería ha definido como un gesto de arrogancia y yo lo defino como un gesto de mediocridad y casi de estupidez, la palabra punto final para la historia de nuestras islas Malvinas, como un punto final a la historia”, remarcó la Presidenta desde el escenario.
 
En otro párrafo, aplaudido por la gente, insistió en que “vamos a seguir incansablemente reclamando no sólo esa soberanía sino que se sienten a dialogar y a negociar como marca la resolución de Naciones Unidas. Vamos a hacerlo en todos y cada uno de los foros, vamos a decir que en el siglo XXI siguen siendo una burda potencia colonial en decadencia, porque el colonialismo es algo antiguo además de injusto”. Y cerró con una promesa de continuidad en el reclamo. “Lo vamos a decir sin cansarnos, y lo harán los que vengan después de mí y los hijos de nuestros hijos, pero las vamos a volver a recuperar en el marco del derecho internacional y la paz, que no les quepan dudas”, concluyó.
 
En la ONU
 
 El cruce de declaraciones se produce justo en los días previos a la reunión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas donde cada año se trata la cuestión Malvinas (ver aparte). El canciller Héctor Timerman estará el martes próximo en Nueva York encabezando la delegación argentina. “Lo que tiene que quedar claro acá es que Inglaterra no está rechazando a la Argentina, sino que rechaza a la Asamblea General de las Naciones Unidas que cada año aprueba una resolución para que nos sentemos a negociar”, explicó ayer a Página/12.
 
El canciller marcó que los dichos de Cameron “ratifican una postura que Argentina ha denunciado muchas veces, que países que integran el Consejo de Seguridad de la ONU se comportan como si las resoluciones del organismo no existieran y no se les impone ninguna sanción”. Definió como “una actitud colonial” actuar como si no existiera el que se supone que es organismo multilateral más importante del mundo. “Atacan directamente la razón de ser de las Naciones Unidas”, opinó.
 
Desde la asunción de Néstor Kirchner, en 2003, la cuestión Malvinas tomó un rol preponderante en la política exterior. Pero el vínculo bilateral se tensó especialmente a comienzos del año pasado, cuando empresas británicas comenzaron a explorar los alrededores del archipiélago en busca de petróleo. Aunque siempre los datos fueron un tanto confusos, una de estas firmas anunció que había encontrado reservas en cantidad y calidad suficientes como para hacer viable su extracción. La noticia llevó a la Argentina a redoblar sus reclamos en todos los foros internacionales en los que participa, añadiendo a su habitual discurso la defensa de los recursos naturales no renovables.
 
Cristina Kirchner y Cameron conversaron en junio del año pasado, en ocasión de una cumbre del G-20 en Canadá, pero el tema Malvinas no se tocó. “Nosotros solemos hablar de las cosas donde corresponde hablarlas”, explicó la Presidenta.
 
Esta semana, antes de la dura réplica de ayer, hubo un in crescendo de hechos y declaraciones que giraron en torno de Malvinas. El lunes, la Presidenta reiteró el histórico reclamo argentino para que Inglaterra se siente a la mesa de negociaciones al reunirse con el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, de gira por Buenos Aires. El martes 14, cuando se cumplieron 29 años del fin de la guerra, Cristina Kirchner encabezó un acto en el que, en un hecho inédito, le entregó un DNI argentino a un malvinense. Allí reiteró algunos de los conceptos que suele desgranar cuando habla en público del conflicto. “Resulta casi ridículo pretender dominio geográfico a más de 14 mil kilómetros de distancia” y reclamó “por nuestros derechos, pero por sobre todas las cosas por el diálogo, por el respeto al derecho internacional, por volver a sentarnos a la mesa de negociaciones con el Reino Unido y poder dirimir civilizadamente esta controversia que ya lleva más de un siglo”.
 
*Periodista de Página 12
 
 
 

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario