Jul 27 2010
651 lecturas

PolíticaSociedad

Más allá del tabaco, la ofensiva de Tabaré contra Mujica: ¿El FA se hace humo?

Rubén Armendáriz*

Aunque usted no lo crea, la lucha contra el tabaco en Uruguay, produjo un grave enfrentamiento en la coalición progresista de gobierno, aunque hay quienes ven este “cisma” como la desesperación del ex presidente Tabaré Vázquez de retornar a los primeros planos y coartar la labor del gobierno de su sucesor, José Pepe Mujica.

Desde 2006 el gobierno frenteamplista en Uruguay inició la lucha a las muertes por el tabaco: las cajas de cigarros tienen el 80% de su área ocupada por imágenes (algunas extremadamente fuertes) mostrando los efectos del tabaco, se prohibió el uso de la palabra “light” para no engañar a los fumador y se prohibió fumar en todos los espacios cerrados públicos de su territorio. El chiste popular era que por suerte Vázquez era oncólogo y no sexólogo.

Según Otras Campanas, desde que se aplican estas medidas, los infartos de miocardio se redujeron un 17%, casi 200.000 personas dejaron de fumar (entre 3,5 millones de habitantes) y una consciencia contra el tabaco nació en la gente y llegó para quedarse. En tres años, el consumo de cigarrillo cayó de 50 a 31 por ciento, según estimaciones del gobierno anterior.

Pero héte aquí que en febrero pasado (cuando aún gobernaba Vázquez) la trasnacional tabacalera Phillip Morris (PM) anunció que, amparada en un tratado de inversiones que firmó Uruguay con Suiza por mediados de los 80, iniciará un juicio internacional contra Uruguay por las medidas mencionadas, lo que deja en claro el poder de estas empresas que siempre buscan dirimir sus controversias con gobiernos soberanos en tribunales del primer mundo, afines a sus intereses.

Ahora, el segundo gobierno frenteamplista, el de Pepe Mujica, prevé que los pictogramas que alertan sobre los efectos del tabaco en las cajas de los cigarrillos –con imágenes de extrema crudeza- se reduzcan a un 65 por ciento y permitir el uso de la palabra light, ante la amenaza de tener que pagar una multa multimillonaria.

Vázquez, que adelantó su “rechazo total, absoluto y categórico” a la medida en una entrevista televisiva, le transmitió su malestar al presidente del Frente Amplio, Jorge Brovetto, y aseguró que el país “no puede dar un paso atrás” en la lucha contra el tabaco.

Tabaré Vázquez, que ya había renunciado al Partido Socialista antes de abandonar la presidencia y los mentideros políticos señalan que está preparando el lanzamiento de un corriente socialdemócrata, escindiéndose del Frente Amplio, no pierde oportunidad para mantenerse vivo en los medios de comunicación, tratando de quitarle protagonismo a Mujica y su gobierno.

El ex presidente señaló: “Pertenezco a este gobierno, lo defiendo a muerte, apoyo totalmente las actividades, los pensamientos y las acciones que lleva adelante nuestro querido compañero José Mujica, pero en esto no lo puedo acompañar. Realmente expreso mi más profundo rechazo público a este tema", agregó.

El anuncio oficial de aplicar medidas que flexibilicen la férrea política antitabaco que se sigue en Uruguay, fue justificada desde el gobierno con el argumento de que se buscaba evitar las consecuencias que le puede traer al país el juicio iniciado en febrero pasado por la tabacalera Phillip Morris.

El ministro de Salud, Daniel Olesker, dijo a la prensa local que la exigencia “es menos de la que había, pero más de lo que establece el convenio marco de control del tabaco”, del cual el Uruguay es parte. Dijo que estas medidas, “no ponen en juego las políticas del gobierno sobre el tabaquismo” y que mantendrá “el aumento de precios tendiente a disminuir el consumo”.

Tabaré Vázquez adelantó que denunciará esta situación en un foro internacional, “en el Congreso Sudamericano de Oncología de Buenos Aires, que casualmente el tema principal es "Cáncer de Pulmón y Tabaquismo", dijo en declaraciones a la televisión.
 
*Periodista

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario