Nov 16 2011
976 lecturas

Participación ciudadana

Me permito agregar otro mentiroso

Me encontré con esta noticia de los mentirosos, presidentes Obama, Sarkozy y primer ministro Nenatnyahu, en Rebelión (www.rebelion.org) y me llamó mucho la atención; y una vez que la hube leído y pensado pude me pregunté por qué sólo se mencionaban a esas tres personas, me pareció injusto, así que me apresuro en agregar a mi presidente Piñera. | LAUTARO ROJO MILLAPÁN.

El que me sintiera con ese derecho de agregar a mi presidente, obedece a que no podía creer que se dejara afuera  de este grupo a un doctor en Ecomia, graduado en Harvard, que hoy ocupa la primera magistratura de gobierno en Chile.

De Piñera se ha dicho que “para mantener el lucro en la educación, el gobierno miente”. Quien manifiesta esto es nada menos que el estudiante Josè Ancalao, portavoz de la Federaciòn Mapuche de Estudiantes, Femae, e integrante de la mesa ejecutiva de la Confech. Y luego agrega Ancalao: “Hoy con todos los hechos actuales, vemos que el gobierno crea desolación golpeando, matando niños y a eso le llama ”mantener la paz”. Dejan que mueran con tal de mantener su economía viva, mantener —en este caso— el lucro en la educación.

"Eso se llama segregación económica, y además, en nuestro caso, racial. Bajo la excusa de que los 17 millones de chilenos no le pueden pagar la educación a las 3.000 mil personas màs ricas de Chile, quieren seguir castigando al país. Pero, señor defensor Mineduc, los màs pobres ya le venimos pagando la educación a los màs ricos hace muchos años.

"Le recuerdo  que somos nosotros los que pagamos màs impuestos que cualquier empresa de ustedes. Mi padre es obrero forestal y mientras màs trabaja más se enferma. En cambio, las forestales al tiempo más se enriquecen… ¿o usted puede argumentar lo contrario? ¿Por qué es imposible que un pobre reciba una educación gratuita es una universidad pùblica  que financian los impuestos de todos los chilenos?

"La educación, señor abogado litigante, no es gratis. Siempre la han pagado nuestros impuestos. El problema es que ustedes están cobrando dos veces".

Termina manifestando el estudiante Ancalao: “A nuestro gobierno debemos decir ¡sì señor! a cada iluminación de su divina providencia. Asì seriamos muy apreciados y pacificos. Sin embargo, le recuerdo que bajo el argumento legal de Kelsen, Hitler matò legalmente a miles de judíos. Esa ley era legal pero inmoral e injusta. Ahora ocupan el mismo fundamento hitleriano, y creo que al menos el ministro del Interior, entre otros, debería oponerse, por consecuencia. Estos días en diversos medios me catalogan como un duro, un ultra. Un extremista por haber cometido el pecado de ser dirigente mapuche y estudiante.

"Eso dice nuestro gobierno. Y yo les pregunto ¿no fue el libertador de Chile un extremista de la libertad? ¿No fue Jesùs un extremista del amor al prójimo? Mi querido jurista y ejecutivo, como dijo Thomàs Jefferson, ‘sostenemos que estas verdades son evidentes por sì mismas, que todos los hombres son creados iguales’”.

El estudiante Noam Titelman, recientemente elegido presidente de la Federaciòn de Universidad Catòlica, en reemplazo de Giorgio Jackson, que terminò su periodo presidencial. Titelman ha declarado mantener la línea de Jackson. En sus primeras declaraciones ha manifestado que: “Piñera no habla como una persona sincera… Pero al final, lo màs importante cuando uno habla es la honestidad y yo creo que Piñera no muestra honestidad, hay muy poca gente que le cree finalmente cuando habla”, sostuvo Noam Titelman.

Ademàs debemos recordar que Piñera en la ONU, cuando habló dijo maravillas de los estudiantes, mientras en Chile, su ministro del Interior había ordenado, a las fuerzas especiales de Carabineros, una de las màs bestiales represión en contra de los estudiantes, muchos de ellos fueron heridos y otros encarcelados y torturados. En resumen Piñera quedó ante el mundo como un gran mentiroso.

Ahora, para que el presidente Piñera se pueda limpiar un poco de sus mentiras, debe contestar, por ejemplo, a su colega el economista, Juliàn Alcayaga, todas las denuncias que ha hecho sobre el escándolo del mayor saqueo de su historia —refiriéndose a Codelco.

Los otros mentirosos

En cuanto a los otros tres mentirosos, esto parece una novela màs trágica que cómica. Porque se habla de una reunión en donde los microfonos quedaron abiertos, mientras Nocolàs Sakorzy confidenciaba al oído de Obama diciéndole: No lo puedo ver màs. Es un mentiroso”, refiriendose al Primer Ministro israelita, Netanyahu. Y Obama lejos de manifestar su desacuerdo, convalidò las palabras de Sarkozy diciendo:Tù estàs harto de él, pero yo tengo que tratarlo todavía con màs frecuencia que vos…¡todos los días!

Para un lego le sería difícil poder entender esto, pero nuestra obligaciòn en estos casos, nuestra misión, es abrirle los ojos al lector y hacerle ver que estos diálogos muchas veces desafortunados —porque las paredes tienen oídos, y por tanto lo que queda al descubierto es una hipocresía, un cinismo inescrupuloso, en los asuntos de interés público— develan la raíz que preside sus actos cuando se reúnen para declarar guerras o bombardear poblaciones civiles indefensas, Ccmo las ocurridas en Vietnam, y ahora en Irak, Libia. Afganistan.

¿No se le hicieron  por años grandes elogios a Netanyahu? ¿No se respaldaron incondicionalmente las iniciativas del “mentiroso” israelí? ¿Còmo explicar lo inexplicable, el apoyo financiero, militar y político a un insoportable mentiroso?
¿Còmo se puede seguir siendo asociado con un mentiroso como Netanyahu?

Sencillamente: ¿acaso  porque Netanyahu, estuvo al lado de EE.UU., cuando los 186 paises votaron repudiando el bloqueo a Cuba y derrotaron por enésima vez la postura de la Casa B lanca?

Todo esto  huele a una descomposición moral que corre desenfrenadamente  inventado peligrosas mentiras, como que de Sadam tenia armas de destrucción masiva, que Irán está a punto de contar con un artefacto nuclear, que Venezuela y Cuba amparan el terrrismo, que Evo Morales hace lo propio con el narcotràfico.

Pero, hoy por hoy, hasta en el propio corazón del imperialismo se ha encendido la mecha de la libertad contra la explotación. Ya no se le puede seguir mintiendo a los puebl9os con calumnias y montajes para mantener un sistema de un capitalismo totalmente salvaje y destructor.

¿Nos tocará a nosotros recordarlo día a día?
 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario