Jul 1 2007
245 lecturas

Economía

MERCOSUR,energía. – A LA MANERA DEL SEÑOR K

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

“Sin inversión no hay posibilidades de aumentar la producción y la integración” puntualizó Kirchner ante los periodistas que cubrieron la reunión de presidentes. El primer mandatario argentino hizo hincapié en que la crisis energética es una temática que incluye las decisiones del sector empresarial argentino. A esta iniciativa de Kirchner ya se la llamó un intento de “regionalizar” el problema central que sufre Argentina actualmente.

Que es la escasez de energía y la demanda maximizada de la misma por parte de una economía que crece y necesita de una infraestructura y de recursos cada vez mayor para mantenerse. Es más, deberían estar los recursos disponibles para que la economía siga en el camino del crecimiento, y no viceversa.

La solución a la crisis pareciera hacerse esperar. El jefe de gabinete, Alberto Fernández, sostuvo en relación a este problema que es “una cuestión de la región” y que se trabaja “en forma conjunta para resolverla”. La principal respuesta que se le puede atribuir a esta actitud es que el gobierno nacional busca conseguir el apoyo de los países con más energía del continente, Venezuela y Bolivia.

De reunión en reunión, Kirchner asistió a los encuentros bilaterales que mantuvo hace días con Lula Da Silva, Michelle Bachelet, Nicanor Duarte y Rafael Correa, y a la reunión de presidentes con Evo Morales, en la mañana del 29 de junio. A ésta última la calificó de “muy buena, con amplias coincidencias”.

Más allá de cuestiones todavía pendientes, por ejemplo el cómo se enviará gas a Chile si la crisis no se resuelve rápidamente, el presidente se mostró confiado en estos tipos de encuentros bilaterales. El primer mandatario consideró que el balance acerca de lo dialogado en la cumbre “fue muy positivo, porque se avanzó en la integración regional”.

Un asunto complejo

Sin embargo no todos los comentarios fueron en defensa de la integración regional solamente. En la “cumbre” se estimuló a EEUU y a la Unión Europea, junto a otros países desarrollados, a mostrar flexibilidad y voluntad política para reducir subvenciones y generar un mayor acceso a sus mercados para los productos agrícolas.

La crisis energética es un problema que deja de ser “crisis” para convertirse en un “miedo” latente cada comienzo de invierno. Se supone que con un mínimo gasto de energía de los grandes consumidores se paliará los cortes de luz –la falta de combustibles que son determinantes en esta situación–. Lo que resulta tormentoso ya que el factor económico es renuente y el otro factor tiempo no ayuda para que el gobierno tome cartas en el asunto.

La potencia de energía que se instalará con todas las centrales (4.300 MW) apenas supera la que se necesitaría para atender la demanda en el próximo trienio, a un ritmo de crecimiento menor que el actual y en un plazo que podría extenderse a cuatro o cinco años. Cuestiones que se deben responder en el cronograma oficial en el cual el gobierno dará respuestas a las casi 5.000 empresas que vieron alterados sus planes de producción por los avisos de racionamiento.

De esta reunión lo que sacó en limpio el presidente es que su par boliviano, Evo Morales, se comprometió a mantener el normal suministro de gas, pese al anuncio hecho días atrás en cuanto a reducir los volúmenes en un millón de metros cúbicos por día.

Crisis vs. estabilidad

Existe también el factor político que está en juego entre el gobierno actual y opositores. La crisis energética para el kirchnerismo fue la gota que rebalso el vaso, aunque fue apaleada con medidas para que no falte ni gas ni electricidad en los hogares. Pero, de todos modos, Kirchner se refirió en época de campaña para el ballottage en Capital Federal al “costo político” que conllevaría la crisis energética para su gestión. De hecho las consecuencias se dieron y se dan de a poco: perder las elecciones en Buenos Aires para el oficialismo fue la primera de ellas.

En la cumbre de presidentes Kirchner intentó recibir apoyo; no pierda de vista el lector que se sigue en campaña en función de las elecciones presidenciales. No obstante que el tema de la crisis se planteó con fervor en los medios de comunicación, en la agenda bilateral fue uno más entre otros:

“La reunión con el presidente Kirchner no es para ver sólo el tema del gas, también vamos a conversar para hacer una evaluación de lo que ha sido todo el trabajo con Argentina en estos tiempos”, señaló, por ejemplo, Michelle Bachelet.

——————————–

* Periodista. En el periódico argentino Diario Sic del 30 de junio de 2007.

www.diariosic.com.
La fotografía de apertura es de la agencia de noticias TELAM.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario