Jul 26 2005
250 lecturas

Economía

Minera amenaza tierras mapuches en Lleu-Lleu

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

LA INEVITABLE IRA DE AQUEL
AL QUE LE QUITARÁN TODO

Si todo sale bien, en un año el empresario de Concepción, Jaime Troncoso Sáez, podría estar explotando en Rucañanco, Contulmo, un yacimiento de minerales denominados “Tierras raras” y de ellos, el escandio, el más apetecido por su uso, entre otros, en la industria aeroespacial. Es a este proyecto al que aludían los manifestantes mapuches que, en la tarde del miércoles 20, atacaron vehículos de la comitiva del gobernador de Arauco, Néstor Matamala Peña.

El grupo de diez personas sostenía una reunión en el marco del programa “Gobierno más cerca” con mapuches de la comunidad Juana Millahual, en el sector de Rucañanco, a 30 kilómetros de Contulmo. Producto de la arremetida de los desconocidos, que dejó parabrisas quebrados y abolladuras en los vehículos, la comitiva pública debió permanecer dos horas refugiada en la sede donde sostenía el encuentro. Además del gobernador, en el grupo estaba el coordinador del Programa Orígenes, Mario González Acuña y el director regional de la Conadi, José Luis Lincoñir González, los cuales han evitado referirse al asunto

“¡Fuera las mineras de las tierras mapuches!”, rezaba, en rigor, un cartel recogido como medio de prueba por el fiscal Mario Elgueta Salinas en el sector Rucañanco, donde se constituyó y realizó “una pequeña reconstitución de escena”, como declaró al diario El Sur.

A pesar de que las autoridades de gobierno calificaron inicialmente sólo como “un rumor” la existencia de un proyecto minero en el área, el empresario Jaime Troncoso confirmó que incluso tiene derechos de exploración en la zona donde viven 17 familias mapuche, aunque su proyecto recién está en una etapa de evaluación económica. Pero no se trata de un rumor. Se trata de un plan con todas las de la ley, cuyo gestor es un empresario penquista del rubro de la minería que tiene propiedad minera en 3.100 hectáreas e inscrita su iniciativa como exploración en el Conservador de Minas.

Desde Santiago y ajeno a la batahola que dejó el ataque a los vehículos por parte de encapuchados que rechazan un futuro plan de explotación del subsuelo, Jaime Troncoso Sáez, dueño de la empresa Manto Rojo, explicó en detalle el proyecto al cual se oponen un grupo de mapuches del sector Rucañanco, donde planifica explotar.

En 2003 este empresario siguió los pasos de investigadores japoneses que años antes habían merodeado, sin resultados positivos, la provincia de Arauco en busca de minerales denominados “Tierras raras”. La suerte fue para él, porque finalmente dio con lo que creía podía estar bajo las tierras aledañas al lago Lleu Lleu: rutilo, vanadio y escandio, entre otros minerales. Puntualmente, el hallazgo de escandio es lo que enciende las antenas de este empresario, quien afirmó que actualmente el proyecto para explotar este mineral -el más apetecido- y los restantes, está en etapa de evaluación económica.

“Hay que hacer estudios para ver qué reservas hay y si conviene invertir y explotar. Es un proyecto que está en elaboración, pero despertó el interés de una empresa mexicana, por lo que es un proyecto millonario y si no hay problemas, en un año más podría estar funcionando”, aseguró Jaime Troncoso.

NO TODO ES TAN SIMPLE

Sin embargo los problemas ya han marcado el camino para esta iniciativa y el propio empresario lo sabe. En febrero de este año fue sacado bajo amenazas y machetes en mano desde un predio de la Forestal Mininco -cuyos terrenos son reclamados por la comunidad Juana Millahual- por un grupo que rechaza la iniciativa. Troncoso asegura que es un grupo mínimo el que está en contra de su idea y que la mayoría de las 17 familias de esa comunidad lo apoya, “porque dará trabajo”, afirmó.

El empresario aseguró que el interés de explotación está en conocimiento de las autoridades de Minería de la región, por lo que le extrañaron las palabras del director del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) Patricio Leiva Urzúa, que al día siguiente del incidente señaló a la prensa que “no hay proyectos de exploración ni explotación en dicha zona”.

“La reacción del grupo que atacó los vehículos de la Gobernación Provincial se explica por la falta de claridad que hay respecto del proyecto minero. De las autoridades de gobierno, que no quieren decir las cosas claramente y no llegan con la verdad. Por eso la gente se siente engañada y preocupada”. Así opina un conocedor del problema que se está gestando en la localidad Rucañanco y que prefiere mantener su nombre en reserva, “porque nadie sabe con qué (el gobierno) nos pueda salir”, explicó.

La oposición de un grupo de mapuches a la iniciativa de explotar el mineral encontrado en el subsuelo -el que está bajo el predio de Forestal Mininco y de un particular no mapuche, según los primeros sondeos- se fundamenta en la destrucción que una actividad de este tipo podría traer para el desarrollo turístico que se impulsa en el lago Lleu Lleu.

“Como las cosas no se dicen claras, no se sabe qué puede pasar. Además, ¿van a verse beneficiados los mapuche con una iniciativa de esta naturaleza?”, se preguntó la fuente. Para el impulsor del proyecto, Jaime Troncoso, “si hay complicaciones, hay que manejarlas de otra manera”.

–¿Cómo? –preguntamos–.

–Con plata. Esto es igual que en el caso del Alto Biobío (por la represa Ralco): si quieren tierras, se les da tierras. Lo importante es que lleguemos a un acuerdo económico.

SEREMI RECONOCE ANTECEDENTES

El seremi de Minería, José Luis Díaz Lagos, confirmó que existe interés de un empresario penquista en el subsuelo del sector Rucañanco, en el área del lago Lleu Lleu, pero dijo que aún no se puede hablar de “proyecto minero”, porque recién está en la fase de exploración, para lo cual cuenta con la concesión respectiva. “Aquí no hay un proyecto, él tiene un proceso en marcha que no ha terminado”, señaló categórico el seremi de Minería.

Para José Luis Díaz el hecho de que el particular Jaime Troncoso Sáez tenga una concesión de exploración (pedimento minero) no significa formalmente que haya un proyecto, razón por la cual -dijo- la autoridad de gobierno afirmó inicialmente que sólo era un “rumor” la existencia de un proyecto minero en la zona. “Por lo que tengo entendido, él está en un proceso de mensura, por lo que hay un pedimento minero aún inconcluso”, precisó la autoridad minera. Acotó que para que sea proyecto debe pasar varias etapas más, entre ellas presentar un Estudio de Impacto Ambiental ante la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama).

Sin embargo, más allá de las apreciaciones conceptuales, lo claro es que hay un interés real de un empresario por concretar una explotación en un área que incluye una zona que es reclamada por una comunidad mapuche, parte de la cual se opone a la iniciativa. Así lo explicó el propio Jaime Troncoso, quien ayer reiteró que seguirá con su idea adelante y que ésta podría concretarse en un año “si todo sale bien”, apuntó. Esto último, es desestimado por el seremi de Minería, quien dijo que este tipo de emprendimiento “es de larga duración”.

José Luis Díaz reconoció que como autoridad estaba al tanto de la idea de este particular y que se ha reunido con él. Aseguró que le ha manifestado una opinión política del tema: “Le dije que ahí -en el sector Rucañanco- hay un Area de Desarrollo Indígena que tiene una estrategia de desarrollo orientada al turismo, pero él es libre de hacer las exploraciones que quiera”, expresó.

La iniciativa del empresario penquista es extraer minerales -en conjunto con una firma mexicana- para poder comercializar ciertos elementos químicos, de los que el más relevante es el escandio. Éste tiene aplicaciones en la industria aeroespacial, se utiliza como rastreador en las refinerías de petróleo y, en términos más prácticos, está presente en equipos como televisores a color, lámparas fluorescentes y lámparas ahorradoras de energía.

AMENAZA AL TURISMO

La Provincia de Arauco ha hecho una apuesta por el desarrollo del turismo como polo de atracción para visitantes y en ese marco un proyecto minero, “habría que revisarlo, pero creo que podríamos tener algún revés con los que estamos haciendo (impulso al turismo)”. Así respondió el gobernador de Arauco, Néstor Matamala Peña ante el interés del empresario. Para el jefe provincial “cualquier proyecto que tenga un atisbo de contaminación se contradice con lo que estamos haciendo”. Aclaró que él nunca supo formalmente de las intenciones del empresario penquista. “Ese proyecto lo he escuchado sólo a la pasada”, aseguró.

Insistió en que se está haciendo un trabajo para declarar área de protección turística al lago Lleu Lleu. Esto, como parte de convenios que la gobernación ha establecido con las comunidades. En la zona de este espejo de agua hay 22 comunidades y en toda la provincia unas 50. Con matices, hasta ahora “estamos trabajando en buen pie”, aseguró el gobernador. “El tema de la minera recién se instala con esto”, acotó. Sin embargo, la inquietud existía en la comunidad Juana Millahual desde hace meses y ya en enero pasado personeros de la gobernación debieron responder a los temores de la gente. En esa oportunidad se les dijo que no había nada serio.

En Arauco, y puntualmente en la cordillera de Nahuelbuta, hasta ahora sólo se conocía de la existencia de reservas de fierro e, incluso, un estudio de la Corporación de Fomento a la Producción (Corfo) de la década de 1951/60 así lo da a conocer, explicó el ex seremi de Minería de la Región del Biobío y perito mensurador en minería, Juan Pablo Astudillo Encina. El profesional explicó que el fierro en este sector tiene un porcentaje de entre un 45 y 60%, por debajo de los 80, 90 y hasta 100% de fierro que hay en yacimientos en la tercera y cuarta regiones, razón por la cual nunca se ha explotado este mineral en la provincia.

“En esos años no era un proyecto rentable, pero a medida que van pasando los años y las técnicas son otras, puede que ahora lo sea. Yo creo que en 20 años más eso va a ser una realidad, porque el fierro está disminuyendo en el norte (del país)”, expresó. Respecto a la iniciativa del empresario penquista, que piensa explotar escandio, el ex seremi dijo que eso recién está en una etapa primaria y que duda que un un año más pueda concretarse. “Estas son cosas de largo aliento, tienen que pasar varias etapas, así es que la gente del sector no debe alarmarse todavía”, destacó.

¿Qué es el escandio? Es un elemento químico, cuyo símbolo es Sc y fue descubierto en 1879 por el químico sueco Lars Fredrik Nilsson. El mineral principal del escandio es la thortveitita, que se encuentra en formaciones graníticas (pegmatita) y en algunos minerales de estaño, tungsteno y de las Tierras raras. Escasamente se puede encontrar en la naturaleza, ya que se da en cantidades muy pequeñas.

El óxido de escandio se utiliza en luces de alta intensidad y, añadido yoduro de escandio, en lámparas de vapor de mercurio se consigue una luz solar artificial de muy alta calidad. El metal tiene aplicación en la industria aeroespacial, dado que presenta un punto de fusión muy superior al del aluminio. Además, se utiliza como rastreador en las refinerías de petróleo. En términos más prácticos puede hallarse en equipos como televisores a color, lámparas fluorescentes, lámparas ahorradoras de energía, y cristales. El tratamiento con solución de sulfato de escandio es un medio barato para mejorar la germinación de semillas.

El escandio es vertido al medio ambiente principalmente por industrias productoras de petróleo. También puede entrar en él cuando se desechan equipos domésticos, así se acumula gradualmente en suelos y agua.

En estado puro y debido a largas exposiciones puede causar embolias pulmonares. Además, puede ser una amenaza para el hígado cuando se acumula en el cuerpo.

———————————-

* En el periódico mapuche Azkintuwe (www.nodo50.org/azkintuwe).

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario