Jun 8 2005
271 lecturas

Política

Minera Escondida, se impondrá el diálogo

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Pocos paisajes más desolados que el desierto del altiplano andino donde se encuentra ubicada la mina de cobre La Escondida, propiedad de la empresa británica-australiana BHP Billiton. Cercana al mineral de Chuqicamata –la mina de cobre a tajo abierto más grande del mundo– La Escondida es el yacimiento cuprífero más rico entre los que se explotan en el planeta.

Allí, en una atmósfera de gran tensión y con presencia de tropas policiales, los obreros el huelga obtuvieron una importante victoria para los procedimientos que reglan las relaciones entre sindicatos y empresas: lograron romper el aislamiento de las autoridades del mineral, que habrían aceptado una instancia de discusión con los representantes de Sintrac CND.

Piel de Leopardo infomó sobre la huelga del personal que trabaja en el mineral para unas 15 compañías contratistas y subcontratistas (www.pieldeleopardo.com/modules.php?name=News&file=article&sid=1185). La división de las obras en las empresas –mineras, industriales, del agro, de la construcción, etc…– asignando tareas a contratistas y subcontratistas constituye un recurso habitual en Chile, lesivo para los intereses de los trabajadores y, en muchos casos, para la seguridad de sus vidas. Prácticamemte todos los obreros de la construcción heridos de gravedad o muertos en cumplimiento de sus actividades trabajaban para compañías contratistas y subcontratistas.

LA MARCHA Y LUEGO EL DIÁLOGO

Ayer, 7 de junio, los dirigentes, delegados, socios y simpatizantes del Sintrac-CND iniciaron una marcha al interior de Minera Escondida, dirigiéndose a la puerta de acceso principal como medida de presión sobre la empresa Fluor Daniel y a la mandante, la multinacional Escondida, quienes no han querido reconocer el proceso legal de negociación colectiva y no han querido conformar una mesa de diálogo para resolver las demandas de los trabajadores.

Al contrario, según informó Sintrac, la empresa ha apostado buses de carabineros y carros lanza aguas en el acceso a las faenas para frenar la marcha de alrededor de 3.500 trabajadores.

El conflicto en La Escondida –que produce el ocho por ciento del cobre mundial, más una cantidad no determinada con precisión de otros minerales– cuenta con la solidaridad de la Central Única de Trabajadores, sede Antofagasta, otros grupos obreros y del estudiantado local.

A última hora de la tarde del martes siete de junio no se había producido ningún acto de represión por parte de las fierzas policiales de Estado destacadas en el desierto por petición de la compañía minera; la marcha y concentración de trabajadores, por otra parte, se produjo sin la actividad de quintacolumnistas e infiltrados, que habitualmente provocan desórdenes para justificar la represión.

La movilización de los obreros se realizó en el marco de un proceso de negociación colectiva, frente a mas de 15 empresas contratistas y a su mandante multinacional anglo australiana, que no cuenta con las garantías mínimas de este procedimiento, pues se han despedido trabajadores, se ha despedido y reprimido a delegados y hasta se ha detenido dirigentes sindicales en una abierta y desleal práctica antisindical.

La Dirección Regional del Trabajo de Antofagasta, que debiera velar por el respeto y cumplimiento de estas normas mínimas, no ha desempeñado su función, por lo que esta manifestación también llama la atención sobre la actuación de este organismo que no ha intervenido frente a estos atropellos y prácticas antisindicales y tampoco exigido el cumplimiento de la normativa laboral, dejando a los trabajadores en una total desprotección frente a esta poderosa multinacional.

La determinación de los trabajadores, se informó a última hora del martes en forma extraoficial a Piel de Leopardo desde el mineral, habría conseguido lo que la empresa negaba: una instancia de diálogo.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario