Mar 23 2009
575 lecturas

Política

Mohamed Hassan: “Gaza es un lugar normal con gente normal”

Grégoire Lalieu y Michel Collon*

Fueron numerosas las reacciones a la entrevista de Mohamed Hassan sobre el Hamas. Muchos lectores expresaron su necesidad de información clara, precisa y puesta en perspectiva sobre este tipo de actualidad, es por ello que iniciaremos, con nuestro especialista de Oriente Medio, una serie de conversaciones para comprender el mundo musulmán, que se transformarán en un auténtico dossier.

El objetivo es suministrar las claves para una mejor comprensión de lo que está en juego a niveles sustanciales en esta región tan rica en materias primas, y disputada por las grandes potencias. Algunos lectores plantearon preguntas suplementarias sobre la anterior conversación con Mohamed Hassan a las que él responde en esta nueva entrevista, cerrando así el primer capítulo consagrado al Hamas.

–El Hamas es presentado como un movimiento terrorista e integrista. ¿Pero desde un punto de vista sociológico, qué clase de dirigentes y militantes activos componen el Hamas?

–Se debe comprender muy bien que Gaza es un lugar normal con gente normal. Sin embargo Israel –con un nuevo estilo colonialista– no autoriza el desarrollo de la economía palestina ya que este desarrollo representa un verdadero peligro para el Estado judío. Gaza tiene una muy buena base de artesanía tradicional. Por esta razón, Arafat había declarado al Parlamento Europeo: ‘Si nos ayudan, haremos de nuestro país un nuevo Singapur. ¡Si no hacen nada, esto será Somalia!’

"Israel tiene miedo de esta economía palestina rival. Esta es la razón por la que lo obstruyen a fin de guardar el monopolio. Gaza es una sociedad urbana con una población muy activa: intelectuales, clero, pequeña burguesía, asociaciones femeninas, "businessmen" trabajando en las importaciones/exportaciones… Todas estas clases componen el Hamas como movimiento nacionalista. También están los campesinos, pero en una muy pequeña proporción. Gaza es en efecto uno de los lugares con mayor densidad de población del mundo, no hay pues muchas tierras que explotar".

–Entonces el Hamas esta compuesto por todas las clases de la sociedad palestina. ¿Eso no conduce a contradicciones en el seno del movimiento?

–Por supuesto, el movimiento no es de una homogeneidad perfecta, pero actualmente, une a todas estas personas en torno a la resistencia. Efectivamente, la principal contradicción en el Hamas se refiere al hecho de ser más o menos radical en el combate. Sé que algunos europeos desearían que la resistencia esté llevada por un movimiento más progresista, pero la historia no es una ciencia exacta. Comparemos con Indonesia: el primer movimiento anticolonialista fue “Sarakat Al Islam”, un grupo islamista creado en 1920 para combatir la ocupación holandesa.

"En este contexto Lenin envió a Indonesia un comunista holandés, Henk Sneevliet, quién –a su llegada–, encontró este joven movimiento nacionalista islamista. ¿Qué habría hecho usted en su lugar? Henk Sneevliet decidió trabajar con ellos. Era muy paciente y muy astuto, lo que le llevó a transformar este movimiento en un movimiento comunista que más tarde se convertiría en el Partido Comunista de Indonesia, el segundo en orden de importancia en todo Asia. La paciencia es esencial en política".

–¿Se nos pregunta si hay comunistas en Palestina? ¿Una alianza con el Hamas es posible como el Hezbollá lo fue en el Líbano en 2006?

–En Palestina y en otros países musulmanes, necesitan comunistas específicos como este holandés; comunistas armados de paciencia, visionarios, independientes en sus ideas y capaces de desarrollar su táctica in situ. Los árabes no tienen necesidad de lo que yo llamo los “comunistas fax”, estos comunistas que dan sus órdenes desde el exterior.

"Todas las revoluciones exitosas ha sido “hechas en casa”, pero algunos comunistas árabes están como el pimiento: rojo exteriormente y blanco dentro; quiero decir que cada uno de ellos debería hacer su trabajo en base a las especificidades de su región. Es en Palestina, donde se deben buscar los elementos más democráticos que quieran luchar contra la ocupación, si esos elementos están en el Hamas, los comunistas deben acercarse y trabajar con ellos.

"¡Mire, yo puedo tener contradicciones con mi mujer, mis hijos, mi hija, mi perro y mi gato! Pero todas estas contradicciones se sitúan en el seno de la familia y debo solucionarlas mediante el debate y la negociación. ¡Por el contrario, si alguien apunta un fusil sobre mi, esa será una contradicción mayor!

"Los comunistas palestinos deben clarificar quienes son sus aliados y quienes sus enemigos. Pueden tener contradicciones con el Hamas y los otros partidos, pero deben superarlas en familia, ya que estas contradicciones son secundarias en relación al problema que tienen con Israel".

–En la entrevista anterior, usted mencionó la semejanza entre el Hamas y el IRA, el movimiento católico irlandés luchando por la independencia total de Irlanda. Pero el IRA nunca ha pretendido instaurar un Estado religioso. ¿No es esto lo que bloquea a los europeos progresistas respecto de su apoyo al Hamas?

–Les hablé del movimiento islamista indonesio. Su programa máximo era sacar a los holandeses de Indonesia e instaurar un régimen islamista, pero el movimiento cambió por sí mismo y se convirtió más tarde en el Partido Comunista de Indonesia. ¿Cómo el Hamas va a evolucionar? No hay bola de cristal para decirlo, como lo expliqué antes, la historia no es una ciencia exacta.

"El Hamas también tiene un programa máximo, pero hoy su principal tarea es la resistencia al Estado sionista. Mañana, podría tener una combinación de distintos factores, como un nuevo liderazgo y nuevas ideas, que podrían hacer utilizar al Hamas el camino de una revolución democrática.

"El hecho es que los progresistas –que quieren sostener a los palestinos– querrían tener la garantía completa que todo pasará bien. Pero no hay nunca garantías completas. ¿Quién habría podido predecir el decaimiento del partido comunista soviético que había realizado la primera revolución socialista en un país y apoyado todos los movimientos anticolonialistas en el mundo?

"Nadie había previsto que Arafat negociara los Acuerdos de Oslo del modo que lo hizo. Bueno, y aquí donde estamos: el Hamas es la resistencia. No los apoyo en sus posiciones sobre la mujer, ni en su programa económico o en sus ideas fatalistas. Los apoyo sobre el punto más importante: son un movimiento nacionalista de resistentes que luchan in situ. ¿Y quién puede decir qué harán mañana?

"Tenemos movimientos islamistas que se convirtieron en agentes pro imperialistas en Afganistán o Arabia Saudí por ejemplo. ¿Por qué las personas que hacen estas preguntas sobre el Hamas no se las hacen también sobre estos países?"

–Amnesty condenó el Hamas por la eliminación de opositores en la sociedad palestina después de la guerra. ¿Qué pueden decir al respecto?

–En toda guerra, van a existir los llamados: accidentes o excesos; pero hay un problema mayor: los infiltrados. Una guerra no se resume por disparos, está también la dimensión política. Israel no ataca a los palestinos sólo con bombas, los ataca de igual forma desde dentro creando enemigos internos. Con Egipto y Jordania, Israel creó una red de información muy sofisticada, y con la ayuda de estos países, Israel pretende aplastar a la resistencia palestina y el Hamas.

"Con todo el dinero que tienen, pueden pagar traidores; estos infiltrados utilizan teléfonos móviles y llaman a Egipto o Jordania. A continuación, la información remonta hasta Israel.

"El Estado sionista quiere cortar la cabeza del Hamas para aplastar la resistencia. Para llegar a eso, debe saber qué casa bombardear. Hay una cosa muy importante a saber: el primer ataque israelí se lanzó sobre la comisaría de Gaza a una hora bien precisa, la del cambio de guardia. Era el momento exacto en el que había un máximo de policías en la comisaría. ¿Cómo Israel lo sabía? Gracias sus a sus infiltrados. ¡Es una guerra, no una fiesta! El Hamas se defiende".

–¿Por qué el Hamas recientemente se apropió de las ayudas de la ONU?

–Creo que fueron muy astutos al haber hecho eso. Permítame explicarlo. Por la UNRWA, y solamente por esta agencia, la comida y las ayudas entran en Gaza. Israel podía extraer información táctica. Un elemento muy importante es que la guerra israelí se lanzó el 27 de diciembre basándose los servicios de información, que sabían que había muy poca comida en Gaza en ese momento. Ahí tiene cómo Israel ha procedido: en primer lugar, bloquearon la frontera para garantizar que la comida no volvería a entrar; a continuación, atacaron, sabiendo que los palestinos no podrían aguantar más de diez días.

"Tsahal bombardeó los depósitos de la ONU porque pensaban que sin comida, la población se volvería contra el Hamas, pero después del duodécimo día de conflicto, la resistencia seguía e Israel detuvo el bombardeo de los silos de la ONU. Pienso que en lo sucesivo, el Hamas no dejará de nuevo que la comida se queme bajo las bombas israelíes. Esta es la razón por la que ellos mismos quieren garantizar la distribución de la ayuda".

–¿Por qué el Hamas continúa lanzando cohetes sabiendo que Israel usa este argumento para su propaganda de guerra y que eso conduce a la represión de la población palestina? ¿Los “Qassam” son útiles?

–Para una rata, el animal más peligroso es el gato, no le preocupa el león o el hipopótamo. Y para el gato, la comida más deliciosa es la rata. La lógica del Qassam se sitúa a este nivel: los Qassam son una violación del embargo y una señal de rechazo a la concentración de los palestinos que viven en un gueto; es un mensaje que envía un pueblo oprimido: “Todavía estamos vivos y seguiremos resistiendo”; es también un mensaje lanzado a los ciudadanos israelíes que creen que su ejército y su gobierno pueden garantizarles su seguridad, pero después de 60 años, la seguridad de su nación no puede ser garantizada. Muchos ciudadanos huyen de Israel por esta razón y el Gobierno –ahora– debe hacer frente a una crisis demográfica.

"Esta es la razón por la que los dirigentes israelíes hicieron una guerra para aplastar el Hamas. ¡Y para tener bastantes judíos y solucionar la crisis demográfica, hasta fueron a buscar en las montañas del Perú! Los convirtieron al judaísmo, luego los trajeron a la frontera israelí, en primera línea ante el enemigo. Estos indoamericanos recibieron casas y fusiles. He aquí los nuevos colonos. El hecho es que, cualquiera puede vivir en Israel, ¡excepto los palestinos!"

* Investig’Action / Michel Collon.
Traducción: Patricia Parga–Vega. Corrección: Lisette Maillet H. y Rodrigo Olivares Vergara.
La entrevista anterior a que hace referencia el texto se encuentra, en este portal, <a href="http://www.surysur.net/?q=node/10096">aquí<a/>.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario