Jun 27 2006
275 lecturas

Cultura

Mundos de la poesía: – REALISMO ONÍRICO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El realismo onírico es el ojo del ensueño, que trastorna la conciencia para que viaje a un estado alterado de plenitud e intensidad sensorial. Breton y sus adláteres vieron en el sicoanálisis la afirmación de algo que ya intuían: soñar es tan real como la vigilia. Se habita la realidad tanto despierto como soñando.

El superrealismo –o surrealismo– trata de superponer sobre la realidad lo imaginario y lo irracional mediante el automatismo psíquico expresado en la escritura automática. Como resultado obtiene una serie de imágenes oníricas que, paradójicamente, el pincel ha sabido mostrar con mayor ferocidad.

Los surrealistas pensaban que explorando en el subconsciente del individuo –o en su inconsciencia– afloraba lo irracional e imaginario reprimido por el superyo y la conciencia. Hacer que aflorase el inconsciente colectivo en la obra individual se suponía una proeza. Huidobro lanza entonces su diatriba creacionista, propugnando que el poeta debe alcanzar la supraconciencia –o estado de delirio poético– a fin de crear mundos autónomos y nuevos.

El poeta debe hacer vibrar la caja cerebral a su máxima capacidad a fin de hallar un estado de conciencia extrahabitual. Pero la maravilla también puede ser sicodélica. Los paraísos artificiales fueron explorados por los beats, que removieron el piso de la conciencia estándar a base de sicotrópicos y coloquialismos callejeros. El resultado de sus vivencias fue un aullido que ya lleva 50 años perdurando y una prosa improvisada trashumante que recorre la carretera panamericana.

Pocos años antes, y retomando el hilo de la búsqueda de la maravilla mediante la estética de la belleza convulsiva y la intuición del azar objetivo, Carpentier había abierto un prieto baúl caribeño con alhajas y tambores. Encuentra entonces, en la mixtura y el hibridismo, una realidad maravillosa: el continente americano.

foto

Como en la patafísica, que propone soluciones imaginarias a problemas concretos, los cultivadores del género fantástico también sintieron idolatría por la irrealidad. La magia tiene su entrada tardía en el imaginario del circuito hispanoamericano. Adondequiera que se mire hay magia, porque ésta es la condición de América Latina. ¡Bah! Pareciera que con el realismo mágico nos hubiéramos apropiado de Rilke para mirar el mundo como si lo viésemos por primera vez. Pero, ¿qué se ve cuando se mira: un cráneo de bronce vallejiano, un aleph borgeano, un sicomago haciendo antipoesía, o todo junto?

El brujo yaqui, don Juan Matus, le recomienda a Carlos Castaneda que mire intensamente sin fijar la vista. Aquí es donde el brujo y el poeta se encuentran, porque si el estado de ensueño es un acto de brujería para viajar entremundos, la poesía es la resonancia vibratoria que hace que la conciencia viaje por el espacio y proyecte su ojo en la realidad ensoñada.

Los aborígenes australianos creen que las hormigas verdes sueñan el mundo. Segismundo se preguntaba lo mismo: ¿es la vida sueño? Los monjes hinduistas hacen votos a Brahma, que sueña el mundo donde se baten a duelo Visnú –el preservador– y Shiva –la transformadora–. Quizás los antiguos mayas estaban en lo cierto: la Tierra pasa por un haz de luz cada 5.125 años, despertando la mente y la inteligencia dormidas.

Cuando Nezalhualcoyótl, angustiado, se lamentaba ante la fragilidad de las flores, el verso alejandrino detenía el mundo en una imagen dictada por el labio clerical: resonancia humana en desasosiego. ¿Será el año 2012 otra farsa enquistada por la ansiedad civilizatoria? ¿Es que la serpiente de Paz se enrolla sin saber dónde está el comienzo?

No hay nada que el cuerpo no diga, porque su carne triste entre los libros gobierna y timonea. La gata se desliza por un librero viejo como teclado mudo y abre la página en el poema Zona. El cuerpo también es la antena que sintoniza –o se quema– dependiendo de cuantos voltios traiga el haz de luz. Sin experiencia no hay materia y sin pulpa no hay realidad.

Cuando las palabras son ajenas, dejan una cáscara quebradiza sin eco que no sabe gozar. El sueño afila la noche y renueva los tonos de la acuarela. Sentir con los sentidos, mirar con los oídos, ver con la mente, como animales a destiempo, así somos: buscadores de sincronía entre sueños y pétalos de realidad.

———————————-

foto

* Poeta y ensayista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario