May 23 2008
986 lecturas

Política

Nace Unasur

Pablo Ramos, APM

En Brasilia, las doce naciones de Sudamérica firmaron el acta de nacimiento de la Unión de Naciones Suramericanas. Se conforma así un bloque político de potencial poder si no se asienta sobre ideas foráneas. El viernes 23 de mayo nació la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). En la capital brasileña, los jefes de Estado de las doce naciones de América del Sur firmaron el documento que procura la unión del Mercado Común del Sur (Mercosur), la Comunidad Andina de Naciones (CAN) a las que se suman Chile, Guyana y Surinam.

De esta forma, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela dieron por finalizado el proceso que se inició en Cusco (Perú) con la creación de la Comunidad Sudamericana de Naciones, y que en la Isla Margarita (Venezuela) el 17 de abril de 2007 se decidió avanzar hacia la ahora bautizada Unasur.

El documento de creación de la Unasur fue presentado por el mandatario de Bolivia, Evo Morales, en su condición de presidente pro tempore del ente. "En Cochabamba (2006) pusimos la piedra fundamental para la integración de nuestros pueblos, ahora en Brasilia 2008 con el Tratado Constitutivo, estamos levantando los cimientos de la Unión de Naciones del Sur (…) y los presidentes nos convertimos en obreros y albañiles para construir la unidad Sudamericana", dijo Evo Morales, en su alocución como titular saliente del bloque.

"Queremos demostrar que América Latina es capaz de hablar con una voz firme y fuerte y de construir una integración eficaz", afirmó la mandataria chilena, Michele Bachelet al asumir la titularidad del bloque. Más adelante advirtió que ello depende "de la real voluntad de los gobiernos de llegar a acuerdos sobre posiciones que nos permitan seguir avanzando".

Desde el punto de vista organizacional, la sede administrativa va a estar ubicada en Quito, pero la sede del futuro Parlamento Sudamericano va a estar ubicada en Cochabamba, Bolivia.

Los órganos de la Unasur son el Consejo de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno; el Consejo de Ministras y Ministros de Relaciones Exteriores; el Consejo de Delegadas y Delegados y la Secretaría General. Podrán convocarse y conformarse reuniones ministeriales sectoriales, consejos de nivel ministerial, grupos de trabajo y otras instancias institucionales que se requieran.

El presidente anfitrión, Lula da Silva, propuso la creación de un Consejo Sudamericano de Defensa, idea que fue aceptada por todas las naciones con la excepción de Colombia. Una "OTAN sudamericana" fue propuesta hace cinco años por Hugo Chávez, quien incluso la denominó Organización del Atlántico Sur (OTAS), pero la iniciativa no prosperó.

La Unasur tiene como objetivo construir, de manera participativa y consensuada, un espacio de integración y unión en lo cultural, social, económico y político entre sus pueblos, otorgando prioridad al diálogo político, las políticas sociales, la educación, la energía, la infraestructura, el financiamiento y el medio ambiente, entre otros, con miras a eliminar la desigualdad socioeconómica, lograr la inclusión social y la participación ciudadana, fortalecer la democracia y reducir las asimetrías en el marco del fortalecimiento de la soberanía e independencia de los Estados.

Sus principios rectores son el irrestricto respeto a la soberanía, integridad e inviolabilidad territorial de los Estados; autodeterminación de los pueblos; solidaridad; cooperación; paz; democracia; participación ciudadana y pluralismo; derechos humanos universales, indivisibles e interdependientes; reducción de las asimetrías y armonía con la naturaleza para un desarrollo sostenible.

Los números que involucra este agrupamiento son de real importancia: alrededor de 280 millones de habitantes, cuatro idiomas (español, portugués, inglés y neerlandés), liderazgo indiscutido en producción de alimentos y segundo en producción de energía. Las mayores reservas de agua potable (acuífero guaraní), de biodiversidad (la amazonia), y vastos yacimientos de hidrocarburos (Orinoco, Tarija, Camisea, Santos) se encuentran en este subcontinente. Como contrapartida la mitad de la población se encuentra bajo la línea de la pobreza, no se ha podido superar la dependencia financiera y tecnológica, no ha existido una coincidencia ideológica que durase lo suficiente como para que maduren sus resultados, y a la presión externa se la aceptado con complacencia en distintos momentos históricos.

Originalmente, la cumbre presidencial estaba programada para marzo en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, pero la fecha y el lugar fueron cambiados como consecuencia de la crisis desatada por la incursión militar de Colombia en territorio ecuatoriano.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aseguró que la aprobación del acta constitutiva de Unasur representa una derrota para Estados Unidos. Ese país "es el principal interesado" en el deterioro de las relaciones entre los países de la región. Y agregó que con el nuevo bloque regional se forma "el ejército" de los países sudamericanos para derrotar "al imperio norteamericano".

El Gobierno de Colombia oficializó su negativa a suscribir el Consejo de Defensa Sudamericano "dadas las amenazas del terrorismo y las derivaciones conocidas". El presidente Álvaro Uribe pidió comprensión por la decisión. Al conocer la posición de Bogotá, Lula da Silva aseguró que no significaba una derrota, mientras que el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, aseguró que el este organismo coordinador de Defensa podría ser creado con los países que manifestasen interés.

Así, los estados integrantes de la Unasur acordaron crear un grupo de trabajo que, en un plazo de 90 días, debe presentar una propuesta sobre el formato y las funciones del Consejo de Defensa, que se preocuparía de formular una política de defensa común para la región.

La Unasur se manifiesta como un bloque abierto. En este sentido, los restantes países latinoamericanos y del Caribe podrán participar en la Unasur, inicialmente como miembros asociados, y en cinco años se debe definir si pueden convertirse en Estados miembros.

"Los gobernantes de la región sabemos que los contenciosos actuales… son pasajeros" y que "juntos somos más soberanos", dijo Lula en una clara alusión a bajar el tono de los diferendos de Colombia con Ecuador y Venezuela, y a la necesidad de un diálogo entre las partes. "América del Sur, unida, moverá el tablero del poder en el mundo", sostuvo el mandatario brasileño, quien aseveró que "la inestabilidad que ven algunos en nuestro continente es señal de vida política".

Como en anteriores situaciones, la aventura o desventura del futuro va a depender del "cómo" más que del "qué". Hemos escuchado en innumerables ocasiones las buenas intenciones de nuestras clases dirigentes, pero sólo a través de sus obras es que serán reconocidos.

Lula: profundizar identidad sudamericana

 La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, consideró que con la firma del acta constitutiva la Unión Suramericana de Naciones (Unasur), los líderes de la región han sido capaces de poner en marcha un proceso de integración eficaz.

Al recibir este viernes en Brasili la presidencia pro témpore de la Unasur de manos del mandatario boliviano, Evo Morales, Bachelet consideró que “con la firma de este tratado constitutivo la integración latinoamericana nueva etapa, en la cual queremos contribuir en la construcción de este nuevo siglo XXI, donde América Latina es capaz de tener una voz firme y fuerte porque hemos sido capaces de poner en marcha un proceso de integración eficaz”.

En ese sentido, la presidenta chilena enfatizó que los mandatarios de los países miembros de la Unasur tienen una tarea gigantesca, “porque nuestra responsabilidad va a ser que el siglo XXI sea mejor que el siglo XX para nuestros pueblos”.

Aseguró que Chile concurre con entusiasmo a la Unión de Naciones Suramericanas, porque no sólo es indispensable en términos de los desafíos comunes que poseen las naciones que la integran, sino también porque, a su juicio, es un gran catalizador para el desarrollo.

Asimismo, indicó que la creación de Unasur “es un gran paso en la dirección correcta”, al señalar que es un avance mucho más ambicioso que los antecedentes de integración más inmediatos, entre los que nombró a la Comunidad Suramericana de Naciones, que surgió en 2004 en la III Reunión de Jefes de Estado y de Gobierno de América del Sur, que se realizó en Cuzco, Perú.

Al respecto, Bachelet enfatizó que “este paso nos exige una responsabilidad mayor, porque los hombres y mujeres que habitan nuestros países nos miran con mucha esperanza, que esperan impacientes los resultados de nuestro trabajo como gobernantes”.

Estimó además que la Unasur permitirá establecer alianzas y compartir experiencias exitosas entre las naciones que la integran, “en las áreas en la que hemos acordado trabajar unidos”.

Consideró que “la Unasur tiene que hacer una diferencia, en el sentido de establecer un foco en lo que tiene que ver con el desarrollo social, en fortalecer la garantía de los derechos para los ciudadanos latinoamericanos”. Indicò que este grupo de países debe promover políticas que permitan combatir la pobreza, erradicar el analfabetismo, mientras se refirió a un programa de beca sudamericana y a una homologación de estudios y certificaciones para estimular la movilización de estudiantes de educación superior y profesionales de la región.

 

 

 

 

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    Añadir comentario