Mar 8 2007
247 lecturas

Opinión

NADIE SE ACUESTA IMPERIALISTA Y AMANECE LIBERTADOR

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Ojalá yo fuese Quino, el creador de Mafalda: con unos cuantos trazos me ahorraría las palabras. Pero no sé dibujar, por lo que solamente digo que nadie se acuesta neoliberal e imperialista, y amanece libertador, como Simón Bolívar, y asociado con los intereses de las grandes mayorías marginadas de América Latina.

Bush, que sabe dibujar, tratará de pintar a lo Walt Disney casitas limpias de tejas rojas, árboles frutales en el jardín, interiores de colores brillantes, muebles cómodos y una mesa decente, como la del cuento de Ricitos de Oro.

¿Podrá dibujar sueños convincentes quien ha fabricado pesadillas? La gente de las chabolas y favelas, ¿le creerá? La miseria desespera, pero es una fábrica de incrédulos; sus sueños duran el tiempo de un comercial de TV o de una radio o telenovela, pero como tienen los pies en la tierra-tierra, la realidad les corre por las venas. Como Santo Tomás, afirman “ver para creer”, y están viendo, pero desde otras variantes del continente.

Nadie del pueblo, claro está, creerá al presidente de un país que aumenta la exclusión de los ciudadanos, donde según los datos oficiales ha crecido la pobreza, y solamente en la ciudad de Nueva York el 20% de la población vive en la miseria. Y en materia de salud, dice que mandará la nave-hospital Comfort para ofrecer servicios a unos 85 mil pacientes, realizar 1 500 cirugías y tratamientos dentales.

En versión de Mafalda, el comentario sería: “Muy saludables, los nuevos tiempos que soplan. ¡Lastima ese maldito olor a naftalina!”

Curiosa oferta. ¿Se acostó con 47 millones de sus ciudadanos sin asistencia de salud y amanece curando a millones de latinoamericanos? “Ver para creer”, pensarán los destinatarios de su mensaje, de los cuales centenares de miles ya están literalmente viendo y curándose gratuitamente, gracias a la siembra de decenas de hospitales que han hecho dos gobiernos “populistas”, Cuba y Venezuela.

“¡Oh, cuan floreciente época vivimos!”, comenta Mafalda.

“Los trabajadores pobres de América Latina necesitan cambios, y Estados Unidos está comprometido con ese cambio. Está dentro de nuestros intereses nacionales”, afirmó el presidente de un país donde el pasado dos de marzo el Congreso aprobó una ley para facilitar el derecho de los obreros a la sindicalización. En EEUU solamente está sindicalizado entre el 12 y el 13% de la fuerza laboral. Cuando los trabajadores intentan crear sus sindicatos, las administraciones comienzan a despedir a los activistas. ¿Ese es el mensaje de Bush?

“Lo malo son la mayoría de las minorías”, ironiza la aguda y sapiente Mafalda.

foto
¿Quién puede acostarse presidente de una plutocracia y amanecer demócrata? ¿Puede haber democracia política sin democracia económica? ¿Puede haber justicia social, a la que dice asociarse el presidente, sin justicia distributiva? Y cuando algún gobierno “populista” distribuye equitativamente, ¿cómo reacciona el que amaneció justo, democrático, “libertador”? ¿Aceptando realidades o entorpeciendo procesos distributivos?

O planificando magnicidios de populistas porque, como dice Mafalda, “Tenemos hombres de principios, lástima que nunca los dejen pasar del principio”. Bueno, ya hay dos que rebasaron el principio.

Según el diario The Wall Street Journal, “El presidente Bush viaja a América Latina esta semana para enfrentar el tipo de populismo económico militante de Hugo Chávez”.

Pero como dice Mafalda “Siempre es tarde cuando la dicha es mala”.

———————————-

* Jefe de la corresponsalía de Radio Progreso Alternativa en La Habana y editor de la versión en español de Progreso Weekly/Semanal.

maprogre@gmail.com.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario