Jun 6 2009
305 lecturas

Política

Néstor Francia / La OEA y la prensa venezolana

La resolución de la OEA sobre Cuba aprobada el pasado miércoles ha servido, entre otras cosas, para quitarles las caretas, una vez más, a los medios de la derecha venezolanos y para prefigurar lo que sería la política exterior de un gobierno en manos de quienes los financian, respaldan y utilizan o son utilizados por ellos).

Los dirigentes políticos opositores han hecho mutis por el foro, previendo las funestas consecuencias que les traería colocarse abiertamente al lado de los intereses del imperialismo: dejan la tarea sucia en manos de los “expertos” internacionalistas y los medios de comunicación.

Globovisión, como se sabe, se alimenta fundamentalmente de las “informaciones” y opiniones que vierte CNN, así que ya sabemos por donde van los tiros en ese caso. Pero concentrémonos en el tratamiento que dieron los medios impresos contrarrevolucionarios a la noticia.

La primera página de El Universal es muy reveladora. La falsedad del principal titular fue reseñada ayer en “Dando y Dando”, un programa del canal del Estado VTV: “Democracia es condición para vuelta de Cuba a la OEA”. Como es sabido, la resolución no pone condición alguna en este caso. Pero más allá de esa interpretación dada al titular en el mencionado programa, hay que profundizar en el conjunto de esa primera página, que nos permite llegar al fondo del asunto.

En la principal llamada de ese titular, muy destacada por el punto utilizado, se dice textualmente: “La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, celebró el consenso alcanzado en la OEA, pero insistió en que la isla debe comprometerse con los valores democráticos del organismo. ‘Cuba puede regresar a la OEA en el futuro si la OEA decide que su participación cumple con los propósitos y principios de la organización, incluyendo la democracia y los derechos humanos’, dijo la funcionaria”. A la derecha hay un texto con un punto mucho más pequeño (14 contra 10, aproximadamente). Al final de dicho texto, en pocas líneas y en situación de arrinconamiento, se puede leer opiniones aisladas de Cuba y Hugo Chávez.

La conclusión es ineludible: El Universal es realmente un diario de los Estados Unidos, que es vocero y responde a los intereses de ese país y no a los de América Latina, y mucho menos a los de Venezuela.

El Nuevo País no se queda atrás, y presenta un gran titular que ocupa todo lo ancho de su primera plana: “Indultada”, como si se hubiese “perdonado” a Cuba, cuando el espíritu de la resolución es más bien de “rectificación”, palabra que fue utilizada varias veces en la asamblea por el presidente Zelaya. Pero además se debe señalar que las posiciones expresadas en estos medios no representan ni siquiera las opiniones de los sectores menos recalcitrantes del Imperio, sino las de la ultraderecha más conservadora y antifidelista.

El editorial del diario El Nacional del mismo día es elocuente. En ese texto vergonzoso, ubicado cerca de una mancheta insultante hacia el Secretario General de la OEA (“Insulza se aseguró el financiamiento para su reelección en la OEA”), leemos perlas como las siguientes:

“Desde meses la mayoría de los presidentes del hemisferio se había comprometido a lograr que las resoluciones del año 1962 fueran anuladas, sin sostener un debate sobre el pasado y tendiendo una hipócrita cortina de olvido sobre las agresiones armadas contra Venezuela (…) el gobierno venezolano pidió una justa sanción contra Cuba, un miembro de la OEA que desestabilizaba militar y políticamente a otro país miembro”.

Esta visión retrógrada, anacrónica, parcializada y que deforma la historia verdadera descontextualizando los hechos, se corresponde en todos sus puntos con las reacciones histéricas "mayameras" contrarrevolucionarias y con la posición de los siete carcamales republicanos que propusieron que los Estados Unidos le quitaran los fondos a la OEA si Cuba ingresaba en el organismo. Sin duda, un gobierno de los opositores a Chávez se alinearía de inmediato con lo peor de la diplomacia gringa y trataría de poner freno al proceso de integración latinoamericana.

Pero la actitud desvergonzada, antipatriótica y arrastrada de estos medios no es de extrañar. Más bien uno se pregunta por qué los encargados de nuestros entes de la comunicación pública no les sacan mejor provecho a estas evidencias.

Este análisis se publica en Venezuela, destinado básicamente a integrantes del poder legislativo, autoridades y dirigentes políticos de ese país; es un "análisis del entorno" de corte situacional. Se publica en este portal por gentileza del autor.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario