Oct 15 2007
299 lecturas

Cultura

Nobel de Literatura. – LA OTRA ÁFRICA, LA MUJER, EL MUNDO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El portavoz de la Academia Sueca señaló que el premio otorgado a Lessing es una de las “decisiones más meditadas que hemos tomado jamás”. Horace Engdahl dijo además que una consideración fue haber descrito “con escepticismo, pasión y fuerza visionaria” las contradicciones de su tiempo.

Lessing, según quienes han estudiado su obra y facetas personales, es una mujer dura, retadora, seca, y una de las inteligencias más admirables de nuestro tiempo. A los 88 años también alguien que, en cierta forma, reclama contra las traiciones de la vejez. En todo caso un carácter forjado por las penurias, la pobreza, la discriminación.

La familia de Doris May Tayler, su nombre de soltera, llega a Rodesia luego de la I Guerra Mundial; su padre es uno de los héroes lisiados de esa brutal contienda. Sólo que África no significó la abundancia prometida, y deben afincarse en tierras agrestes, aisladas, distantes de todo.

foto
Casó joven, a los 19 años está embarazada. Fue testigo al dar a luz cómo la mujer que ocupaba la cama vecina, agobiada por su anteriores maternidades, rechazaba al hijo recién parido.

Estas experiencias, más el cotidiano desprecio a los naturales del lugar, la explotación humana, la convirtieron inevitablemente en una escritora política. No porque haya sido una mensajera de reivindicaciones revolucionarias, sino porque de ellos se desprende el desolado paisaje de una humanidad que parece haber perdido el rumbo.

foto
La segregación racial que conoció muy de cerca, las luchas sindicales y la ilusión comunista, con la exigencia de fe en el estalinismo, a la que renunció muy pronto, marcarán lo principal de sus libros primeros y quizá más conocidos.

El cuaderno dorado, de 1962, extenso, a ratos agotador, es la morosa cartografía de la desintegración del yo, de la conciencia, de lo que nos hace humanos. Y además una inquietante reflexión sobre el propósito de la escritura, sobre la imposibilidad de escribir y sobre las imposiciones del totalitarismo en el lenguaje. Es difícil encasillarla. Pero cierta crítica lo ha logrado y para el gran público –esa entelequia– Lessing es “una escritora feminista”.

En el verano europeo de 2007, en un encuentro literario en Inglaterra, presentó The Cleft (La hendidura), su último libro, una novela de ciencia-ficción que trata de imaginar lo que ocurre en un mundo sólo de mujeres en el que de pronto aparecen los hombres.

foto
Éstos, dijo,”animan” el mundo perezoso de las mujeres. “En mi opinión es para lo que sirven los hombres. El cromosoma Y vale para animarlo todo”. Luego dijo que “no le gustaría vivir” en un mundo poblado solamente por mujeres.

Respecto del carácter violento que se atribuye al sexo masculino –ella ve a los varones como un “fruto del azar”– señaló: “No he observado que las mujeres, cuando llegan a primeras ministras, sean particularmente pacíficas”. Para remachar: ‘”Elegimos creer que (las mujeres) son maternales y amables y que no van a ir a la guerra, pero no es cierto, ¿verdad?”

Doris Lessing estaba en esa curiosa “lista de espera” al Nobel que arman cada año los críticos, literatos y apostadores. Recibirá el Premio de manos del Rey de Suecia en una ceremonia en Estocolmo el próximo 10 de diciembre.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario