Jul 25 2011
605 lecturas

Política

Noruega, luto y traspie del imperio y sus voceros

Nestor Francia.*

Prácticamente todos los gobiernos del mundo han condenado, con toda razón, los criminales ataques de índole terrorista que ocurrieron en Noruega, y que causaron más de 90 muertos. Ya la policía capturó al responsable, que ha confesado su culpa; se hizo una masiva misa en Oslo y todos se preparan para pasar la página, al margen de que continúen las investigaciones más allá de que lo principal del evento ha sido resuelto policialmente.

Sin embargo, nosotros nos preguntamos ¿Listo? ¿Eso es todo? ¡Claro que no! Estamos obligados a ventilar los "issues" políticos que los hechos revelan.

Inmediatamente después de conocidos los atentados, comenzaron a emerger las opiniones que favorecen las políticas imperialistas y los argumentos que usan Estados Unidos y sus aliados para agredir a los países “incómodos” y a los pueblos que osan rebelarse contra la opresión. Obama, por supuesto, no peló ese boche y al expresar sus condolencias al pueblo noruego, insistió en la “necesidad de la colaboración internacional” para impedir que se registren estos “horribles ataques”. Es decir, según la serpiente venenosa que gobierna Estados Unidos los crímenes en Noruega sirven para justificar, por ejemplo, el genocidio en Irak y los ataques de la “coalición” contra Libia. Esas agresiones responden a la “necesidad de colaboración internacional”.

También el inefable secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, aseguró que “Estos crímenes nos recuerdan desgraciadamente una vez más que nadie está a salvo de ser víctima del terrorismo, y que la comunidad internacional debe reafirmarse en la necesidad de trabajar en estrecha colaboración para combatirlo”. No exageramos cuando decimos que una vez más Insulza actúa como el loro de Obama.

Algunos, inclusive, se apresuraron a culpar a los musulmanes, y por extensión  a todos los árabes, de los atentados, sin fundamentarse en ninguna información o dato serio que permitiera arriesgar esta hipótesis. Es el caso del articulista pro imperialista Hermann Tertsch, un periodista español que ha estado vinculado a los periódicos de derecha El País y ABC. En un apresurado artículo publicado cuando aun olía a pólvora en la isla noruega de Utoya, donde el asesino disparó contra cientos de jóvenes, titulado “El golpe de Oslo”, Tertsch afirma: 

“… Medios de comunicación noruegos hablaban ayer ya abiertamente de terrorismo islamista en el caso de la bomba… Noruega es un país muy significado (sic) en la OTAN, que ha tenido presencia significativa en todos los frentes de la Alianza, ahora en Afganistán y Libia. Tiene una colonia paquistaní considerable. Es una nación defensora de los valores occidentales, lejos de los relativismos culturales en boga en otros lares…Plenamente solidaria con Dinamarca en la crisis de las caricaturas de Mahoma. Y con un imán de Al Qaida en la cárcel. Estas son probablemente las claves”.

Pero la manipulación de los medios noruegos se vino al suelo cuando la policía identificó como Anders Behring Breivik, de 32 años de edad, al autor material del tiroteo registrado el viernes en la isla Utoya, y más tarde también del ataque con un carro bomba en Oslo. Y ¡oh sorpresa! El diario noruego VG reveló que Behring es autor de numerosas entradas en una web llamada Document.no, caracterizada por sus posturas críticas con el Islam. En una de ellas asegura que la política actual no consiste en una pugna entre socialismo y capitalismo, sino entre nacionalismo e internacionalismo. Es ahí donde se declara nacionalista. En otros comentarios ataca a los medios por no ser suficientemente críticos con el Islam.

Ahora bien, hagamos la siguiente pregunta: ¿Los dardos envenenados que lanzaron de entrada Obama, Insulza, los medios noruegos y Hermann Tertsch tendrán algo que ver con nosotros aquí en Venezuela? Pues mire el lector que sí.

Ramón Guillermo Aveledo, coordinador de la MUD opositora, rechazó los actos terroristas que cobraron la vida de más de 80 personas. Hasta ahí todo bien, pero veamos una parte por demás interesante del comunicado leído por Aveledo:

“Por primera vez la apacible capital del Nobel de la Paz ha sido blanco de la irracional espiral de violencia de bandas terroristas que utilizan la violencia como mecanismo de acción política. Al lamentar las muertes provocadas por este acto cobarde que ya ha sido reivindicado por una organización terrorista islámica, le ruego transmitir a su gobierno las expresiones de solidaridad de las fuerzas democráticas de la Unidad venezolana”.

Es evidente el contenido racista y anti musulmán de este párrafo, y además cómo se pone al servicio, sin  ninguna confirmación seria de los hechos, de los intereses y argumentos del imperialismo, que señalan y estigmatizan de manera permanente a los pueblos árabes para justificar sus agresiones en el Medio Oriente, destinadas a apoderarse de los ricos yacimientos petroleros de esa región del mundo. El párrafo, como pasa tantas veces, es significativo no solo por lo que dice, sino también por lo que no dice. Viniendo de ellos, evoca tácitamente la matriz de que Venezuela es un país aliado de las “bandas terroristas” y del “terrorismo islámico”. 

Para desgracia de la MUD, la policía de Oslo se refiere al sospechoso noruego capturado como “un fundamentalista cristiano de tendencia ultraderechista” ¿Nos daría esto derecho a hablar, con ligereza e irresponsabilidad, de “grupos terroristas cristianos”? Pero una de las cosas más reveladoras de este desatino de la MUD es cómo los medios de la derecha, apercibidos seguramente de la metida de pata, obviaron en la prensa de ayer toda referencia al comunicado de la MUD.

Ni una palabra de él en las ediciones domingueras de El Nacional, El Universal e inclusive del fulano “ni-ni” que es Ultimas Noticias. Globovisión lo sacó sin explicaciones de su página Web. Ahora bien, es natural que esos medios se comporten así, están cuidando sus intereses. Lo sorprendente es que también los medios de la revolución se hayan olvidado de reseñar esa perla y dedicarle un merecido análisis, por todo lo que revela.

Revisamos ayer los diarios El Correo del Orinoco y Ciudad CCS, además de la página Web Aporrea.org, y ninguno de ellos publica nada al respecto, haciéndose cómplices involuntarios de la canalla mediática en el ocultamiento del resbalón de la MUD ¿Estamos tan ocupados en hacer sobre todo propaganda que nos olvidamos del deber del análisis? Nosotros no podemos ver ningún hecho con el mismo cristal que lo hace la derecha internacional y nacional.

Deberíamos tener como norma lo siguiente: cuando todo el mundo parece estar de acuerdo, escarbemos porque muy probablemente algo anda mal. No podemos quedarnos en la información sobre estos atentados y la respectiva condena, los revolucionarios no somos, no podemos ser, negligentes intelectuales y tenemos siempre que ir al fondo, pues casi siempre encontraremos allí alguna trampa que se guardan los malos de la película.

Por su parte, el gobierno condenó los atentados con un comunicado oficial, sobrio, apropiado y justo, el cual transcribimos acá:

 “El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, comandante Hugo Chávez, en nombre del pueblo y del gobierno bolivariano, condena enérgicamente los atentados ocurridos el pasado viernes en la ciudad de Oslo y en la isla de Utoya, en los que lamentablemente perecieron decenas de personas…El presidente Hugo Chávez, al reiterar su repudio al terrorismo, así como a cualquier forma de violencia, extiende su mensaje de solidaridad y esperanza a todos los familiares y allegados de las víctimas, al pueblo noruego y a sus autoridades en este doloroso momento que enluta al país”.

Qué diferencia la de este tono responsable con el que utilizan los majunches de la MUD.

Sin rumbo

Descaminados como suele suceder, es realmente lamentable como algunos voceros de la oposición venezolana están sacando cuentas con una supuesta próxima desaparición de Chávez. Opositores venezolanos en Estados Unidos dijeron el sábado que “se debe hacer un gran esfuerzo” para evitar una “crisis política” en Venezuela en caso de que el presidente Hugo Chávez “fallezca por el cáncer que padece”.

El escuálido mayamero Pedro Mena, quien funge como secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de Miami, afirmó que  “Debemos afrontarlo con mucha madurez política. La Unidad debe seguir trabajando en el proyecto de las elecciones, porque hoy más que nunca somos una opción real de poder en Venezuela”. El fundamento de esa vana esperanza fueron las palabras de Roger Noriega (apertura). Según el pequeño ser que es Mena, “Noriega es un hombre serio, bien informado (¡!), que ha ocupado posiciones muy importantes y eso nos da confianza de que lo que está diciendo es verdad”.

Mena y compañía deben estar muy desilusionados (no así Noriega, que sabe que está mintiendo) con las más recientes noticias que trajo Chávez desde La Habana. El Presidente ha dicho: “…Debo informar que he cumplido con el primer ciclo del tratamiento de quimioterapia al que he sido sometido en los últimos días. Ese ciclo terminó de manera exitosa… Y ahora estamos preparándonos para un segundo ciclo… Son varios en la batalla para derrotar definitivamente y eliminar cualquier riesgo de presencia de células malignas”.

Y además: “Esta batalla por la vida continúa… El ánimo mío es insuperable… una gran voluntad de vivir ha brotado como un volcán desde lo más profundo de las entrañas”. Pero quizá lo más importante: “No se detectó presencia de células malignas en ninguna parte de mi cuerpo. Este cuerpo mío de cadete y de soldado aguantó. Aquí estamos para continuar la batalla, el retorno pleno y perpetuo”.

A Mena le pasa lo mismo que a quien cuenta los pollos antes de nacer.
 

* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario