Jun 9 2010
486 lecturas

Despacito por las piedras

Obama bien sabe qué traseros debe patear

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, preguntó qué traseros hay que patear por el derrame de crudo en el Golfo de México, y aseveró que de estar en sus manos ya habría despedido hace mucho tiempo al director ejecutivo de British Petroleum (BP), Tony Hayward, por sus comentarios para minimizar la catástrofe ecológica.
Hayward se quejó en mayo pasado del gran costo en tiempo que le estaba acarreando la lucha contra la marea negra, y restó importancia a la gravedad de la catástrofe al decir que el Golfo de México es un "gran océano" y que las repercusiones para el medio ambiente serían "probablemente muy, muy moderadas".
Al cumplirse ya 50 días del comienzo de la catástrofe petrolera en el Golfo de México tras la explosión y hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon, el 20 de abril, que provocó la muerte de 11 trabajadores a unos 80 kilómetros frente a las costas de Luisiana, la trasnacional británica afirmó haber logrado "algunos progresos" en la detención del derrame del crudo cuando, justo cuando se celebraba el Día Mundial de los Océanos.
El almirante la Guardia Costera, Thad Allen, aseguró que se recuperaron 14 mil 800 barriles de crudo en el golfo, pero ni Allen ni la petrolera británica pudieron precisar la cantidad de petróleo y gas que se sigue fugando del pozo dañado a mil 500 metros de profundidad.
Grandes franjas de petróleo se mantienen suspendidas sin integrarse a la marea negra y circulan en las profundidades del Golfo de México, invisibles para los satélites, en una situación que puede ser devastadora para el ecosistema submarino de la región.
Obama ordenó detener todas las explotaciones petroleras off shore hasta que puedan implementarse estándares de mayor seguridad, y advirtió (¿tarde, ya?) que la industria petrolera enfrentará una estricta supervisión tras el desastre, si la administración decide reabrir parcialmente la perforación en aguas profundas.
Estas fueron, quizá, sus palabras más enérgicas contra la trasnacional y su directiva. Así que estrá de sobra preguntar qué traseros debe patear.
 
 
 

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario

Jun 9 2010
463 lecturas

Despacito por las piedras

Obama bien sabe qué traseros debe patear

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, preguntó qué traseros hay que patear por el derrame de crudo en el Golfo de México, y aseveró que de estar en sus manos ya habría despedido hace mucho tiempo al director ejecutivo de British Petroleum (BP), Tony Hayward, por sus comentarios para minimizar la catástrofe ecológica.

Hayward se quejó en mayo pasado del gran costo en tiempo que le estaba acarreando la lucha contra la marea negra, y restó importancia a la gravedad de la catástrofe al decir que el Golfo de México es un gran océano y que las repercusiones para el medio ambiente serían probablemente muy, muy moderadas.

Al cumplirse ya 50 días del comienzo de la catástrofe petrolera en el Golfo de México tras la explosión y hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon, el 20 de abril, que provocó la muerte de 11 trabajadores a unos 80 kilómetros frente a las costas de Luisiana, la trasnacional británica afirmó haber logrado algunos progresos en la detención del derrame del crudo cuando, justo cuando se celebraba el Día Mundial de los Océanos.

El almirante la Guardia Costera, Thad Allen, aseguró que se recuperaron 14 mil 800 barriles de crudo en el golfo, pero ni Allen ni la petrolera británica pudieron precisar la cantidad de petróleo y gas que se sigue fugando del pozo dañado a mil 500 metros de profundidad. 

Grandes franjas de petróleo se mantienen suspendidas sin integrarse a la marea negra y circulan en las profundidades del Golfo de México, invisibles para los satélites, en una situación que puede ser devastadora para el ecosistema submarino de la región.

Obama ordenó detener todas las explotaciones petroleras off shore hasta que puedan implementarse estándares de mayor seguridad, y advirtió (¿tarde, ya?) que la industria petrolera enfrentará una estricta supervisión tras el desastre, si la administración decide reabrir parcialmente la perforación en aguas profundas.

Estas fueron, quizá, sus palabras más enérgicas contra la trasnacional y su directiva. Así que estrá de sobra preguntar qué traseros debe patear.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario