Ene 21 2005
306 lecturas

Opinión

Palestina: el holocausto árabe

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Arye Friedman, jefe de la Comunidad Ortodoxa Antisionista de Viena, denunció en España el “holocausto” del pueblo palestino por “el régimen sionista” y del que es testigo “el mundo entero”. El rabino austríaco sostiene que los territorios palestinos han sido convertidos en un “verdadero campo de concentración, en un gueto”.

Fue más allá: dijo que los “actos más bárbaros” de la historia “han sido ejecutados vergonzosamente en nuestro nombre” y agregó que ello no habría sido posible sin “el sufrimiento del holocausto del pueblo judío durante la II Guerra Mundial” que acalla cualquier crítica al Estado israelí.

Friedman formuló sus apreciaciones en Córdoba, durante un encuentro cultural a propósito de los Premios a la creación poética organizados por la Fundación Abdul Aziz Saud Al-Babtain, que este año se celebran en homenaje al poeta Ibn Zaydún.

Denunció también que “no hay país en el mundo que haya violado tantas resoluciones de Naciones Unidas y derechos humanos, y destrozado el derecho internacional, como el Estado de Israel, por lo que claramente ellos son los terroristas, fundamentalistas y extremistas”. Afirmó también que el sionismo “comenzó y provocó” el holocausto judío, “extremadamente útil” para “eliminar a gran parte de la nación Palestina (…) delante del mundo entero”.

Asegurando que la identidad judía reside en la religión y no en un “movimiento fascista nacionalista”, afirmó: no habrá solución al problema palestino sin que se afronten las causas por las que éste surge: el “ilegítimo régimen sionista”.

“El estado sionista conocido como Israel es un régimen que no tiene derecho a existir”, sentencia Friedman, que aboga por “un desmantelamiento pacífico del estado sionista”, algo a que considera “realista y además absolutamente alcanzable”, al igual que ocurrió con el apartheid en Sudáfrica o algunos regímenes comunistas.

Desde el punto de vista de la religión judía, expone el rabino, estamos obligados a recordar que fuimos refugiados en Egipto y en otros lugares, por lo que “debemos ser muy sensibles con los problemas de los refugiados”. En su opinión, no hay ninguna justificación para oponerse al retorno de los millones de palestinos exiliados a sus territorios, porque ellos son -dice- los únicos que tienen derecho a gobernar Palestina.

“Deseamos vivir como amigos y vecinos, como hemos hecho durante cientos y miles de años, en todos los países árabes”, continúa Friedman, quien reitera que sólo el desmantelamiento de los regímenes sionistas permitirá el fin del sufrimiento del pueblo palestino y, como consecuencia, de los pueblos que le rodean.

El rabino además acusa a Israel y a las comunidades sionistas extendidas por el mundo de propagar una campaña contra el mundo árabe y musulmán “llamándoles extremistas, terroristas o fundamentalistas”.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario