Sep 17 2008
704 lecturas

Política

Palestina, informe de la ONU: Israel y la conducta criminal

Surysur*

Señala el diario español El País que, según informe de una misión de investigación de la ONU, puede constituir un "crimen de guerra" el bombardeo israelí sobre la localidad palestina de Beit Hanun –en la franja de Gaza el 8 de noviembre de 2006–; en esa oportunidad fueron masacradas 19 personas, entre ellos siete niños y seis mujeres, y dejaron decenas de heridos. La misión, encabezada por el arzobispo sudafricano y Premio Nobel de la Paz, Desmond Tute, presentará el documento ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El ejército israelí atribuyó a un "error técnico" la masacre y se ha negado a colaborar con el equipo de la ONU, ya que alegan que es un secreto militar. El texto del informe establece: "En ausencia de una explicación bien fundada por parte de los militares israelíes (que son los únicos en posesión de los hechos relevantes), la misión debe concluir que hay una posibilidad de que el bombardeo de Beit Hanun constituyera un crimen de guerra, como lo define el Estatuto de Roma de la Corte Internacional Criminal".

Naciones Unidas ya elaboró una resolución, presentada por Qatar, para condenar el ataque, que tuvo lugar un días después de que los soldados israelíes abandonaran la ciudad, dejando 60 muertos, y en medio de una oleada de violencia en la franja de Gaza. Sin embargo, Estados Unidos la vetó por considerarla "parcial" y no reflejar la realidad.

Beit Hanun, localidad de poco más de 30.000 habitantes, fue bombardeada a las 5.30 de la mañana; más de una docena de proyectiles hicieron blanco en las casas, donde mayoritariamente vivían refugiados, en la siguiente media hora. Dice el informe: "Las víctimas estaban durmiendo en sus casas o, como en el caso de algunos hombres, regresaban de los rezos de la mañana (…) Después del primer proyectil, la mayoría de los residentes salieron a la calle. La gente se congregó para asistir a los heridos. Más proyectiles cayeron matando e hiriendo a decenas más".

También expone las dificultades que pusieron las autoridades israelíes del paso de Eretz para permitir el paso de algunos heridos graves para ser tratados en Israel, o cómo "las ambulancias israelíes rechazaban llevarlos si no era previo pago de varios miles de shekels, dinero que luego fue reembolsado por el Comité Internacional de la Cruz Roja".

"La respuesta israelí de realizar una investigación interna militar y secreta es absolutamente inaceptable desde los puntos de vista legal y moral", afirma el informe de la misión. "Una de las víctimas del bombardeo de Beit Hanun fue el imperio de la ley", subraya", y asegura que "todavía no es tarde para que se haga una investigación independiente, imparcial y transparente".

El robo como alegato de seguridad

Miles de hectáreas de territorio palestino han sido confiscadas por Israel en los últimos años alegando motivos de seguridad. Es la conclusión de un año de trabajo de la ONG israelí ‘B´tselem’ que refleja un informe hecho público hoy. "Hay varios métodos de anexión como por ejemplo construir cercas o barreras físicas de seguridad en torno a la colonias cerrando el paso de los palestinos", nos explica Sarit Michaeli, la portavoz de la ONG.

No solo les impiden el acceso sino también confiscan sus tierras. B´tselem reconoce que es "prácticamente imposible dar una cifra exacta ya que muchas actividades no han sido documentadas o sancionadas". Pero calcula que por ejemplo 450 hectáreas han sido anexionadas en la zonas colindantes con 12 colonias situadas en la parte este del muro de Cisjordania. "Este territorio, fuera del muro, se ha duplicado con la complicidad de las autoridades", critican en la ONG.

En algunas zonas de Cisjordania actúan los llamados "chicos de las colinas", colonos que se rebelan incluso ante los dirigentes del Consejo de Asentamientos y atacan a los palestinos, delitos que el ejército israelí denuncia pero que en la práctica no ataja. Las agresiones son también un primer paso hacia una futura expropiación. "Muchas veces los militares hacen la vista gorda y no detienen a los que cometen delitos contra los palestinos que se quejan de las expropiaciones", denuncian en B´tselem.

Un ejemplo

Majbuba Yassin, palestina, es propietaria de un terreno que incluye varias casas al norte de la colonia de Beit El, entre Ramala y Jerusalén. Recibió las tierras de su padre, pero no vive en ellas. En agosto de 2003 se emite una orden por la que el terreno deshabitado de Yassin pasa a ser "de uso militar"; en concreto, para hacer funcionar una pista de aterrizaje de helicópteros.

El proceso fue rápido. Tras la orden sobre papel, llegó el "bulldozer" que alisó el campo colocando alambradas en los alrededores. Un representante de la ONG israelí Yesh Din (Hay Justicia) empezó a investigar, convencido que se había cometido un error. O un atropello.

Tras hacer fotografías aéreas y recibir todos los datos del registro, se lanzó a defender a la familia de Yassin y recuperar sus tierras confiscadas. "Yo calculo que cerca de 800 dunams (unos 800.000 metros cuadrados) han sido expropiadas en esta zona", denuncia Abu Bashir, vecino de Yasin.

Israel revisó el caso, asumió el error y el 27 de agosto la asesoría legal del ejército comunicó: "ha habido un error que lamentamos". Pero mientras unos investigaban y denunciaban ante la Justicia, los colonos no perdían tiempo y este verano han acabado la construcción de dos edificios en ese terreno confiscado. Ocho familias israelíes vivirán en una zona que tiene pinta de ser una prolongación de la colonia de Beit El.

Según la organización ‘Paz Ahora’, se ha duplicado la construcción en los tres grandes bloques de colonias que Israel considera estarán bajo su soberanía en cualquier acuerdo final. Como contraprestación, ofrecen a los palestinos un intercambio de territorios.

Israel argumenta que la creación de zonas de seguridad en torno a estos asentamientos ha provocado una clara reducción de atentados palestinos contra soldados y colonos en Cisjordania. Los palestinos denuncian que esas zonas expropian sus tierras y posibilitan que algunos colonos se apoderen de ellas. Dos versiones y una conclusión: lo que se cuece en Cisjordania va mucho más rápido que las negociaciones que los dirigentes mantienen en los hoteles de Jerusalén para llegar a un acuerdo definitivo.

Traslado forzoso

El traslado forzoso de personas desde Cisjordania a Gaza es la última violación de los derechos humanos denunciada por las organizaciones no gubernamentales que trabajan en los territorios palestinos ocupados. Según revelaron las ONG israelíes Betselem y Hamoked, ese traslado forzoso forma parte de "un política sistemática de Israel para separar a la población de Gaza de la de Cisjordania".

Palestinos que según la base de datos israelí tienen residencia oficial en Gaza, son considerados ilegales en Cisjordania, aunque lleven años viviendo allí.

*Informaciones tomadas del boletín de www.palestinalibre.org –que cita como fuentes a los diarios españoles El País y El Mundo.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario