Mar 16 2005
410 lecturas

Ambiente

Paraguay es paraíso de cultura y ecología

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Informó el miércoles 16 el diario ABC Color que el precio de los útiles que compró el Ministerio de Educación están tan inflados, que incluso se encuentran más baratos en los comercios del ramo que venden al detalle.

El MEC adquirió los útiles en una compra directa de la empresa Marvil, propiedad de Antonio y Juan Benigno Morel Solaeche, primos de la esposa del Presidente de la República, doña Gloria Penayo Solaeche (lo que habrá de estimarse una mera coincidencia, desde luego). No hubo licitación, con el argumento del apremio del tiempo, pero sí un concurso de precios donde Marvil, se dijo, presentó las ofertas más baratas en absolutamente todos los rubros.

Los precios de los parientes del presidente son superiores a los que se obtienen si se solicitan presupuestos en otras firmas que se dedican a vender útiles al por mayor. Un botón de muestra: cada “kit” para alumnos de preescolar le costó al Estado 13.372 guaraníes, pero comprar los mismos útiles en un bazar céntrico costó a periodistas de ABC Color 7.141 guaraníes, casi 30% menos.

El ministerio adquirió 50.000 “kits” para la eduación preescolar, 170.000 para el primer ciclo y 130.000 para el segundo ciclo. ¿Pero acaso la cultura es un regalo que cae del cielo –como una factura, digamos–?

fotoLa batalla por los humedales

Convencido de que la verdad, la razón y las ciencias ambientales están de su parte, el porfiado intendente de Laureles, don Agustín Cuevas, contra viento, opiniones y mareas iniciará –lo prometió al promediar marzo– la limpieza de los canales de los humedales del Ñeembucú (área marcada en rojo en el mapa).

Los ambientalistas, esos personajes deleznables para el señor intendente, se toman la cabeza a dos manos. Están convencidos de que el drenaje propuesto tendrá graves consecuencias sobre la ecología del área. Nada hace temblar la mano del funcionario: las aguas correrán, dice, “les guste o no les guste, le duela a quien le duela”. Se trata de recuperar tierras para los productores del agro.

Para los integrantes de la organización Hombre y Naturaleza Paraguaya se enfrenta un riesgo no calculado: “No se puede cambiar una laguna por un campo de sembradío, porque cada lugar de la Tierra tiene una vocación. Hay tierra que tiene vocación para ser boscosa, tierra que tiene vocación para ser pradera, otra para ser laguna. Cuando uno toca lo que no debe tocar, lo primero que sobreviene es el desastre”.

… Y la orquesta tocó hasta el fin sobre la cubierta del Titanic.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario