Ene 13 2010
414 lecturas

Política

Paraguay: Hambrismo siglo XXI

José Antonio Vera*
El Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), desde la madrugada de este martes 12, logró imponer un espectacular cobro de impuesto insurreccional, en tres importantes sitios del país, forzando la entrega gratuita de miles de kilos de carne entre una parte del millón y medio de hambrientos que existen, según fuentes del propio Gobierno.

Al EPP, nebulosa presencia en la política nacional desde hace un lustro, cuyos objetivos nunca han sido difundidos, pese a los beneficios de una intensa cobertura de prensa, se le adjudica varios secuestros de magnates rurales, pero ésta es la primera vez que incursiona en un operativo buscando la simpatía de la población.

La distribución de carne, interpretada como chantaje, resulta de una negociación del EPP con la familia Zavala, estancieros del norte del país, cuyo responsable del sector ganadero, de nombre Fidel, fue secuestrado hace tres meses.

Presunción general es que el acuerdo concluyó a espaldas del gabinete de Lugo y, en particular, contra la postura de su Ministro del Interior, el democristiano Rafael Filizzola, cuya fracasada política represiva se inspira en los métodos que aplica Uribe en Colombia.

El poderoso General Douglas Frases, Jefe del Comando Sur y Comandante de las siete bases estadounidenses apostadas Colombia, en su reciente visita a Paraguay, dijo que este secuestro es la ocasión para trabajar juntos “en la limpieza de terroristas”, ocurrencia que confirma la intención de aterrizar para quedar.

El resultado inmediato son los desalojos de humildes familias, algunos por deuda a usureros, quema de rancheríos, detenciones arbitrarias y la represión a cargo de policías y militares formados en la genocida escuela estronista.

Miembro del Plan Cóndor, desde fines de la década del 60 hasta mediados del 80, hace apenas un cuarto de siglo, el General Alfredo Strossner (1954/89), aplicó en Paraguay la Doctrina de la Seguridad Nacional, que ahora Estados Unidos llama de Seguridad Democrática, en lenguaje que pretende más aceptable para profundizar su perversidad.

La respuesta del Gobierno de Lugo a los reclamos populares, inimaginable un año y medio atrás cuando el exObispo encabezó la promesa de cambio, está apuntalada por el Fiscal General de la República, Candia Amarilla, quien sostiene que los insurrectos “son campesinos de día y guerrilleros de noche”.

Otros apoyos son ofrecidos por el grueso de la plana mayor de los dos partidos más viejos, el Colorado y el Liberal, derrotado el primero en las elecciones nacionales del 2008, después de 60 años de manejar el país como hacienda propia, mientras que el segundo, más vergonzante aún, es la principal fuerza electoral de la alianza gobernante.

Gran parte del empresariado nacional está movilizado y ha inundando las ciudades con pasacalles y grandes carteles fijados en los frentes de sus establecimientos y lujosos domicilios particulares, con las inscripciones “Todos somos Fidel” y “Liberen a Fidel”.

En medio de los tres meses de esta operación del EPP, han sido asesinados en Paraguay, por diversos motivos, más de cien personas, otras cien murieron en medio de las juergas de navidad y fin de año, otro tanto en accidentes de moto, y es incuantificable el número de vidas que se han perdido por la miseria extrema que sufre un tercio de los seis millones 300 mil paraguayos, con un millón emigrado.

El abogado Diego Zavala, hermano del secuestrado, principal portavoz de la familia y, presumiblemente el primer contacto, directo o indirecto, con los secuestradores, pide infructuosamente al Gobierno que retire las tropas policiales y militares desplegadas por los operativos Triángulo y Sombra, en la región nortina, donde operaría el EPP.

El Ministro Filizzola convocó a una conferencia de prensa que redujo a la simple emisión de un comunicado, retirándose con expresión de mucha preocupación y con una altanería que puede significar impotencia y fracaso.

Si el Gobierno aceptara replegarse, sería una derrota política a los ojos de la opinión pública, dando pie a una avalancha de acusaciones de debilidad por parte de una oposición hambrienta de argumentos, en particular la que duerme con el propio Lugo.

A la vez, ello representaría la primera victoria popular del EPP, hasta ahora un desconocido en el pensamiento general de la población.

El Gobierno, que no camina, que después de año y medio de asumir no anda, nadando en la improvisación, impotencia y corrupción, está paralizado y lo que tiene para apoyarse es el filo de una navaja, sobre el que pende la vida de un hombre decente.

*Periodista

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario