Abr 26 2006
252 lecturas

Cultura

Patrimonio cultural 39 – OTOÑO DE REVISTAS

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Patrimonio Cultural

Comencemos, porque acaba de bautizar su número 39, con la chilena Patrimonio Cultural. Quizá uno de sus méritos sea que no parece una revista institucional: no usa golilla su estilo, se atreve a proclamar que “leer es un placer genial, sensual…”, tomando los adjetivos prestados a un viejo tango rioplatense.
foto

Así como el número correspondiente al invierno de 2005 fue dedicado a la fotografía –la fotografía es a la realidad lo que la literatura es al lenguaje–, éste, del otoño de 2006, se ocupa de las bibliotecas.

No de “los laberintos monstruosos, donde el orden de los volúmenes oculta el caos”, sino para hablar de los libros “esa prodigiosa tecnología que funciona hasta hoy como extensión de nuestra memoria y, tal vez, como dispositivo para comunicarse con los muertos”.

Una entrevista con el historiador Roger Chartier sirve de ancla a este número monográfico que explora el universo de las bibliotecas –las de Chile, las extranjeras, las virtuales– sin perder de vista que final lo único tracendente –lo que importa en él– es que permiten que alguien lea un libro.

Los números anteriores de la revista se encuentran en la web en formato pdf y pueden bajarse en forma gratuita y sin ningún trámite burocrático.
(www.patrimoniocultural.cl).

fotoMatérika

Arte y literatura. Se distingue por la clasificación poco convencional de los asuntos que le interesan. Y porque no se observa ningún intento por adecuarse a los encuadres de las mentes prolijas que susurran buenas intenciones. “Hay otros mundos, pero están entre nosotros”, como señalaba con sencillez un lúcido pensador contemporáneo.

Matérika es una revista un poco diferente a sus contemporáneas, “fabricada” como un objeto artístico, donde los segmentos gráficos tienen una gran participación con la poesía, las entrevistas, la narrativa, el ensayo… Cada edición invita a un artista plástico a efectuar el proyecto gráfico, y por ella han transitado relevantes artistas de América Latina.

Matérika la produce, gráfica y electrónicamente en Costa Rica Ediciones Andrómeda, aunque entre sus responsables es posible encontrar escritores, críticos, poetas, en fin, de otros países latinoamericanos.
(www.materika.com).

foto
Isla Negra

Es la original en catellano. Pero si prefiere o elige también puede ser Isola Nera (italiano), Isola Niedda (in limba sarda), o Ilha Negra en portugués. Se trata de una publicación literaria internacional incluida en el Directorio de Publicaciones de UNESCO, seccion revistas, Italia.

Isla Negra –editada por el poeta argentino Gabriel Impaglione y la escritora y traductora italiana Giovanna Mula– advierte que “no se vende ni se compra ni se alquila; es publicación gratuita que persigue el noble afán de promocionar lo mejor de nuestras literaturas y promover en los lectores la compra de libros de autores que se difunden fraternalmente en estas páginas”.

La subscripción es gratuita, basta escribir a: impaglioneg@yahoo.es.
Isla negra remite a Cerdeña y a Neruda. No es poco.
(
http://isla_negra.zoomblog.com).

foto

Revista Agulha

Suelen rubricar sus envíos por correo electrónico Floriano Martins y Claudio Willer –juntos el alma máter de Agulha– diciendo que Fortaleza es su debilidad. Fortaleza es la ciudad del estado de São Paulo donde se origina esta singular publicación –y sus desprendimientos–.

Probablemente Agulha sea la nave insignia del proyecto cultural-literario más interesante y de mayor aliento de América Latina. Comprende, entre otras iniciativas, un Jornal de Poesía, otro de Filosofía, un estudio sorpendente del surrealismo en la poesía latinoamericana y la Banda Hispânica, inabarcable proceso en permanente búsqueda de poesía en castellano que lleva a cabo, y traduce, Floriano Martins.

Agulha se ha convertido en un hito, un punto de referencia insoslayable si se trata de ubicarnos en los complejos mapas de la literatura iberoamericana.
(www.revista.agulha.nom.br).

Arquitravefoto

Si el nombre de esta revista de letras colombiana se sonó un poco a aquelarre, puede que la impresión primera no sea del todo un error. Arquitrave es la obra de un poeta y, se sabe, los poetas –como las brujas y magos– se relacionan con asuntos que están más allá.

Harold Alvarado Tenorio (1945), poeta acostumbrado a los premios y homenajes, de pronto puso todo en la balanza incierta de un emprendimiento revisteril y ahí está Arquitrave para demostrar que “la fuerza” –y no de la brujería precisamente– está con él.

Arquitrave se publica en papel en Colombia y se la encuentra en la internet. Arquitrave es también un emprendimiento editorial.
(www.arquitrave.com).

foto

Sonámbula

Editada por Enrique Lechuga es una revista que el lector –o explorador– debe armar sobre la pantalla de su ordenador. Pero no se trata de un mero juego visual. Sonámbula es una publicación surrealista cuya factura rebelde se reparte por América desde diversos puntos de América.

“… a la manera de un prisma que refleja todos los lados del sueño se desdobla para insertarse en este momento como un espacio abierto a la creación colectiva y a la difusión, discusión e investigación surrealistas. Un calidoscopio afrodisíaco que multiplica el deseo, el amor y la poesía”.

(www.sonambula.com).

foto

Eldigoras

Básicamente un sitio literario sobre literatura, que es también selección de enlaces relacionados con el idioma, los libros, los géneros, las artes gráficas.

El mensaje se perfecciona con la existencia de un grupo de intercambio (http://es.groups.yahoo.com/group/eldigoras-eom) sobre los asuntos que interesan a sus adherentes.

(www.eldigoras.com).

Sólo almas muy simples pueden temer que la internet sea la muerte de la lectura.

Cada una de estas revistas –y decenas más– en realidad son una invitación para enrolarse en el inquieto y poco definido ejército que todavía puede asustar a un escribano con un lirio, terroristas de la prime time que en su torpeza eligen leer libros, mirar cuadros, ir al cine, regar un árbol o avanzar sobre la celeste carne en vez de ver por quincuagésima vez algún bodrio en la tele.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario