May 18 2009
324 lecturas

OpiniónPolítica

Pérez Esquivel/ Argentina: La palabra devaluada y el doble discurso

 Adolfo Pérez Esquivel*                  

Se largó la carrera con obstáculos; el espectáculo ha comenzado semejante al show tinelliano, todos y todas en la pista, el premio mayor será a fines de junio para ocupar la banca que, algunos, si ganan no van a ocupar, esa es la novedad electoral. Mientras el pueblo ve a los dirigentes políticos y funcionarios del gobierno dejar a un lado valores, ética y responsabilidad social y piensa que la farándula política todo lo puede.

                          
El próximo año el país celebrará, el Bicentenario de la Revolución de Mayo. Es necesario hacer memoria y saber los caminos recorridos. Evaluar dónde estamos parados como país, si las luchas y sueños de nuestros libertadores de la Patria Grande y de aquellos que dieron su vida por la libertad en defensa la soberanía y autodeterminación de nuestro pueblo, fueron un sacrificio que dio sus frutos, o por el contrario fueron en vano. Preguntarnos si, a doscientos años, hemos alcanzado los objetivos o todavía son caminos a construir en la resistencia, social, cultural, política y económica.
 
En el 2010 algunos gobernantes celebrarán el “no se qué”, vacío de contenido y objetivos y se regodearán con discursos para continuar entregando las tierras, los recursos mineros, el agua, provocando la deforestación y destrucción del ambiente con monocultivos de soja transgénica y el uso de agro-químicos Sometiendo al país y provocando la destrucción de su capacidad productiva, tirando alimentos en las rutas, dañando a otros sectores sociales paralizando el país, para defender sus intereses económicos, y expulsando a los indígenas y campesinos de sus tierras.
                          
En la pista están los gobernadores, señores feudales y gerentes de empresas extranjeras, como la Barrick Gold en San Juan. Allí la familia Gioja controla la provincia y la Comisión de Minería en el Parlamento Nacional, los medios de comunicación, radio, televisión, prensa escrita y ejercen el control social con métodos represivos y atemorizantes contra la población.
                          
Pudimos comprobarlo durante el reciente Foro en Defensa de los Glaciares y el Noveno Encuentro de la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC) en San Juan. La misma política se aplica en otras provincias, como La Rioja, y Catamarca, con amenazas y persecuciones contra quienes reclaman sus derechos. A ese engendro autoritario le llaman “democracia”, palabra devaluada y usada según los intereses en juego. Es como dice Gasalla: “Si quieres llorar, llora”. Lo otro es resistir y construir sin bajar los brazos en los caminos de liberación.
                          
En la pista electoral, lanza en punta el ex – presidente Kirchner quien ha adoctrinado a sus seguidores y pregona que: “si no me votan, el país corre peligro de desintegrarse y volver al 2001”. El mensaje es “yo o el abismo”. Emplea palabras sin contenido para imponer el miedo. Es el peor de los caminos elegidos.
 

 

El dirigente camionero Hugo Moyano, de la CGT, aliado del gobierno, proclama que hay que defender el modelo y pide votar el FPV. Hay que preguntarle: ¿A qué modelo de país se refiere? ¿A la colonia de las multinacionales de un país que no controla sus recursos energéticos, ni las empresas estratégicas para su desarrollo integral? ¿Se refiere defender a un país sin soberanía, sin recursos propios? El modelo propuesto que dice defender es de dependencia y entrega. Es increíble que un sindicalista que se dice peronista, esté “agiornado” dispuesto a que continúe la política de saqueo del país,

                        
Han vaciado de contenido al movimiento sindical y devaluado la palabra. Es necesario que el pueblo haga una lectura de la situación del país y del doble discurso de los dirigentes.
                          
El gobierno nacional, en este doble discurso, continúa la entrega de la soberanía y de los bienes naturales y defiende su modelo de país. ¿Para quien o quienes? Los gobiernos de San Juan, La Rioja y Catamarca, juntos con las empresas multinacionales aprueban los megaproyectos mineros: el proyecto binacional Pascua Lama, entre Argentina y Chile, y el proyecto Agua Rica, sin escuchar el reclamo del pueblo por el daño ambiental provocado por la minería a cielo abierto, por la devastación con el uso indiscriminado de los bienes naturales como el agua, cada vez más escasa, por el daño profundo provocado a las economías regionales, a los productores viñateros y agrícola- ganaderos, afectando la salud de la población con el aumento de enfermedades y del cáncer.
                           
En Tucumán, el Fiscal Gómez, lleva adelante el juicio a la empresa minera “La Alumbrera”, con grandes dificultades frente a la fuerte presión que debe soportar del   gobierno provincial y de la empresa minera.
                         
El gobierno nacional y los provinciales de la zona, ponen en riesgo los glaciares invocando la necesidad de promover el “desarrollo” y generar fuentes de trabajo. La presidenta de la Nación vetó la ley de protección de los glaciales, a pesar de ser aprobada por unanimidad parlamentaria.
                          
Según informes de glaciólogos y geólogos, señalan que casi el 60 % del agua del país proviene de los glaciales. Cabe preguntarse: ¿qué va a ocurrir cuando se ponga en marcha el proyecto Pascua- Lama y utilicen millones de litros de agua por día y la contaminen con cianuro y mercurio y penetren en las napas? En su etapa exploratoria, este mega-emprendimiento minero ya ha provocado una disminución de entre un 50 y 70 % de tres glaciares.
.                
¿Cuales serán las consecuencias para la vida del ser humano, la biodiversidad, los animales, la vegetación y las economías regionales? Las empresas se llevan todo y dejan miseria, hambre y enfermedades. ¿A eso le llaman desarrollo?
                            
Es necesario analizar la situación en otros continentes, África, Asia, y países de América Latina, víctimas de las empresas transnacionales que provocan el aumento de la pobreza, y   la imposición de conflictos que llevan a enfrentamientos internos entre pueblos hermanos.
                          
Es como dice Fierro: “Si entre ellos pelean, los devoran los de afuera”.Estamos frente a la posible balcanización del país, política que está en marcha. Es necesario estar atentos y resistir a los síntomas que vivimos de desintegración nacional y a la apropiación de nuestro territorio y recursos.
                          
Nada de esto sería posible sin la complicidad de los gobernantes al servicio de intereses extranjeros. La campaña electoral está plagada de sorpresas; a la pista han salido a relucir los “candidatos testimoniales” del FPV, con su mejor sonrisa, peinados y prolijitos para el afiche, nada más. Si ganan no van a asumir el cargo para el cual fueron votados.
                          
Es simplemente una estafa al pueblo que realizan con total y absoluta impunidad impuesto por los K y K, todos y todas entran en la pista, concursan, pero no bailan. Lo único que pueden testimoniar es su falta de responsabilidad y engaño al pueblo. Han vaciado el hacer político de toda ética y valores, utilizan los medios de comunicación para avalar situaciones que ofenden la dignidad de los ciudadanos y ciudadanas.
                          
Macri dice que no va a impugnar a los “candidatos testimoniales”. Es inconcebible que dejen pasar las cosas como si no existieran. ¿Dónde ha quedado la responsabilidad institucional de los gobernantes? Algunos ciudadanos, con coraje, han decidido recurrir a la justicia, denunciando a los “candidatos testimoniales". Esperemos que la justicia actúe con equidad y prontamente y no se deje dominar por las presiones políticas.
                          
El pueblo tiene capacidad de resistencia y es necesario dejar a un lado las diferencias sectoriales y sumar voluntades en espacios de construcción compartida para fortalecer la democracia y la vigencia del Estado de Derecho. Y así generar nuevos caminos y recuperar la palabra, el pensamiento y la memoria, creer y confiar en el decir y el hacer.
 
Como dicen los paisanos cuando comprometen su palabra con un apretón de mano: “palabra de honor” que se cumple a “rajatabla”. Los guaraníes dicen que: “La palabra es el alma y perderla es morir”. Las dirigencias políticas y sindicales debieran aprender para no perder el alma y venderla al mejor postor, más aún en la campaña electoral donde muchos prometen lo que nunca cumplen. Están en la pista, y el pueblo tiene que saber elegir y no dejarse engañar.
 
*premio Nobel de la Paz 1974
 
 
 
 
 
 

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario