Dic 18 2017
320 lecturas

Política

Piñera vuelve a La Moneda, Guillier no supo/pudo arrastrar a la izquierda

El exmandatario conservador Sebastián Piñera ganó el balotaje presidencial en Chile, con una clara ventaja de nueve puntos porcentuales sobre el oficialista Alejandro Guillier, quien no logró atraer a ese 20% de chilenos que apoyaron en primera vuelta al izquierdista Frente Amplio y perdió incluso en Antofagasta, su región.,
El resultado de casi nueve puntos de diferencia tomó por sorpresa al comando del ex mandatario, que esperaba un resultado mucho más estrecho. “Esperábamos una diferencia entre dos y tres puntos”, reconoció el jefe político de la campaña, Andrés Chadwick, quien indicó que “a veces los ambientes engañan”. 
Las encuestas, que apuntaban un empate técnico, volvieron a fallar. El empresario volverá a La Moneda y se sumará así a los gobiernos conservadores de la región que encabezan su amigo el presidente Mauricio Macri, quien no escondió su apoyo para el balotaje, el brasileño Michel Temer y el paraguayo Horacio Cartes.
“Felicito a Piñera por su impecable y macizo triunfo. Debemos aprender la lección, reconstruir una opción solidaria, basada en la igualdad de oportunidades. Hemos sufrido una derrota dura, hay que ser autocríticos. Tenemos que salir a defender las reformas en las que creemos. Vamos a hacer una oposición constructiva, debemos renovar nuestros liderazgos, olvidarnos de tantos palacios, ir a las juntas de vecinos”, dijo Guillier, quien llamó a “reconstruir el progresismo”.

¿Sigue la transición?
Fue la séptima elección presidencial del período de transición a la democracia y desde antes de dilucidarse se podía afirmar con absoluta certeza que el modelo neoliberal -que instauró la dictadura mediante el terrorismo de Estado- continuará siendo la piedra angular del sistema mercantilista y deshumanizado de la economía que rige en Chile.
Chile lleva más de 40 años gobernado por una minoría cada vez más reducida que actúa a través de las instituciones, los partidos políticos, los medios de desinformación, etc. En los hechos, el poder reside en una plutocracia cuyas ganancias se han visto incrementadas en forma brutal en el último cuarto de siglo. Chile ha alcanzado de esta manera niveles de desigualdad social que lo ubican entre los países más injustos del mundo, y la administración de la presidenta Bachelet no ha sido una excepción en esta línea de gobernar para los ricos.
La oligarquía está consciente que el modelo necesita modernizarse para consolidar su dominación. El programa del candidato Piñera busca legitimar la hegemonía del modelo. Su objetivo en lo político es construir una derecha liberal que pueda atraer a sectores decepcionados de la coalición democristiano-socialista de la Nueva Mayoría. Obviamente, el proyecto de la derecha se vio facilitado por la ausencia de una alternativa de Izquierda que desenmascare el modelo neoliberal.

Editorial de Politika

“Querido Sebastián,
He aquí que llegas, por segunda vez, a la casa en la que tanto se sufre. Así la llamó Arturo Fortunato Alessandri Palma, como tú electo presidente en dos períodos (1920-1925 y 1932-1938), el mismo que, en un alarde de franqueza, se refería a la “gente” como la chusma inconsciente.
Como se ve, en 80 años no hemos progresado mucho: la chusma sigue siendo inconsciente, de otro modo no se comprende que elija a alguien como tú, querido Sebastián. Tu prontuario de reo declarado, prófugo de la Justicia, delincuente financiero debidamente condenado por los Tribunales, mentiroso, ignorante y mediocre patentado, no fue óbice u obstáculo para imponerte como candidato de la derecha primero, y presidente de lo que hay, ahora.
A nosotros no nos debes nada. POLITIKA no forma parte de tus admiradores. Más bien de tus enemigos. Lo que prueba que la reflexión y el análisis crítico no son contagiosos. Ganas una batalla, Pero no has ganado la guerra. Porque de ahora en adelante te vamos a hacer oposición Sebastián. Prevenido quedas. Para nosotros no es menor que menos de la mitad del electorado no haya considerado oportuno participar en la payasada que llaman elecciones. Si tienes un ápice de consciencia, sabes que eres el presidente de la mitad de la mitad, o sea el mandatario –en el mejor de los casos– de un 25% de la ciudadanía. No tienes mucho de qué presumir.
En materia de agradecimientos, si no eres ingrato, le debes un enorme Thank you! a la Concertación / Nueva Mayoría. En particular a Michelle, que te mantiene el sillón calientito durante cuatro años, para pasártelo cuando llega, extenuada, al fin del mandato de su ministro de Hacienda.
El personal, –los 17 millones de inquilinos que poblamos Chile y producimos la riqueza que tú y los tuyos monopolizan alegremente–, terminará por despertar. Por lo demás, ya ha dado intermitentes señales de lucidez. Millones de víctimas desfilaron por las calles del país para exigir el fin de las AFP. Tan peras cocidas no somos Sebastián. Se trata de los mismos atorrantes, esa chusma no tan inconsciente, que sabe que la Educación no es un bien de consumo como pretendes tú, que consumiste tan poco.
Seremos oposición, y cada día que amanezca nos encontrarás al frente. Contribuyendo a la gestación del movimiento popular que logrará sacarse de encima a los politicastros parasitarios que han mangoneado durante casi 45 años.
Termina tu copa de champán Sebastián. Mañana la cosa se te va a poner agria”.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    19 diciembre 2017 21:39

    Mucho me gustó el editorial de Polítika. Aún así, quisiera agregar que en esta elección quien verdaderamente triunfó fue el fútbol, la farándula, el facebook, los celulares, los Ipod, los ídolos levantados por la publicidad (Alexis, Vidal, Medel, Bravo, etc.), las teleseries vespertinas, el alcoholismo de las cervezas, en fin, todos esos factores cuya finalidad es aplastar la consciencia del chileno medio, neutralizar y anular la rebeldía natural de la juventud chilena. De esta manera el chileno se ha convertido en un sujeto masoquista y desinformado, carente de consciencia social, sin la más mínima intuición de su rol histórico. Tiene razón la comentarista Cecilia Vergara, la “chusma inconsciente” no ha cambiado en estos ochenta años, sigue siendo la misma, aunque por otros medios.