Ago 28 2008
535 lecturas

Opinión

Plan Mérida

Leopoldo E. Santamaría*  

"Las leyes son numerosas en los estados corrompidos". Tácito
 
Según nota de " La Prensa " del pasado domingo, "Gavin Sundwall, portavoz de la Embajada de Estados Unidos en Panamá, fue categórico en negar que su país esté tratando de negociar una base militar en el istmo o que Washington haya tenido una injerencia en el nuevo paquete de leyes de seguridad propuesto por el gobierno de Martín Torrijos". Planteamientos coincidentes con lo expresado en reciente programa radial, por un profesional joven, a quien un diplomático de esa misma delegación, le había asegurado que la iniciativa es local; que no está relacionada con el Plan Mérida, etc, etc".
 
Y aunque – según el joven -, el mensajero pareció sincero, me surgieron muchas dudas, porque las autoridades nacionales también niegan cualquier vínculo con el Plan Mérida, no obstante la información básica fue suministrada por el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos, y además, tanto las razones – tráfico de drogas, de armas, terrorismo internacional, etc., – como la metodología para enfrentarlos son idénticos; todo lo cual hace que la "iniciativa panameña" parezca más bien contagio por un narcovirus que compromete la seguridad ciudadana y la gobernabilidad de Colombia, México y de todo el istmo centroamericano, virus éste, que por su alta patogenicidad pone en grave riesgo la seguridad nacional de los Estados Unidos; lo que explica la generosa y cuantiosa "donación" de 1,400 millones de dólares!
 
 
Valga recordar, no obstante que, en marzo del 2005, en Waco, Texas, en reunión que sostuvieran los tres mandatarios, de Canadá, Estados Unidos y México, con la participación de miembros de sus respectivos gabinetes y representantes de grandes corporaciones empresariales, se acordó "facilitar los negocios transfronterizos, creando un perímetro de seguridad compartido". Otra coincidencia con la "iniciativa panameña" es que semejante decisión fue adoptada totalmente al margen de los organismos de deliberación de los Estados allí representados; para proteger intereses muy particulares e independientemente de que la ejecución de dicho plan vulnere las garantías fundamentales de la mayoría, como viene ocurriendo en México, donde, por cierto, el documento contentivo del singular pacto fue clasificado como reservado por el término de ocho años!. En Panamá, los diputados, siendo consecuentes con sus precedentes y atendiendo la "recomendación" hecha en Washington, "aprobaron" autorizar al ciudadano presidente legislar lo concerniente. 
 
El problema podría trascender lo formal, ya que el propósito de fondo parece más bien dirigido al establecimiento de un frente común que le permita al capital financiero internacional preservar el modelo económico neoliberal, asegurar el mercado y la explotación, por no decir saqueo, de los grandes recursos de la región, sobretodo ahora cuando han surgido algunos gobiernos decididos a pensar por cuenta propia y a disponer esos invaluables recursos a favor de los genuinos intereses nacionales.
 
Según la teoría que insisten en vendernos, los objetivos del Plan Mérida consisten en establecer " un hemisferio más seguro y protegido, para impedir la entrada y la propagación de drogas ilícitas y las amenazas de la delincuencia transnacional en la región centroamericana y Norteamérica ". Pues parece absurdo, al menos considerando lo referente a las drogas ilícitas, que a pesar de lo abarcadora y compleja de la planificación estratégica no hayan incluido dos aspectos fundamentales, por un lado lo concerniente a la prevención, a lo interno de los Estados Unidos, Estado promotor del Plan Mérida y mayor consumidor mundial. Y en segunda instancia, lo concerniente a uno de los grandes protagonistas y beneficiario del criminal negocio; el sistema financiero internacional; ¿por qué excluir las actividades bancarias de la supervisión y regulación? ¿Quiénes lavan los millones o fabrican y venden las armas?
 
James Petras, sociólogo norteamericano, afirma: ‘si en los años 60 la contrainsurgencia se basaba en la amenaza del comunismo internacional, ahora se encuentra la justificación en la llamada amenaza de la droga". Es por esto que en los documentos básicos de esta estrategia aparece el gran proyecto geopolítico de Estados Unidos del resometimiento de América Latina a través de la lucha contra el narcotráfico, el narcoterrorismo y la seguridad fronteriza. Curiosamente, el narcovirus ha contagiado a los países de la región; en este contexto, podrá el gobierno perredista, con tantos militares "torrijistas" hacer la tarea; lo consentiremos?… Usted qué opina?
 
* Publicado en Adital

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario